Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ecologistas denuncian a Moaña por los escombros de O Casal y el Concello alega que son temporales

El material retirado en la reforma de la carretera de Abelendo, depositado en montañas bajo el viaducto. | // FDV

La proliferación de vertidos incontrolados en distintos puntos de Moaña se ha convertido en un quebradero de cabeza en los últimos meses, hasta el punto de que el propio Concello pide la colaboración ciudadana para coger, in fraganti, a los que arrojan residuos. El colectivo ecologista Luita Verde, sin embargo, ha cargado contra el propio Concello y lo denunció delante de la jefatura territorial de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, alertando sobre todo del vertido ubicado en terrenos municipales debajo del viaducto de O Casal. Acusa el gobierno local de arrojar “sin control” residuos procedentes de la limpieza de las playas como algas, concha y arena, junto con restos de material de obra como tejas, losas de cemento, mobiliario, neumáticos o plásticos. Así como restos vegetales de podas. Los ecologistas exigen a la Xunta que sancione al Concello, que pida la limpieza de estos vertidos y que retire la Bandeira Verde, otorgada por Medio Ambiente a Moaña en el año 2020.

Restos de algas y escombros, ayer en O Casal. | FDV

Ante estas graves denuncias el concejal de Medio Ambiente, Odilo Barreiro, señala que la brigada de servicios del Concello deposita “temporalmente” materiales de obra en las mencionadas parcelas y asegura que no se trata de un “depósito incontrolado”, sino que, en caso de no ser reutilizados, “son llevados a la planta de transferencia de la Mancomunidade do Morrazo”. En lo que respecta a los restos de poda, desde el Concello alegan que esta materia triturada se usa como estructurante para el programa de compostaje individual y comunitario que está en marcha. Barreiro asegura que acumular estos restos de poda es, por lo tanto, “fundamental desde el punto de vista medioambiental”, para profundizar en el compostaje, y aclara que este tratamiento de residuos orgánicos “es obligatorio por la normativa europea, estatal y gallega.

En cuanto a la acumulación de algas, el bipartito explica que se depositan en O Casal y quedan a disposición de los vecinos para su uso como abono de las fincas. “El acopio es mínimo, ya que la mayor parte de las algas son retiradas antes por los vecinos para esta misma finalidad”. Alega Barreiro que si la gente no usa las algas, son tratadas “convenientemente”.

Para el grupo ecologista la retirada de las algas representa por un lado “una severa agresión ambiental con respecto al litoral moañés, al extraer y transportar residuos orgánicos fuera de las playas”. Además, alegan que también es una agresión para el lugar del vertido, al ser depositadas “directamente encima de un bosque de sauces que hace de ribera de un manantial de agua correspondiente a la cuenca del río Redogrés”, y alertando que esas algas pueden acabar filtrando salinidad a este agua dulce.

En su denuncia ante la Xunta, Luita Verde exige la retirada de los otros vertidos en el entorno de la Autovía, como los de Cidades, Devesa o Reibón, en Meira y amenaza con acudir “ante instituciones europeas, como hicimos en su día con las deficiencias en la planta de tratamiento de residuos de A Portela”. Proponen un punto limpio municipal que permita depositar en Moaña los restos vegetales, inertes o tóxicos, que se sumaría al actual punto limpio comarcal cerca de la mencionada planta.

Carretera de Abelendo

En los últimos meses también se han acumulado montañas de escombros frente al campo de fútbol de O Casal. Proceden de las obras de reforma integral de la carretera provincial de Abelendo. “La empresa constructora tiene permiso para su almacenamiento y después deberá encargarse de su retirada y tratamiento”, concluye el concejal.

Turbidez en el regato de Vilariño, el fin de semana. | FDV

Turbidez en el regato de Vilariño, el fin de semana. | FDV

Vilariño se une a la “marea de vertidos” al litoral de Cangas

El cauce del río que desemboca en la playa de Vilariño bajó durante el fin de semana “teñido y con residuos” procedentes de nuevos vertidos, según denuncia el PP, que añade este episodio a la larga lista que afecta “a toda la costa de Cangas”, con especial frecuencia en Rodeira, Santa Marta, Liméns, Donón, San Cibrán o Vilariño, según enumera el edil popular Rafael Soliño. “No es un problema nuevo; los vertidos son continuos” y afectan a los cursos fluviales y a las playas, recalca, y exige soluciones. Consideran desde el Partido Popular que “lo que está sucediendo este verano en Cangas es indigno para una villa como esta en pleno año 2021”, y consideran la situación más propia de la “época medieval” que del siglo XXI. Alertan de que los daños y perjuicios son “enormes” y afectan directamente al medio natural, a la pesca y el marisqueo, al turismo, al comercio y a la salud. “En definitiva, a todos los cangueses y a la marca Cangas”, resume Rafael Soliño, que culpa al gobierno local de “llevar el pueblo a la deriva”.

Compartir el artículo

stats