Los trabajadores de Vitrasa han arrancado una nueva jornada de protestas a primera hora de la mañana con una manifestación que ha causado importantes afecciones al tráfico en el centro de la ciudad. La marcha arrancó sobre las 8:00 desde la Praza da Industria y, tras avanzar por Torrecedeira, bajó hacia O Berbés. La previsión era acabar en Praza do Rei.

Los gritos y cánticos de los manifestantes, junto con algún petardazo, han sorprendido a los vecinos del barrio. Dos patrullas de la Policía Local y otras tantas de la Nacional escoltan al grupo de empleados de la concesionaria de los autobuses urbanos.

La Policía Local se está encargando de desviar el tráfico afectado, pero la circulación se está viendo muy afectada, con colas en Beiramar y en el túnel. Por la tarde han convocado un segunda manifestación, que empieza a las 19.30 horas desde el cruce de Os Choróns.

Los trabajadores de Vitrasa continúan este fin de semana de Reconquista con los paros ante la actitud de la compañía, denunciando que pese a que el gobierno local le ha prorrogado la concesión, y que en el último año se han aplicado dos subidas de tarifas del billete de bus, Vitrasa "se sigue negando a actualizar los salarios y continúa sin reponer los servicios y frecuencias eliminados".

Servicios mínimos

Ataques a autobuses

amontouto@farodevigo.es

Por su parte, la empresa denunció anoche cuatro ataques violentos a autobuses de su flota. En dos de ellos, los hechos se produjeron a primera hora de la mañana de ayer en un autobús que se estaba incorporando para comenzar el servicio de la línea 6 alrededor de las 5.39 horas y que, al paso por la carretera Clara Campoamor, recibió el impacto de una piedra provocando la rotura de una de las lunas próximas al conductor.

Asimismo, a las 6.53 horas otro autobús, que ya se encontraba realizando la ruta de la línea 17 aunque afortunadamente en esos momentos no llevaba viajeros a bordo, recibió otro impacto contra una de las lunas del vehículo a su paso por el Freixo.

A última hora del jueves, Vitrasa informaba de otros dos ataques a vehículos en servicio, "uno de ellos, de los estrenados esta misma semana en la línea del aeropuerto y con pasajeros a bordo"