Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña es el único concello con COVID mientras Cangas y Bueu llevan más de 10 días a cero

Vacunación de la tercera dosis, en la residencia de mayores de Aldán, a finales de septiembre. | G. NÚÑEZ

Más de una semana ha pasado ya desde el puente de la Hispanidad y la evolución de los contagios de COVID-19 en O Morrazo sigue siendo muy positiva, sin que se perciban repuntes significativos. Es más, ayer mismo Cangas completaba 13 días consecutivos libre del virus, sin que se registrase ningún nuevo contagiado. Desde el viernes 8 de octubre los servicios médicos no tienen contabilizados a ningún vecino con COVID-19. Le sigue Bueu, cuyos sanitarios dieron el alta al último contagiado en el propio puente y la villa acumula ya 9 días consecutivos sin ningún caso de coronavirus. La alta tasa de vacunación explica que la comarca pueda encontrarse ya en una situación de casi plena normalidad a nivel sanitario, aunque se mantengan algunas restricciones como el uso obligatorio de la mascarilla en ciertos espacios.

La vacunación se aceleró sobre todo desde que comenzaron las facilidades para inocular las dosis a los rezagados que no se pudieron desplazar a Vigo o Pontevedra por atravesar dificultades económicas. Están vacunando varios lunes cada mes en los propios centros de salud.

Sin embargo, Moaña, que desde el mismo puente festivo volvió a contar con contagiados de coronavirus, ha sufrido esta semana un ligero empeoramiento de la situación. Ayer mismo el mapa del Sergas reflejaba contagiados en la última semana, algo que no ocurría a comienzo de semana. De todas formas, son menos de 9 los moañeses que sufren en estos momentos los efectos del COVID-19, por lo que la incidencia se mantiene muy baja. La incidencia acumulada es de apenas 15 casos positivos por cada 100.000 habitantes.

Esta mejoría se deja sentir en toda Galicia, de ahí que la Xunta incida en la relajación de las medidas como reducir nuevas restricciones de aforos. Muchos sectores ya pueden contar con un 90% de ocupación.

Mientras se adoptan las nuevas medidas, las asociaciones y concellos de O Morrazo esperan también por un regreso a la normalidad. Si en Bueu, por ejemplo, se anunció el regreso de la Festa de San Martiño con cuatro días de celebraciones, en Moaña ayer la comisión y el Concello mantuvieron la primera reunión. El martes se vuelven a emplazar y, pese a que la comisión no pudo recaudar fondos, no se descarta algún tipo de actividad para ir recuperando la normalidad.

Compartir el artículo

stats