Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Belnova, exfilial en Uruguay de Pescanova, cambia de manos

Moradiña y otras dos firmas compran por 12 millones la pesquera, que opera dos buques | Ya invirtieron 7,5 millones en renovar el "Río Solís II"

El “Río Solís II” tras una profunda renovación este año a cargo de Nodosa. | BELNOVA

Corría el año 1974 cuando Pescanova, en pleno crecimiento, realizaba en Uruguay una de las primeras incursiones en terceros países a través de las sociedades mixtas. Nacía entonces Belnova, una de las filiales con más solera de la enseña de Chapela que, como adelantó este periódico el pasado septiembre, corrió la misma suerte que otras firmas del grupo. La compañía colgó el cartel de “se vende” a la pesquera situada en Montevideo y, según ha podido confirmar este medio, solo un mes más tarde cambió de manos. También de orilla. Y es que los nuevos dueños de esta ya exfilial de Pescanova con más de 45 años de historia se encuentran al otro lado de la ría de Vigo: Moradiña, Pequeras de Bon y Lersol invirtieron 12 millones de euros para hacerse con la empresa y con sus dos buques factoría, el Río Solís II y el Río Solís III. Ahora, la intención de Belnova es crecer con la incorporación de otros cuatro barcos más (también de bandera uruguaya).

La pesquera, especializada en la captura de merluza, merluza rosada, rubio, raya y calamar, no estaba considerada como cuantitativamente estratégica para Nueva Pescanova. De hecho, en 2020 cerró con pérdidas por 684.000 euros, un avance significativo respecto al año anterior (los números rojos fueron de más de 2 millones de euros), pero insuficiente.

“Llevaba mucho tiempo dando pérdidas millonarias. Nosotros estamos haciendo una buena labor y los beneficios son obvios en tan solo nueve meses”, explica el actual CEO de Belnova, Albano González, que avanza que la intención es “seguir creciendo tanto en Uruguay como en Argentina”.

Para ello, los nuevos dueños de la firma quieren renovar su actual flota y, sobre todo, ampliarla. En el primer caso, el Río Solís II, construido en 1988 por la desaparecida Factorías Vulcano, fue profundamente renovado por parte de Nodosa Shipyard. El buque tiene 65 metros de eslora, 11 de manga y 1.268 toneladas GT. Para ello, Belnova invirtió 7,5 millones de euros.

El "Río Solís II", de Belnova, a vista de pájaro.

En lo que respecta a la ampliación de la flota, el objetivo de la pesquera es hacerlo este mismo año a través de la compra de cuatro barcos más de bandera uruguaya. Para ello, prevén emplear entre 15 y 20 millones de euros más. De esta forma, la inversión total realizada por Moradiña (con buques en NAFO como el Playa de Sartaxéns o el Playa Menduiña Dos), Pesqueras de Bon (dueña del barco Piscator) y Lersol ascendería a cerca de 40 millones.

Según el CEO, los mercados objetivo de Belnova son Brasil, China, Vietnam y, en general, Europa. “Con la nueva gestión la hemos cambiado por completo; le estamos sacando rendimiento”, celebra Albano González.

Compartir el artículo

stats