Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Menos copas para celebrar Halloween

Llega el puente más “seco”, con falta de stock en las principales marcas de licores

Asenjo, en la barra del pub La Radio de Churruca, con algunas de las marcas que escasean. | // ALBA VILLAR

Lo que empezó siendo algo anecdótico se ha convertido en todo un problema a nivel global que afecta y mucho a lo local.

Hace ya casi un mes que las principales marcas de licores que vienen de Inglaterra no están sirviendo y lo peor, según explican desde el sector de la distribución, es que no se sabe cuándo se va a solucionar esta situación. “Hay marcas que ya no recibo desde hace unos 20 días”, explican desde Distribuciones Domínguez, una de las principales empresas suministradoras para la hostelería de Pontevedra tanto de bebidas alcohólicas como de refrescos.

Juan Domínguez se refiere a las marcas más populares a nivel de consumo como Beefeater, Seagrams, Absolut o Jameson y lamenta una auténtica rotura de stock sin previo aviso. “Nadie nos da una explicación ni una previsión de cuándo o cómo se va a solucionar esto, pero ya es un problema porque no podemos servir a nuestros clientes y trabajar con normalidad”, indica.

Ahora que la hostelería había recuperado los aforos y (casi) los horarios y se había permitido una reapertura del ocio nocturno con unas mínimas garantías de rentabilidad, los hosteleros se tienen que enfrentarse a una nueva dificultad con la que no contaban. “Ahora que empezamos a levantar cabeza, entramos en otra historia”, lamenta Juan Domínguez.

Con este panorama, habrá que cambiar los criterios a la hora de pedir una marca de alcohol en las copas de este puente y optar por ejemplo, por marcas nacionales, donde de momento sigue habiendo género.

Los motivos de esta situación hay que buscarlos en la crisis derivada del Bréxit, con la reducción del transporte por carretera; pero también en el incremento de las tasas del transporte marítimo y la falta de contenedores; así como en la subida de los precios de las materias primas en general en los últimos meses, unas materias primas que vienen en su mayoría de Asia. En consecuencia, cada vez hay menos de todo y lo que llega es más caro.

Esta situación de desabastecimiento no solo afectaría a las bebidas alcohólicas, sino que también faltan refrescos como Redbull o incluso los encurtidos, por la carencia de vidrio para elaborar los llamados galones (botes) que contienen estos aperitivos.

Cestas de Navidad

También en las bodegas de vino están sufriendo el encarecimiento de las materias primas, lo que se traduce en que la distribución de los vinos se resienta. “Nos faltan sobre todo vinos jóvenes”, detalla Juan Domínguez, que explica que han tenido que reinventar y repensar las cestas de navidad.

Faltan vidrios, corchos, cartonajes y algunas marcas incluso se están planteando ya cambiar los formatos a la vista de que esta situación hace ya tiempo que ha dejado de ser un problema puntual.

Compartir el artículo

stats