Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis de suministros ya provoca problemas de abastecimiento en las farmacias viguesas

Farmacéuticos de Sárdoma muestran algunos medicamentos que escasean Pablo Hernández Gamarra

La crisis que ha derivado en la falta de suministros está afectando a prácticamente todos los sectores. Sobre algunos como el de la construcción o la automoción se ha hablado mucho en las últimas semanas, con importantes retrasos de varios meses para la entrega de viviendas y coches nuevos debido a la carencia de materiales.

Boticas de la ciudad admiten retrasos en medicamentos básicos como paracetamol o trankimazin | También escasean fármacos para la disfunción eréctil | El sector hace un llamamiento a la calma y al uso de genéricos

Y esta crisis que se está produciendo a nivel mundial está empezando a afectar al abastecimiento de algunos medicamentos concretos en las farmacias. Algunas de las boticas viguesas ya dan fe de ello. Hay fármacos que están faltando en los últimos tiempos, como el paracetamol efervescente, el trankimazin o algunas pastillas que se utilizan para tratar la disfunción eréctil.

“Algunos directamente no nos llegan, y otros pueden una semana o meses en hacerlo”

Farmacia Sárdoma

decoration

Farmacéuticas de Sárdoma, con algunos de los medicamentos que escasean. Pablo Hernández

Desde el sector hacen un llamamiento a la calma porque, por lo general, “hay alternativas suficientes” para sustituir a los medicamentos que faltan. Es decir, fármacos genéricos de otras marcas que tengan el mismo compuesto. Hay usuarios que aceptan sin problema utilizar genéricos, pero otros se muestran molestos cuando el farmacéutico les dice que no tiene disponible la pastilla del laboratorio concreto que quieren. Esto ocurre sobre todo en los que se utilizan para el tratamiento de la depresión, la ansiedad o el insomnio, ya que los pacientes “no se quieren arriesgar” a usar medicamentos de otros laboratorios que no han sido prescritos por el médico de cabecera. “A algún cliente he tenido que decirle que lo que necesita iba a retrasarse y prefiere esperar y no aceptar el genérico”, aseguran desde la botica de Sárdoma.

Hay demoras de semanas e incluso de meses con varios laboratorios

El problema es que, como apuntan desde el sector, algunos de los fármacos que están escaseando están entre los más utilizados. Por ejemplo, el trankimazin de 0,50 gramos, el paracetamol de uno, primperán o algunos tipos de colirio. En algunos casos, directamente no están disponibles ahora mismo en los almacenes. En otros, los retrasos llegan a ser incluso de cuatro meses, como apuntan desde la farmacia 24 horas de Travesía de Vigo.

Un cliente en busca de medicamentos en la farmacia de Sárdoma Pablo Hernández Gamarra

Por todo ello, se están dando situaciones en los que los distribuidores están teniendo que llamar a la puerta de distintos proveedores para conseguir lo que necesitan. También se dan circunstancias en que hay medicamentos que están en lo que se conoce como “suministro limitado”, es decir, no se puede solicitar más que un numero concreto de unidades. Algunas boticas viguesas han notado esto con fármacos como el Forxiga, destinado a pacientes diabéticos, y también algunos para la tensión. Además, con el Alprostadil, destinado para la disfunción eréctil y que es un tratamiento cada vez más demandado, está habiendo también problemas de suministros en marcas como Muse o Caverjet.

En algunos casos los problemas de abastecimiento de medicamentos se remontan ya al año pasado. La propia OCU, en un estudio de 2020, señalaba tres de las principales causas del desabastecimiento. En primer lugar problemas en el proceso de producción. Ya sea por falta de disponibilidad en las materias primas necesarias para la producción del medicamento, o por problemas de calidad/seguridad con alguno de los componentes (o con el producto final), o por inconvenientes relacionados con el etiquetado, el prospecto o el envase.

  • Las farmacias de la ciudad apelan a los genéricos para hacer frente a un posible desabastecimiento

    Los problemas de suministro a nivel global afectan también a los medicamentos, una situación que se arrastra desde hace alrededor de dos años y que las boticas pontevedresas temen que se agrave en los próximos meses

El segundo motivo apuntado por la OCU es la retirada voluntaria del medicamento por parte del laboratorio farmacéutico como parte de su estrategia comercial y, en tercer lugar, los problemas en la estimación de la demanda por parte del propio laboratorio comercializador.

Desde las boticas se apunta a la necesidad de que los propios médicos de familia o especialistas, a la hora de recetar un medicamento, comenten de forma didáctica con el paciente la opción de prescribir un genérico en caso de que no esté disponible el del laboratorio principal.

Los casos más habituales, en tratamientos con receta

Según un estudio reciente de la OCU, publicado en marzo de este año, antes de la explosión de la crisis de suministros, ya se daban algunos casos de desabastecimiento de medicamentos. De acuerdo a las cifras que manejan desde la organización de consumidores, en nueve de cada diez casos de desabastecimiento el problema se producía en un medicamento con receta. En la encuesta realizada se llegó a la conclusión de que “no disponer del medicamento que necesitamos es un problema”. Así lo consideran la mitad de los encuestados, que han sufrido algún problema al verse privados de su tratamiento, hasta el punto de que muchos vieron como sus síntomas empeoraban, o incluso tuvieron que acogerse a una baja temporal. La solución también puede afectar al bolsillo del paciente, al tener que decantarse por alternativas más caras.

Compartir el artículo

stats