Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A bocinazos contra el “Gran Hermano” de la pesca

La flota de Cangas, ayer, en la dársena durante la protesta contra el reglamento.   | // GONZALO NÚÑEZ

La flota de Cangas, ayer, en la dársena durante la protesta contra el reglamento. | // GONZALO NÚÑEZ

La flota de bajura y artesanal de O Morrazo se sumó ayer de manera masiva al paro convocado por la Federación Galega de Confrarías contra el nuevo reglamento de pesca de la Unión Europea. Las lonjas permanecieron cerradas y vacías y los barcos se quedaron en puerto, pero no en silencio. Las tripulaciones hicieron sonar de manera insistente sus bocinas para mostrar su malestar contra un reglamento que consideran invasivo, una especie de “Gran Hermano”, y que no tiene en cuenta las singularidades de la flota gallega. “Invitamos a los responsables de la política pesquera de la UE a que vengan a Galicia, que conozcan cómo trabajamos y los sistemas de control que ya tenemos, tanto del Servizo de Gardacostas de la Xunta como la propia vigilancia interna de las cofradías”, manifestaba al final de la jornada el patrón mayor de Bueu y presidente de la Federación Provincial de Confrarías de Pontevedra, José Manuel Rosas.

Un momento de la concentración en la dársena de Cangas. Gonzalo Núñez

La convocatoria fue respetada y seguida de manera masiva en la provincia de Pontevedra, desde A Guarda hasta Carril, tal como destacó el presidente de los pósitos. En el caso de la comarca de O Morrazo la concentración más numerosa y ruidosa fue la de Cangas, con una flota que supera las 150 embarcaciones. La mayoría se concentraron en la dársena, delante de la lonja, y fue seguida desde tierra por tripulantes, vecinos y representantes del gobierno local. El patrón mayor cangués, Francisco Javier Costa, instó a que la voz de la flota de bajura se escuchase en “Madrid, Bruselas y si hace falta en el mundo entero”. A bordo de su barco, en el que portaba una pancarta con el lema de “Somos pescadores, non delincuentes”, volvió a defender la necesidad de que la pesca artesanal y el marisqueo queden por fin libres de TAC’s y cuotas por parte de la UE. La otra cofradía canguesa, la de Aldán-O Hío, también organizó una concentración en tierra. Participaron una treintena de personas, que portaban una pancarta contra el reglamento de control de pesca de la UE.

Barcos de Bueu preparándose para la concentración entre la lonja y Pescadoira. | // FDV

En Moaña marineros y mariscadoras se concentraron delante de la lonja de Meira. No hubo concentración en el mar porque las embarcaciones están amarradas en la zona de Baiona, que es donde la flota del marisqueo trabaja estos días. Todo el mundo paró y se congregaron más de 70 personas, entre las que había representantes del Concello. Desde la cofradía moañesa agradecieron precisamente a la corporación el apoyo unánime a la declaración presentada en contra de la modificación del reglamento de control y pesca de la UE.

En Moaña la concentración fue delante de la lonja de Meira. | // FDV

El Concello de Bueu tiene previsto llevar a su sesión plenaria una declaración conjunta similar para plasmar su apoyo a las reivindicaciones del sector. La flota bueuesa está compuesta por un centenar de barcos y ayer paró completamente. Esta vez no hubo tantos barcos concentrados entre la explanada de la lonja y la playa de Pescadoira debido al paro del pulpo. “La mayoría de las tripulaciones están desenroladas durante estos meses y lo más seguro era que las embarcaciones se quedasen amarradas”, manifestaba José Manuel Rosas. Eso no impidió la concentración en tierra, a la que también acudieron representantes municipales.

El propio Rosas, en su calidad de presidente de la Federación Provincial, explicaba que en las últimas semanas hubo contactos con la Secretaría General de Pesca, que depende del ministerio, y con la eurodiputada Clara Aguilera (PSOE), que es una de las ponentes del nuevo texto. Sin embargo, de momento no hay avances significativos. “Queremos que vengan a Galicia para conocer las peculiaridades de la flota artesanal y del marisqueo gallego, que conozcan nuestra forma de vida y los sistemas de control que ya tenemos implantados”, defiende. Y avanza que las movilizaciones seguirán “hasta que Europa nos escuche”.

La concentración en Bueu, entre la lonja y Pescadoira.

El controvertido texto prevé, entre tras cuestiones, la obligación de declarar las capturas a través de un diario electrónico antes incluso de llegar a puerto o la implantación de cámaras a bordo para todos los barcos de más de 12 metros de eslora. El presidente de la Federación de Confrarías de Pontevedra acabó con una llamada dirigida a los eurodiputados españoles. “Deberían estar ahí para velar por los intereses de toda la flota y defender su singularidad”, sentencia.

Compartir el artículo

stats