Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más sardina para Galicia: los científicos validan el plan de España y Portugal

Una descarga de sardina el pasado año en Cambados.  | IÑAKI ABELLA

Una descarga de sardina el pasado año en Cambados. | IÑAKI ABELLA

La flota pesquera del cerco y del xeito gallega lo venía avisando. Los últimos datos de las evaluaciones realizadas en el mar lo habían ido constatando. La sardina ibérica, capturada por los barcos de España y Portugal, se ha recuperado, y el plan propuesto para su gestión hasta 2026 ha sido bendecido por los científicos, lo que permitirá un paulatino aumento de los topes de pesca. El Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) ha dado el visto bueno a las nuevas normas de control de capturas (HCR, por sus siglas en inglés) propuestas para desde Madrid y Lisboa, que van de las 30.000 toneladas de capturas anuales hasta las 50.000. Para el equipo científico, las propuestas “son consistentes con el criterio de precaución” que manejan, lo que permitirá “un posible cambio futuro a un régimen de mayor productividad” con la especie. “La sardina se recuperó”, señala el director del centro del Instituto Español de Oceanografía (IEO) en Vigo, Pablo Carrera, que recuerda el “sacrificio” realizado por parte de los pescadores, “pero valió la pena”.

“Necesitamos un mínimo de 6.000 al día para poder defendernos”, señalan desde Acerga

decoration

Portugal y España enviaron el pasado 5 de febrero una solicitud de evaluación del nuevo plan 2021-2026 tanto al ICES como a la Comisión Europea. La intención de ambos países, como anunció la Secretaría General de Pesca, era la de “asegurar un progreso que permita la plena recuperación de la población de sardina ibérica y el consiguiente incremento creciente de las cuotas para la pesquería”.

Las cinco HCR planteadas por los responsables pesqueros de los países pronostican capturas anuales de 30.000, 35.000, 40.000, 45.000 y 50.000 toneladas, respectivamente. Para el ICES, “todas las reglas son consistentes”. “Esto quiere decir que no hay condicionante biológico que impida que se puedan llevar a cabo”, comenta Carrera a FARO. Según explica, el planteamiento de ambos países supone que “el riesgo de que afecte a la especie es muy bajo” y que “es sostenible a largo plazo”.

En base a sus previsiones y tras las últimas evaluaciones “sobre el terreno”, Madrid y Lisboa acordaron establecer un tope de capturas de 21.400 toneladas de sardina, repartido como es habitual en un 65% para Portugal y un 35% para España. Sin embargo, la intención de ambas partes es la de llegar a las 40.000 este mismo año. Así se lo propusieron a Bruselas, que debe validarlo. Con el plácet del ICES, el primer paso para ello ya está dado.

Topes diarios

La evaluación positiva del ICES fue celebrada por parte del sector pesquero gallego. La asociación más grande del cerco en la comunidad, Acerga, dice que es “una buena noticia” que confirma lo que vienen avisando. “Sabemos que la sardina es cíclica. En su día alertamos de que la sardina no recuperaba como antes y luego se constató. Ahora llevamos dos años diciendo que está recuperada y por fin se ha concretado”, apunta el portavoz Andrés García.

Desde Acerga esperan que ahora se produzca pronto un aumento del tope de capturas. Especialmente el diario. Este año se permitió un límite de 1.000 kilos diarios de mínima hasta junio y de 2.300 de máxima a partir de ese mes (en función del tamaño del barco o los días de trabajo). “Necesitamos un mínimo de 6.000 al día para poder defendernos”, recuerda García, que señala que necesitan que la sardina “vuelva a ser su especie principal”, aunque se mantengan los meses actuales de captura (entre mayo y octubre).

Compartir el artículo

stats