Hasta 64% DTO Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El detective condenado por las escuchas a Salgado, entre los testigos citados por el crimen

Rechazó los requerimientos de la Policía y afirmó solo declarar en sede judicial | Se celebrarán 4 comparecencias 17 años después

Salgado, en el juicio por las escuchas en 2001. | // R.J.

Diecisiete años después, el crimen del ex director de un colegio en Mos, Manuel Salgado, coge impulso con las primeras declaraciones judiciales tras el archivo del caso por parte de la Audiencia Provincial al no hallar pruebas “objetivas” contra los entonces únicos investigados por el asesinato, su exmujer y el que era su pareja sentimental en aquel momento. Salgado falleció el 2 de abril de 2004 de un tiro en la cabeza en el garaje de su trabajo, en la calle Rosalía de Castro.

Cuatro declaraciones

En total, serán cuatro las comparecencias, que se celebrarán esta próxima semana, el 23 de noviembre, y de ellas destaca la del detective que llegó a ser condenado en 2001 –la sentencia adquirió firmeza en 2003– por un delito de escuchas ilegales al intervenir el teléfono de Salgado a petición de su exmujer, también condenada por estos hechos. Lo cierto es que la figura de este detective siempre ha estado en el punto de mira del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional de Madrid, tanto en los inicios del caso como en la reapertura del mismo, en 2021.

Coartada

Tanto es así que media docena de las diligencias de declaración realizadas por los agentes son de su círculo familiar, concretamente personas que llegaron a trabajar con o para él, o de amistad. Son precisamente este último los que aportarían, “de modo creíble” para los agentes, una coartada al detective para el día del homicidio.

Solo citación judicial

Este extremo no desvirtuaría la importancia de su declaración, y por ello la acusación particular solicitó su comparecencia ante el magistrado instructor, admitiendo este las testificales. Hay que indicar que el detective se negó a atender los requerimientos de la Policía Nacional afirmando que solo declararía en sede judicial.

Su familia rechaza declarar

Tan solo él, la exmujer de Salgado y sus dos hijos rechazaron prestar declaración desde la reapertura del caso; la exesposa al asegurar que se “ratifica en todos los hechos que manifestó en su momento en relación a este asunto” y los hijos al acogerse a la dispensa que le otorga la ley por ser los hijos de la entonces procesada en relación a estos hechos.

Hostigamiento

En los años previos a su fallecimiento, Salgado había sido objeto de seguimientos, amenazas, escuchas telefónicas, agresiones físicas y hasta una tentativa de homicidio, según la Policía. Y es que una semana antes del crimen, se halló un cartucho que, con toda seguridad, se disparó con el mismo arma que lo mató. De este episodio, los agentes señalan que, al no haber denunciado los hechos ni cambiar su actitud, es muy posible que Manuel jamás pensase que esa persona podía asesinarle al tratarse de alguien muy próximo a él, tanto que no comunicó a nadie este incidente, a diferencia de otros episodios.

Y es que casi todos los amigos y allegados a Salgado eran conocedores de las amenazas que de forma constante recibía, pidiéndoles incluso a alguno que lo acompañasen a su garaje por las noches, o relatándole a otro que “un día aparecería muerto”.

Pese a ello, y tras su separación, Salgado mantenía desde hacía entonces 8 años una relación con una mujer a la que prácticamente en ningún momento, llegó a contarle sus problemas familiares y disputas con su exmujer e hijos, manifestando ésta que “su relación transcurría aparte del resto el mundo”.

Compartir el artículo

stats