Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos viguesas reciben 7 millones de Europa para un chip que anticipa la metástasis un año

Las científicas viguesas Sara Abalde y Lorena Diéguez en el INL INL

Tres mujeres menores de 40 años están detrás de un avance tecnológico que puede marcar un hito en la supervivencia de las personas con cáncer. Y dos de ellas son viguesas. Lorena Diéguez y Sara Abalde, investigadoras del Laboratorio Ibérico de Nanotecnología (INL) de Braga, son las cofundadoras, junto con la portuguesa Paulina Piairo, de RUBYnanomed, una spin-off que ha desarrollado un dispositivo de biopsia líquida capaz de detectar la metástasis con un año de antelación respeto a los métodos que actualmente se utilizan en los hospitales.

Lorena Diéguez y Sara Abalde son investigadoras del INL de Braga y cofundadoras de la empresa que ha creado un dispositivo de biopsia líquida más eficaz que los métodos actuales

La empresa, que echó a andar en 2018, es una de las 65 seleccionadas por el Consejo Europeo de Innovación entre más de 4.000 propuestas para recibir financiación dentro de su programa Acelerador. Una exigente convocatoria con una tasa de éxito ínfima –1,6%– que busca impulsar el desarrollo de ideas únicas en todo tipo de campos. Y solo un 20% de ellas están lideradas por mujeres.

Realizarán un ensayo clínico con 200 pacientes de cáncer de mama metastásico

RUBYnanomed, que ya ha recibido otros premios de menor cuantía, recibirá 7 millones de euros, una primera parte -2,5 millones- a fondo perdido y otra pendiente de negociación con el Banco Europeo de Inversión. Y gracias a esta financiación podrán llevar a cabo su mayor ensayo clínico hasta la fecha, que implicará a 200 pacientes de cáncer de mama metastásico.

“Estamos muy contentas y muy orgullosas. Hay que presentar un proyecto con mucho detalle y nosotras somos científicas. Curiosas y con inquietudes emprendedoras, pero científicas al fin y al cabo y la solicitud conlleva muchísimas horas”

Sara Abalde

decoration

Las científicas viguesas Sara Abalde y Lorena Diéguez

Lorena Diéguez, CEO de la empresa y líder del grupo de investigación de Dispositivos Médicos del INL, inició los estudios sobre biopsia líquida tras su llegada a Braga en 2014 desde la Universidad de Australia del Sur. Y empezó a desarrollar esta tecnología dentro de un proyecto en el que también participaba el grupo Oncomet del Instituto de Investigaciones Sanitarias de Santiago de Compostela (IDIS), que está liderado por el doctor Rafael López, “un referente mundial” en este campo.

  • 65 empresas seleccionadas de 16 países

La empresa cofundada por Lorena Diéguez y Sara Abalde ha sido seleccionada entre más de 4.000 propuestas por el Consejo Europeo de Innovación (EIC). Entre las empresaas elegidas hay otra portuguesa y dos españolas, de Cantabria y Barcelona.

  • 363 millones de euros

El programa Acelerador del EIC cuenta repartirá 363 millones de euros para impulsar el desarrollo de alto impacto relacionadas con la salud y la biotecnología.


El dispositivo se basa en microfluídica, una tecnología en la que Sara Abalde se especializó durante su etapa postdoctoral en Cambridge (2013-16).

Tras un breve paso por el centro Aimen para explorar el mundo de la industria, la viguesa quiso volver a la investigación y se incorporó al equipo de Lorena Diéguez en el INL en 2017 con un contrato Marie Curie.

Lorena Diéguez y Sara Abalde son investigadoras del INL de Braga y cofundadoras de la empresa que ha creado un dispositivo de biopsia líquida más eficaz que los métodos actuales

“Lorena y Paulina son una maravilla y muy trabajadoras. Ellas diseñaron un dispositivo que funcionaba muy bien y, cuando llegué a Braga, Lorena estaba comenzando con los programas de aceleración e innovación. Yo ya tenía un poco de experiencia en emprendimiento porque mi jefe en Cambridge, que me inspiró muchísimo, había creado varias start-ups. Y también empezamos a mejorar el diseño del chip para hacerlo aún más eficiente y compatible con los microscopios de los laboratorios de patología de los hospitales y así– facilitar su comercialización”, explica Sara.

