Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una multinacional alemana se adhiere al proyecto de la planta de chips fotónicos

Instalaciones que albergarán la planta de chips en López Mora. | // Alba Villar

El futuro centro de producción de semiconductores fotónicos de Vigo está despertando interés a nivel internacional. Prueba de ello es que el proyecto SPARC (III-V Semiconductor Foundry and Advanced Photonics Research Centre), que es el nombre con el que se ha bautizado a la sociedad que dará vida a la planta, acaba de asegurarse la participación de un socio tecnológico de primer nivel mundial: el gigante alemán Siemens. El grupo germano lleva meses en conversaciones con los promotores y socios de SPARC para convertirse en un partnership tecnológico estratégico en cuanto a provisión de servicios de ingeniería y software, una colaboración que se concretará, según ha podido saber este periódico, en la aportación de soluciones en el ámbito de la robotización y monitorización de procesos, así como la sensorificación y optimización del proceso productivo utilizando herramientas de inteligencia artificial.

Los socios de SPARC, encabezados por Zona Franca y la UVigo, celebran la llegada de un partner tecnológico de carácter internacional, ya que supondrá una ventaja competitiva al disponer de las últimas herramientas del mercado. Supondrá igualmente un impulso de la tracción comercial al incorporar un actor con presencia en diferentes sectores. El objetivo es iniciar la producción a finales de 2025 en las instalaciones del Consorcio en López Mora. Inicialmente, se espera una inversión de 35 millones de euros –llegará a 66 millones hasta 2027– y la creación de 60 empleos.

Con Siemens está confirmada la participación de VIGO Photonics, principal fabricante europeo de materiales e instrumentos para fotónica que, coincidencias a parte con su nombre, tiene su sede en Polonia y opera a nivel mundial con filiales en Estados Unidos y Taiwán. Aportará su experiencia de décadas en el sector de la producción de materiales y dispositivos semiconductores para aplicaciones fotónicas en la industria (control de potencia y calibración láser), en la protección del medio ambiente (análisis de gases, control de calidad del agua), medicina (análisis de sangre no invasivos), defensa y seguridad.

Otra empresa del consorcio será Alter Technology (con sede en Sevilla), proveedora de servicios de ingeniería, calidad, pruebas y embalaje de componentes para aplicaciones en entornos hostiles. Se trata de una entidad de referencia para la mayoría de las agencias espaciales internacionales y grandes integradores que se sumará también al proyecto vigués.

Promotores

Como avanzó FARO, en el equipo de promotores, están Francisco Díaz-Otero, con más de 15 años de experiencia en industria y 10 en investigación, que será el CEO; Francisco Soares, con más de 25 años en el mundo de la fabricación, simulación y diseño, que será el responsable tecnológico; José Pozo, con más de 25 años de experiencia comercial y desarrollo de negocio, que será el jefe de comunicación; Eladio Crego, con más de 20 años de trayectoria financiera a sus espaldas, que asumirá las responsabilidades de director financiero; y Carlos Mosquera, con más de 20 años de carrera en consultoría e investigación. La compañía contará con tres asesores: José Capmany, que aportará la visión emprendedora; Guillaume Binet, experto en epitaxia –proceso en la fabricación de circuitos integrados que consiste en la deposición de una sobrecapa cristalina sobre un sustrato cristalino–; y Liam Barry, que trae bajo el brazo la visión científica.

Objetivos

El objetivo es la fabricación de más de 1.500 obleas –placas finas de un material semiconductor para construir microcircuitos– anuales, lo que equivale a colocar en el mercado entre 75.000 y 90.000 chips fotónicos al año. Contará con una sala limpia de unos 1.600 m2 de última generación para la fabricación de volúmenes medios y altos de chips de semiconductores, así como con un centro de I+D para ofrecer a los clientes el acceso a los servicios adicionales necesarios para conseguir productos fotónicos certificados, un concepto que es único y singular en Europa.

Compartir el artículo

stats