Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vuelo a Madrid de Vigo, entre los más caros del noroeste: llega a quintuplicar el de Santiago

Pasajeros en la pasarela de acceso al avión en el aeropuerto de Peinador Marta G. Brea

De cada diez viajeros que pasan por Peinador algo más de seis son usuarios de la ruta de Madrid. Ocurre ahora, con la resaca de la pandemia. Y ocurría, varios puntos arriba, varios puntos abajo, antes de que el COVID-19 removiese el tráfico y esquilmase las parrillas aeroportuarias de todo el país. La terminal de Vigo tiene en la conexión con Barajas su gran “pulmón”, su aporte principal de viajeros y –lo que resulta igual de importante– su muleta para las escalas. Quienes viajan de Vigo a Barajas a menudo lo hacen para tomar allí otro avión rumbo Bilbao, Londres, Bruselas o cualquier otra ciudad del globo. A pesar de ese peso aplastante y de su rol estratégico, sin embargo, la línea Vigo-Madrid no es barata y desde luego está muy lejos de ser la más competitiva de la región.

Un análisis de precios para el próximo mes –del 18 de octubre al 17 de noviembre– muestra que la inmensa mayoría de días Lavacolla ofrece vuelos más baratos para viajar a Barajas que Peinador. De las 31 jornadas, hay 27 en las que el pasaje más económico del día se vende en la terminal compostelana.

La comparativa con el aeropuerto de Oviedo tampoco favorece a Vigo. A lo largo del próximo mes la terminal asturiana mejora en tarifas a la olívica en 25 jornadas. La situación de Peinadro es similar a la de Alvedro –en lo que va de mes, Vigo aventaja en precios a A Coruña en 15 días– y se aproxima bastante a la de Santander y Bilbao, los otros principales aeropuertos del noroeste con conexión con Madrid.

Los datos responden a una “foto fija”, el escenario de tarifas que ofrecían ayer las aerolíneas y que variará a medida que la demanda fluctué en una terminal u otra, pero ayuda a poner la ruta de Vigo en su contexto comercial. La conexión olívica, que operan Iberia y Air Europa, se presta aún a la comparativa con otro aeropuerto en la región noroeste: Oporto. A lo largo de los próximos 31 días, hay también 27 en los que es posible encontrar billetes con origen Sá Carneiro y destino Madrid a mejor precio que los disponibles en Vigo. El análisis tiene en cuenta todos las frecuencias que se ofrecen para una misma jornada y se centra en los vuelos de ida a la capital de España.

33

De Peinador al cielo, historia de un aeropuerto Hilda Gómez

La clave de esa desventaja con respecto a Lavacolla y Sá Carneiro tiene nombre propio: Ryanair. La low cost enlaza Barajas tanto con el aeropuerto de Compostela como con el de la metrópoli lusa, donde deja sentir su agresiva política tarifaria. Ayer comercializa billetes desde ambos aeródromos con destino Madrid por solo ocho euros.

Cada cierto tiempo la firma lanza además promociones que rebajan aún más sus billetes. Ayer mismo activó una “oferta relámpago” con pasajes especiales por debajo de los diez euros, si bien al detallar las líneas incluidas desde Santiago se citaban únicamente destinos extranjeros.

El “efecto Ryanair” se deja sentir más allá de la propia aerolínea irlandesa. Al apostar por precios low cost, la compañía obliga a sus competidoras a afinar al máximo sus propias minutas. Lavacolla deja un buen ejemplo. Allí Iberia Express, que comparte la ruta con Ryanair, ha apostado por precios ajustados para no verse desplazada del mercado. Aquí, en Vigo, Iberia lidia con Air Europa, empresa con un perfil comercial muy similar al suyo.

Para muestra, un botón. El viernes 5 de noviembre Iberia comercializa billetes Vigo-Madrid por 54 euros. Su marca Iberia Express vende para esa misma jornada la ruta Santiago-Madrid por 23. Justo una semana después ocurre lo mismo: Iberia pide 44 euros en Vigo e Iberia Express 35 en Compostela. ¿Cuál es la diferencia? Que en Peinador Air Europa pide para esos mismos días 64 y 54 días, respectivamente. En Lavacolla Ryanair cobra 11 y 8.

El influjo de la low cost deja situaciones como la que se podía encontrar ayer por la mañana un gallego que buscase un vuelo para estar el martes 9 de noviembre a primera hora en Madrid. Iberia le ofrecía en Vigo la posibilidad de salir a las 6.30 h por 54 euros; Ryanair le permitía despegar a las 7.10 h desde Santiago por 10,81 euros. Conclusión: la opción olívica quintuplica en precio a la santiaguesa.

No es la tónica general, pero tampoco marca un caso aislado. Ayer, jornada durante la que Ryanair activó promociones especiales, se encontraban casos incluso más claros. El miércoles 10 el billete de las 6.30 h costaba en Peinador 54 euros; en Lavacolla Ryanair ofrecía su vuelo de las 7.10 h por 7,99 euros. Si se toma como referencia el precio más ajustado de ese día en Vigo, el de Air Europa, por 44,15, Peinador vuelve a multiplicar por cinco la oferta de Lavacolla.

La situación de Vigo podría agravarse si prospera la fusión de Iberia y Air Europa

La situación de Peinador podría agravarse si prosperan los planes de fusión de Iberia y Air Europa, que las autoridades comunitarias examinan con lupa. De cuajar, la ruta quedaría de facto en una situación monopolística salvo que entrase en escena un nuevo operador, como Ryanair, que en semanas volverá a enlazar Peinador con El Prat.

A la espera de que el futuro se aclare y se despeje el complejo escenario post pandemia, algunas administraciones han decidido ya mover ficha. En A Coruña el Consistorio acaba de anunciar un ambicioso plan de casi diez millones de euros para captar líneas nacionales e internacionales. En Vigo, el Concello mantiene contactos con Ryanair para que la low cost fortalezca su retorno con nuevas conexiones. En el horizonte asoma por lo pronto una amenaza para el vuelo con Barajas: la llegada, en diciembre, del AVE entre Ourense y Madrid, que hará más atractivo el ferrocarril.

Alba Villar

Los abrazos vuelven a Peinador más de un año después.

Vuelven los abrazos, y los besos, y los ramos de flores, y las carreras a trompicones, tirando de la maleta entre pantallas informativas, para fundirse en un abrazo. Los aeropuertos recuperan las estampas y sonidos que les robó en julio de 2020 el COVID. Tras más de un año de veto, desde ayer Aena permite el paso de acompañantes a las terminales.

Compartir el artículo

stats