Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cerco encuentra en el Cantábrico el jurel que escasea en Galicia

La cantidad vendida en las lonjas gallegas cae a la mitad | Los cerqueros aguantan en la zona pese al cierre de la pesquería de bocarte | La sardina “inunda” aguas gallegas

Barcos de cerco amarradosayer en Vigo. | A.A.

Barcos de cerco amarradosayer en Vigo. | A.A.

Una semana después del cierre de la pesquería de anchoa en aguas del Cantábrico, el grueso de la flota gallega desplazada a la zona no se ha movido de los puertos del norte. El motivo es que allí ha aparecido el jurel que parece esconderse en aguas de Galicia, lo que deja a más de medio centenar de cerqueros todavía en el norte, una situación inusual a estas alturas del año. Según explican desde la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga), el caladero que rodea a la comunidad está lleno de sardina y los topes de captura establecidos por España y Portugal para la especie hacen más viable la pesquería de jurel, que este año está siendo casi anecdótica. Desde el sector cuando que la situación cambie cuando la Comisión Europea de el “ok” definitivo a aumentar el cupo de sardina para este año, sobre todo después de la buena evaluación realizada por los científicos del Consejo Internacional de Exploración del Mar (ICES, en inglés).

Las cantidad de jurel vendido en las lonjas gallegas cayó a la mitad en lo que va de año

decoration

El escaso cupo de sardina en los años precedentes debido al plan de gestión ideado por Lisboa y Madrid para su recuperación hizo que la flota se concentrase en otras especies. Durante un año la principal fue el cabalón, que vivió una explosión sin igual y que arregló las cuentas de los barcos al no estar dentro del sistema de cuotas comunitario. Sin embargo, el grueso del sector se dedicó casi en exclusiva a capturar jurel.

La flota ya alertó en su momento que esta presión sobre la especie podría provocar problemas. En los tres años completos previos al inicio del actual plan de gestión de la sardina, la flota vendió a través de las lonjas gallegas 78.185 toneladas de jurel. En los tres siguientes (hasta 2020) fueron 102.800, casi un 25% más.

Quizá por este motivo a la flota del cerco que permanece en Galicia (unas cien unidades) les está costando más encontrar jurel. “Se ve poco tanto en el norte como en el sur porque el mar está lleno de sardina”, asegura el portavoz de Acerga, asociación mayoritaria en este segmento en la comunidad (con un 70% de los barcos). Para Andrés García la situación “no es normal” y está propiciando que barcos que a estas alturas ya estaría en Galicia (incluso de la Ría de Vigo, pese a la distancia) se mantengan en el Cantábrico. “Allí están pescando el jurel que aquí no encuentran”, apunta.

Quizá por este motivo a la flota del cerco que permanece en Galicia (unas cien unidades) les está costando más encontrar jurel. “Se ve poco tanto en el norte como en el sur porque el mar está lleno de sardina”, asegura el portavoz de Acerga, asociación mayoritaria en este segmento en la comunidad (con un 70% de los barcos). Para Andrés García la situación “no es normal” y está propiciando que barcos que a estas alturas ya estaría en Galicia (incluso de la Ría de Vigo, pese a la distancia) se mantengan en el Cantábrico. “Allí están pescando el jurel que aquí no encuentran”, apunta.

"Se ve poco jurel tanto en el norte como en el sur porque el mar está lleno de sardina"

Andrés García - Portavoz de Acerga

decoration

Esta realidad se nota por ejemplo en los datos de ventas en las lonjas de la comunidad. Hasta el pasado 31 de mayo, las rulas gallegas vendieron 3.309 toneladas de jurel, casi un 50% menos que en el mismo periodo del año pasado y pese a coincidir con el estallido de la pandemia de COVID. Las cifras, recogidas en la Plataforma Tecnolóxica de Pesca, reflejan que el valor cayó en menor medida debido a un mejor precio medio. Fueron 4,3 millones de euros, casi un 35% menos.

Ante esta situación el anhelo de la flota es que Bruselas confirme el aumento del cupo de sardina hasta las 40.000 toneladas (frente a las 21.400 provisionales). Con ello se podrán ampliar los topes diarios y la flota se defendería mejor en la costa gallega.

Acerga lanza su propia campaña de promoción

Acerga continua con la promoción del consumo de pescado iniciada en 2020 con la campaña Non precisas tanta leria. La asociación creó un spot publicitario y tres vídeo-recetas con especies de especial interés para la flota como son la sardina, jurel y la boga, “una especie poco conocida e infravalorada en el mercado en la actualidad”. Para esta actuación, disponible en internet, Acerga contó con la colaboración del cocinero gallego Adrián Albino, del restaurante vigués Niño Corvo.

Compartir el artículo

stats