Air Nostrum suspende en invierno la histórica ruta a Bilbao por “el descenso de la demanda”

La conexión vigente desde 1996 desaparecerá entre el 29 de octubre y marzo

Llegó a mover 30.000 viajeros anuales

En Alvedro y Lavacolla mejora sus cifras con ayudas municipales a las aerolíneas Vueling y Volotea

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

El invierno será, si cabe, más frío y duro para la parrilla de destinos del aeropuerto de Vigo. Y es que, a pesar de registrar con una limitada oferta los mejores datos de pasajeros desde 2008 (643.571 hasta julio), Peinador despedirá durante toda la temporada baja una de sus rutas anuales más icónicas. Air Nostrum ha confirmado que desde el 29 de octubre dejará unir la ciudad con Bilbao, una conexión operada “a mercado” desde su aterrizaje en la ciudad en 1996 y que no se retomará hasta finales de marzo, cuando comience la próxima temporada estival aeronáutica. La cancelación de esta ruta limitará a cinco los destinos durante seis meses desde la terminal olívica: Madrid (Iberia y Air Europa), Barcelona (Ryanair y Vueling), Gran Canaria y Tenerife Norte (Binter) y Londres-Stansted. Esta última, operada por Ryanair a través de un convenio de promoción del Concello, es la única novedad y debido a su buena acogida mantendrá los tres vuelos semanales actuales.

Según ha confirmado a FARO un portavoz de la aerolínea valenciana, esta supresión se debe a un “descenso de la demanda en la temporada invernal” que han constatado en los últimos años. A pesar de que la ruta llegó a contar con once vuelos semanales por sentido, actualmente se limitaba a los lunes, viernes y domingos. Las mismas fuentes señalan que esta suspensión se debe a que es utilizada principalmente por viajes de negocios, motivo por el cual ya era cancelada durante el mes de agosto y entre el 20 de diciembre y el 8 de enero. En 2006 situó su récord de pasajeros en 30.129 viajeros, aunque en la última década alrededor de los 12.500 anuales al emplearse aeronaves de capacidad limitada. Este año, con la recuperación de los CRJ-1000 de un centenar de asientos ya acumula 7.129 viajeros en todo el año, lo que supone un crecimiento del 65% respecto al 2022.

Aunque durante las semanas centrales del verano la filial regional de Iberia amplía su a Lanzarote, Gran Canaria, Ibiza, Menorca y Santander –con apoyo del Gobierno de Cantabria– su presencia en Vigo no ha hecho más que reducirse desde el fin del convenio de promoción turística suscrito con el gobierno local. En el último lustro canceló las rutas a París-Charles de Gaulle y Roma-Fiumicino, abandonando este año las conexiones estivales a Sevilla, Málaga y Alicante y limitando a la Semana Santa la de Valencia.

En una entrevista a FARO en agosto de 2007 su consejero delegado, Carlos Bertomeu, aseguraba que la existencia de tres aeropuertos en Galicia “ni afecta ni beneficia, es una realidad a la que hay que adaptarse” y sugería que era idónea para su modelo de negocio con aeronaves de entre 50 y 100 plazas. “Funciona como una segregadora de tráfico y si hubiera una sola terminal a nosotros no nos interesaría, ya que seguramente otra compañía pondría un avión de 150 plazas”.

Sin embargo, este escenario se ha impuesto en la última década. En 2015 Vueling –miembro también del grupo IAG– iniciaba una ruta con Santiago que con apenas tres conexiones semanales ya le “come” un tercio de los 41.184 pasajeros que suma en este arranque de año. El hecho de que la low cost cuente con bases en ambos aeropuertos favorece la rotación de aviones, convirtiéndose en la opción más económica para miles de gallegos que quieren viajar a Euskadi. Al mismo tiempo, entre 2016 y 2021 la compañía ha recibido 4 millones de euros para promoción turística del Concello compostelano. Por su parte, Volotea recuperó la ruta en 2018 desde A Coruña –donde recibe 370.000 euros anuales por las rutas a Valencia, Málaga y Menorca– y suma 16.764 viajeros hasta julio volando lunes y viernes.

Un precedente con París

Lo cierto es que salvo sorpresa, las posibilidades de que otra aerolínea ocupe este nicho de mercado en Vigo parecen muy remontas. Vueling ya ha dejado a Peinador como su aeropuerto de tamaño medio con menos destinos y vuelos en toda España al primar Lavacolla, mientras que Volotea “huyó” de la ciudad en 2016 después de sumar 55.327 pasajeros en cuatro ejercicios. La otra low cost que podría posicionarse, Ryanair, no vuela a Bilbao desde 2020.

La de Bilbao no es la primera ruta histórica de Peinador que desaparece por la competencia con fondos públicos en los dos aeropuertos de la provincia de A Coruña. Durante una década de funcionamiento “a mercado”, Air France desplazó 855.677 viajeros hacia su hub de París-Charles de Gaulle y llegó a alcanzar los cuatro vuelos diarios por sentido y los 106.214 pasajeros en 2008. Sin embargo, el inicio de las subvenciones de la Xunta a esta ruta desde Santiago provocaron que la rentabilidad de la misma fuera cayendo, advirtiendo en varias ocasiones sus directivos de su posible desaparición si no se remediaba. En 2015 cerraba una ruta que aún no ha sido mejorada a pesar de la competencia en Lavacolla (máximo de 87.284 usuarios con 3 aerolíneas) o las ayudas públicas.