Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El área sanitaria pulveriza su récord histórico de positivos diarios impulsada por los autotest

Más de la mitad de los 2.255 nuevos casos se detectaron mediante pruebas compradas en las farmacias | El Sergas habilita nuevos puntos de antígenos

Imagen de fondo: gente paseando por la calle Príncipe de Vigo Alba Villar

En las últimas semanas se han pulverizado todos los registros de contagios históricos de la pandemia en el área sanitaria de Vigo. El motivo principal es obviamente la elevadísima transmisibilidad de ómicron y en general los altos índices de infección que se están produciendo durante esta sexta ola. Pero también hay otras razones que explican la explosión de casos positivos. Especialmente los cambios de criterio a la hora de determinar si una persona está o no enferma de COVID. Porque ahora todos aquellos que dan positivos en el test de antígenos, incluidos las pruebas autodiagnósticas que se venden en las farmacias, pasan a engordar directamente la lista de contagios y tienen que autoconfinarse al ser considerados ya pacientes con coronavirus sin necesidad de esperar a la realización de una PCR. Es necesario entender esto para poner en perspectiva los últimos datos dados por la Consellería de Sanidade. Porque el Sergas notifica únicamente 810 positivos por PCR (sistema diagnóstico que se reserva únicamente a personas que no están vacunadas o que pertenezcan a colectivos vulnerables), aunque se produjeron un total de 2.255 nuevas infecciones, récord de toda la pandemia.

El motivo es que los otros 1.445 se diagnosticaron directamente en los diferentes puntos de cribado, como en las estaciones de tren o Peinador, y especialmente en los autotest vendidos en las farmacias. Es decir, más de la mitad de las nuevas infecciones se detectaron en su mayoría en las pruebas diagnósticas que los ciudadanos se hacen a sí mismos, positivos que posteriormente tienen que informar al Sergas. Hay que recordar que estos pacientes reciben automáticamente el alta a los siete días siempre que lleven los últimos tres sin síntomas. Ahora, además, por lo general las farmacias ya no tienen problemas de stock de test autodiagnósticos, como pasó especialmente durante las navidades, cuando hubo una demanda desbocada de solicitud de pruebas de personas que querían asegurarse que estaban sanas antes de juntarse con sus familias.

Todo ello ha provocado que la incidencia oficial del virus se haya disparado en el conjunto de Galicia, y especialmente en el área sanitaria de Vigo, que es la que más está sufriendo esta sexta ola. Es más, los pacientes con la enfermedad en fase activa asciende ya a 17.506, nuevo pico máximo desde la llegada del COVID. Hay que recordar que a inicios del pasado mes de diciembre apenas había unas 2.000 personas pasando la enfermedad en la ciudad y los municipios del entorno. Con el paso de las semanas la situación epidemiológica se volvió más compleja y se agudizó tras las fiestas navideñas, cuando las autoridades sanitarias ya preveían que se produciría un importante aumento de los contagios debido a las reuniones familiares e interacciones sociales propias de esas fechas. Habrá que ver cuándo se consigue doblegar la curva, porque de momento no parece que se pueda hacer una previsión sobre cuándo empezará a amainar esta sexta ola.

Para continuar haciendo frente a este complicado momento de la pandemia, el Sergas continúa con su estrategia de realizar test de antígenos gratuitos en varios municipios del área sanitaria de Vigo. Así, hoy un equipo de profesionales se destinará al concello de Ponteareas para efectuar pruebas diagnósticas, para lo que es necesario solicitar autocita previa, en el auditorio municipal. Hoy también se repetirá el cribado en Cangas y Tomiño y en Vigo siguen activos los puntos de antígenos en las estaciones ferroviarias de Guixar y Vialia y en el aeropuerto de Peinador.

La mejor noticia de las últimas horas llega desde los hospitales. Pues pese a la disparada incidencia del COVID, la ocupación en los centros sanitarios se redujo sensiblemente, pasando de 107 a 92 enfermos ingresados. El Álvaro Cunqueiro atiende a 61 pacientes con coronavirus. Povisa a 26 y Vithas Vigo a 5. La presión sobre las UCI de los hospitales vigueses se mantiene invariable, con once enfermos.

El avance de nuevos positivos por coronavirus se está dejando notar en las residencias de mayores de la ciudad y su entorno. A principios de semana transcendía un importante brote, el más importante de Galicia, con 80 infectados en la Residencia de Bembrive, en la que conviven 150 usuarios. Pero según los últimos datos facilitados ayer por el Sergas son ya 105 los positivos registrados en el centro. La asociación de familiares ya solicitó a la Xunta que intervenga de forma urgente este centro ante el temor de que el brote vaya a más y para poder garantizar la buena atención a los infectados. No obstante, hay que destacar que el hecho de que todos los usuarios de la residencia estén vacunados lleva a que los mayores que han cogido el virus estén pasando la enfermedad, por lo general, de forma leve o asintomática.

En el área sanitaria destacan también los 25 casos en la residencia Virgen de Guadalupe de Mos o los 24 de Mi Casa de Pazos de Borbén. También se detectó un brote con nueve infectados en el centro Vistahermosa y se registraron casos aislados en residencias como Santa Marta, DomusVi Cangas o Santa Teresa (A Cañiza).

Vacunación

El Ifevi, mientras tanto, continúa acogiendo el proceso de inmunización de la población, especialmente la puesta de las dosis de refuerzo a las personas de entre cuarenta y 49 años y la vacunación de niños entre cinco y siete. Hay que recordar que en el conjunto de Galicia, según informó ayer el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, el 95% de los mayores de doce años están ya vacunados con la pauta completa, lo que explica precisamente que no haya tantos pacientes graves con COVID como en las primeras olas, cuando no había vacuna.

Sanidade afirma que solo tres médicos de Primaria se prejubilaron

El Sergas defiende que no existe un elevado volumen de prejubilaciones de médicos de familia en el área sanitaria de Vigo debido a la sobrecarga de trabajo. Concretamente informa que, de las 18 jubilaciones de facultativos de centros de salud que tuvieron lugar durante 2021, solo tres fueron de forma prematura y otros dos tras prorrogar su vida laboral hasta los 70 años. Desde los ambulatorios, sin embargo, se asegura que en los últimos años el retiro anticipado es una práctica habitual debido a la presión diaria.

Compartir el artículo

stats