Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La trepidante historia de Vigo para principiantes

El escritor Pedro Feijoo y el ilustrador Xosé Tomás condensan el devenir de la ciudad a lo largo de los siglos en una divertida obra que busca captar el interés de los más jóvenes

Capítulo dedicado al Vigo romano, que hace un guiño a los cómics de Astérix. Cedida

Su abuelo, el periodista Manuel de la Fuente, le despertó el interés por la historia de una ciudad que durante años se empeñó en olvidarse a sí misma. Cuando ambos viajaban en autobús hacia la redacción de FARO y comenzaban a acercarse a Rande, él le hablaba de los tesoros que la Ría custodiaba en sus fondos. “E se había barcos alí dicíame que eran os rusos buscando ouro”, recuerda. El escritor Pedro Feijoo busca generar la misma sorpresa y fascinación entre el público más joven con su última obra, “Pequena historia de Vigo”, que firma junto a Xosé Tomás, uno de los referentes gallegos de la ilustración infantil, y edita Embora.

Es la primera vez que el autor se embarca en un álbum ilustrado, un encargo que, asegura, le hizo “moita ilusión”, aunque también le obligó a hacer un gran esfuerzo de condensación. “Nunca me vira nunha destas. As miñas novelas teñen cincocentas páxinas e esta obra son cincuenta e dúas e había que deixar moito espazo para as ilustracións”, reconoce entre risas.

El escritor vigués Pedro Feijoo. FDV

Aún así, disfrutó de la colaboración con Xosé Tomás: “Ao principio, fixen un traballo máis solitario para decidir a estrutura e aí tiven moita axuda de xente como Manolo Bragado. E cando xa a tiven clara empezamos un diálogo moi chulo. O traballo de ilustrar é tanto ou máis importante que o de escribir o texto e aprendín moito. Ás veces, el era o que me suxería incluir a un determinado personaxe”.

La obra arranca en el Vigo castrexo, continúa con su resistencia frente al Imperio Romano y no deja pasar la oportunidad de referirse a la leyenda de la presencia de Julio César en las Cíes, admitiendo, eso sí, que tan notable visita todavía no ha podido ser contrastada. Y como no podía ser de otra manera la Batalla de Rande y la Reconquista constituyen otros capítulos destacados de esta historia para principiantes.

“Intentei que o relato foise o máis lineal posible e o que máis me preocupaba, como nas miñas novelas, era que cada páxina resultara atractiva e divertida. Busquei a maneira de atrapar aos pequenos con algún chiste ou gracia”, comenta el colaborador de FARO.

La pujante industria conservera y FARO, entre los protagonistas del Vigo de finales del siglo XIX.

La pujante industria conservera y FARO, entre los protagonistas del Vigo de finales del siglo XIX. Cedida

La obra está pensada también para ser disfrutada en familia, por eso Feijóo incluye guiños a los lectores adultos: “Hai moito diso. Por exemplo, no capítulo no que a cidade empeza a gañar pobación aparecen Siniestro Total cantando ‘Cada día somos más’.Os rapaces non os recoñecerán, pero si os seus pais e o interesante é que a lectura derive cara onde queiran”.

El penúltimo capítulo aborda el franquismo y la dictadura y el álbum acaba en la actualidad, con una “premonitoria” Porta do Sol completamente peatonalizada.

"O que máis ilusión me facía era compartir o relato da memoria"

“O relato da memoria é importantísimo e o que máis ilusión me fai é compartilo. É evidente que agora hai moito interese por coñecer a historia da cidade e penso que é un bo momento para mirar á xente nova e intentar divulgala e despertar a súa curiosidade. Se somos capaces de pasarlle esa pulsión á rapazada, gañamos todos”, destaca.

Vigo es el escenario de sus novelas e incluso ha publicado una guía por la historia del Casco Vello, y esta primera incursión en el público infantil podría no ser la última:“Xa veremos. Facer un texto específicamente para nenos implica coñecer moi ben un tema e ser capaz de contalo do dereito e do revés, de día e de noite e a calquera persona. Ás veces falámoslles aos nenos como se fosen idiotas, pero non o son”.

De lo que no tiene duda Feijóo es de que la historia de Vigo todavía tiene mucho por descubrir: “Aos nenos da miña xeración contábannos que a cidade non tiña historia e que se podía botar abaixo. Pero acabamos dándolle a volta. E o bo disto é que hai moito traballo por facer e por falta de ganas non será”.

Compartir el artículo

stats