La viguesa Lorena Diéguez y Paulina Piairo FdV

En colaboración con el doctor Rafael López y Laura Muinelo –”En Galicia hay un movimiento de biopsia líquida muy fuerte”, destaca– y también con Lucio Lara, del Instituto Portugués de Oncología, y Luis Costa, director del departamento de Oncología del Hospital de Santa María de Lisboa, las investigadoras pudieron demostrar el alto potencial de su dispositivo a través de pequeños ensayos que implicaban a un número reducido de pacientes del CHUS y los complejos de Oporto y Lisboa.

Las cuatro investivadoras de RUBYNanomed: Lorena Diéguez, Paulina Piairo, Liliana Pires y Sara Abalde FdV

El éxito de esta tecnología no invasiva es su capacidad para detectar las células tumorales circulantes, que son las responsables de la metástasis, en muestras de sangre. ”Es muy muy complejo localizarlas en el torrente sanguíneo porque su número es muy reducido. En la comunidad científica se dice que es como encontrar una aguja en un pajar, a mí me gusta más decir que es como encontrar a Wally.

RUBYNanomed

RUBYNanomed RUBYNanomed

Hoy en día, para monitorizar a pacientes que se considera que han superado el cáncer o para comprobar que éste no avanza mientras continúa la terapia se utilizan técnicas de imagen que no son lo suficientemente sensibles. Son incapaces de detectar cuándo una de estas células o un grupo pequeño de ellas invaden otros órganos. No descubren la metástasis o que un tumor ha crecido hasta que tiene un tamaño determinado y, por desgracia, puede que ya sea tarde. De hecho, el 75% de los tratamientos actuales en un escenario de metástasis son ineficientes”.

Dos viguesas reciben 7 millones de Europa para un chip que anticipa la metástasis un año

Frente a tan desalentadoras perspectivas, el dispositivo de RUBYnanomed no solo supera en sensibilidad a las técnicas de imagen, sino también al único método de biopsia líquida con células tumorales circulantes autorizado por la FDA y las entidades regulatorias de todo el mundo para poder hacer un diagnóstico en hospitales.

El primer ensayo del chip con 10 pacientes de cáncer colorrectal demostró que podía detectar la metástasis con un año de antelación frente a ambas tecnologías. Y era 40 veces más eficaz que el método autorizado de biopsia líquida: “Mientras que este sistema clasificaba a los pacientes como si la enfermedad estuviese en remisión, el nuestro identificaba que en realidad se encontraban en un proceso de recaída. Y por desgracia ninguno sobrevivió después de un año”.

Las investigadoras han realizado otros pequeños estudios con éxito en cáncer de próstata, vejiga, glioblastoma y mama. Y el nuevo ensayo que llevarán a cabo gracias a la financiación europea se centrará en este último para poder certificar su tecnología como dispositivo médico de diagnóstico in vitro. Un avance que podría mejorar cada año la vida de 700.000 personas en toda Europa y ahorrar unos costes de 24.000 millones de euros derivados de los tratamientos ineficientes.

Una tecnología única

El dispositivo de microfluídica desarrollado por RUBYnanomed (en la imagen) es capaz de detectar las células tumorales circulantes en muestras de sangre. Arriba, las viguesas Sara Abalde y Lorena Diéguez, durante la entrega de un premio anterior a su empresa.

Enrique Sánchez es el director de marca de RUBYNanomed FdV

El equipo original se ha fortalecido con la científica Liliana Pires y con Enrique Sánchez, que se ocupa de la parte del negocio. “Estamos muy emocionadas porque durante esta andadura tanto las tres cofundadoras como la gente que nos ha apoyado hemos tenido casos cercanos. Mi tía falleció el año pasado con metástasis y el nombre de nuestra empresa recuerda a Ruby, una muy buena amiga de Lorena en Australia que murió de cáncer de mama cuando estábamos empezando con los programas de aceleración. Todos podemos empatizar con este sentimiento. Para nosotras no se trata del dinero ni del tiempo que le hemos dedicado. Estamos convencidas de que esta tecnología va a ayudar a mejora el cuidado de los pacientes y a que el cáncer se convierta en una enfermedad crónica”, subraya Sara Abalde.

Compartir el artículo

stats