Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente abre la puerta a un camping en Udra y afirma que su uso es “autorizable”

Caravanas y autocaravanas, estacionadas ayer, en la zona de Chan de Esqueiros. Gonzalo Núñez

El proyecto para construir un camping para caravanas en Chan de Esqueiros, en el acceso a Cabo Udra, es viable. El uso del suelo para campamento de turismo resulta “autorizable”. Eso sí, siempre que se cumplan todas las exigencias derivadas del planeamiento municipal y de las normativas sectoriales. Y estas últimas no son pocas. En este enclave entran en juego el plan director de la Rede Natura 2000; el Plan de Ordenación do Litoral (POL); la Dirección Xeral de Patrimonio porque en la zona hay elementos patrimoniales protegidos; la Diputación de Pontevedra por el entronque con la EP-1302; y finalmente la propia Dirección Xeral de Turismo, que debe autorizar el uso.

Así lo confirma la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda después de recibir las consultas de la Comunidade de Montes Veciñais de Beluso, que es la propietaria de los terrenos, y del Concello de Bueu, que fue el primero que puso encima de la mesa esta posibilidad. La administración local y los comuneros están interesados en impulsar la construcción de esta zona de acampada porque entienden que serviría para acabar con el problema de proliferación y aparcamiento incontrolado de caravanas en este lugar.

Recreación de la propuesta para la zona de campamento en Udra. | // FDV

Que el uso sea “autorizable” no significa que la tramitación vaya a resultar sencilla. Los terrenos de Chan de Esqueiros están clasificados como suelo rústico de especial protección de costas y de interés paisajístico, dentro del plan especial de protección del espacio natural de Cabo Udra. La consellería precisa que en primer lugar, la viabilidad urbanística debe ser objeto de valoración por parte del propio Concello de Bueu dentro del “ámbito de sus competencias urbanísticas en la interpretación y aplicación del planeamiento”.

A continuación entra en escena la amplia legislación autonómica, a la que está sometida el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) de Bueu y el Plan Especial de Udra. A priori los campamentos de turismo “resultan admisibles en cualquier categoría de suelo rústico de especial protección, siempre que resulten permitidos por la correspondiente legislación sectorial”, explican desde la Consellería de Medio Ambiente.

Vehículos estacionados en la zona de acceso a Udra este verano. Santos Álvarez

El mayor escollo en este caso es que la parcela en la que se quiere habilitar esta instalación turística está afectada por el POL, que la cataloga como “un área de protección costera” y como “espacio de interés paisajístico”.

¿Qué significa esto? Pues que el uso de campamento turístico “es incompatible” con esas catalogaciones. Pero no se trata de un no absoluto. La propia normativa deja una puerta abierta. Como se trata de un espacio natural declarado es necesario aplicar el artículo 59 del POL, que dice que en estos lugares “los usos serán los regulados mediante los instrumentos de ordenación específica recogidos en su legislación sectorial”.

Nueva pregunta: ¿Qué implica esto? Básicamente que Cabo Udra está dentro de la Rede Natura 2000 y que la parcela de Chan de Esqueiros es un área de uso general, donde se establece como actividad permitida los campamentos de turismo si se cumplen las exigencias de la normativa sectorial. La Consellería de Medio Ambiente lo dice más claro: “Con la aplicación del juego combinado de las determinaciones del POL y del plan director de la rede Natura 2000 el uso de campamento de turismo resulta autorizable”.

Llegados a este punto cabe la tercera pregunta: ¿Cuáles es la legislación sectorial aplicable y qué departamentos están implicados? En primer lugar, debe velarse que el camping se ajuste al plan director de la Rede Natura 2000, una responsabilidad que compete a la Dirección Xeral de Patrimonio Natural. En segundo lugar, hay que comprobar que se respetan las directrices del POL y la normativa de paisaje, que es competencia del Instituto de Estudos do Territorio (IET). Estos dos organismos dependen de la Consellería de Medio Ambiente.

A mayores en el entorno hay varios restos catalogados: los chozos de Chan de Esqueiros y el yacimiento romano “Vila Praia de Mourisca”, por lo que también es preceptivo el informe de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, que depende de la Consellería de Cultura.

La zona de acampada se quiere habilitar en la parte superior del merendero de Chan de Esqueiros. Gonzalo Núñez

La Dirección Xeral de Turismo, que depende de la Vicepresidencia primera la Xunta, también debe pronunciarse porque es la autoridad competente sobre el uso. Y finalmente como hasta el lugar se accede a través de la carretera provincial EP-1302, es necesario un informe de la Diputación de Pontevedra.

El camino parece abierto a raíz de las explicaciones de la Consellería de Medio Ambiente, pero en cualquier caso resulta también evidente que a los comuneros de Beluso y al Concello de Bueu les queda un largo recorrido por delante para intentar sacar adelante el proyecto. Y el mejor ejemplo está muy cerca de la zona, con todos los problemas encontrados para permitir el acondicionamiento del camino de A Ferreira como un vial de salida de la playa de Lagos.

Una reunión de los comuneros con los grupos políticos para tratar la declaración de utilidad pública del proyecto. Gonzalo Núñez

Una superficie de 12.000 m2 en una zona antes degradada

La intervención que propugnan comuneros y Concello de Bueu se concentra en el ámbito de Chan de Esqueiros, un lugar que hace años se encontraba degradado y se utilizaba como vertedero incontrolado. La propuesta es crear la zona de campamento en el costado del terreno con vista hacia Mourisca, aprovechando el desnivel del terreno para integrar las instalaciones en el talud y aminorar el impacto visual.

La propuesta técnica elaborada desde los servicios municipales abarca una superficie de algo más de 12.000 metros cuadrados y tendría capacidad para albergar unas 140 caravanas y un reducido número de tiendas. Para las partes implicadas es la mejor alternativa para poner fin al descontrol absoluto que se registra durante los meses de verano en los montes de Beluso.

A principios de año los comuneros pidieron al pleno que aprobase una declaración de utilidad pública para la actuación, una propuesta que contó con los votos a favor de BNG y ACB, la abstención del PP y el voto contrario del PSOE.

Compartir el artículo

stats