Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas cita a 18.000 mayores de 85 años para la cuarta dosis en el Cunqueiro

La campaña comienza el viernes 7 y se prevé inmunizar a 3.000 al día

La cuarta ofensiva contra el COVID-19 arranca en Galicia Alba Villar

Las familias de 18.000 mayores de 85 años registrados en el área sanitaria viguesa empezaron a recibir ayer los SMS del Servicio Galego de Saúde (Sergas) convocándoles para la doble vacunación con la cuarta dosis frente al COVID-19 y la antigripal.

La campaña comienza el próximo viernes, 7 de octubre, y se prolongará hasta el Día de la Hispanidad, el 12 de octubre. Sanidade citará los primeros días a unos 3.000 al día en el punto de vacunación del Hospital Álvaro Cunqueiro y los vacunará en horario de mañana y tarde.

Aumentará el ritmo de inoculación en las última jornadas y podrá congregar también a personas de entre 80 y 85 años. Pero no a los alrededor de 10.000 –cifras aún muy provisionales y pendientes de depuración– que residen en el área, por lo que los que queden pendientes se citarán en el Ifevi.

El punto de vacunación masiva vigués retrasa su apertura con respecto al resto de los gallegos por la celebración de Conxemar. Está previsto que se reactive en torno al día 15, aunque desde el Sergas señalan que la fecha no está cerrada. Entonces se citarán allí a los octogenarios que no hayan sido convocados en el Cunqueiro y se comenzará la campaña de 70 a 79 años. ¿Simultáneamente o primero los de 80 a 85 años? Aún no está decidido.

La doble vacunación, con el segundo refuerzo frente al SARS-CoV-2 y la antigripal, se inició esta semana por las residencias sociosanitarias de toda Galicia. En concreto, en el área viguesa, el Sergas tiene contabilizados a 3.700 usuarios. El lunes, ocho profesionales de Enfermería se desplazaron a los primeros cuatro centros –San Rafael, Apamp, Ballesol y Domus Barreiro–. Ayer, ya había alrededor de 1.800 usuarios pinchados. La previsión es que finalicen la próxima semana.

Empieza entonces la inmunización de la población no institucionalizada. Los que no puedan trasladarse hasta el complejo de Beade o hasta el Ifevi, serán recitados en su centro de salud o acudirá un profesional hasta su domicilio.

Compartir el artículo

stats