Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfageme: el coloso de la conserva que tuvo 400 empleados

Imagen histórica de la fachada principal de Alfageme. FdV

Vigo recuperará las naves históricas de la conservera Alfagame, en Bouzas, para abrirlas a los ciudadanos tras años en el olvido. El Concello ha acordado con el propietario del solar (Aliseda, promotora del Banco Santander) la cesión a cambio de permitirle construir viviendas en parte de los terrenos, con una edificabilidad un 80% menor que en el Plan Xeral de 2008.

El nuevo PXOM destina a equipamientos dotacionales la parcela de 8.026 m2 que incluye la nave original, de tres cuerpos diseñada por el arquitecto vigués Manuel Gómez Román, y el espacio ajardinado hacia la calle Tomás Alonso que incorpora elementos patrimoniales singulares como el hórreo. Esta parcela se destinará a usos dotacionales (todavía por concretar), y el objetivo es la incorporación de un gran equipamiento municipal destinado al disfrute de la ciudadanía.

25

De A Barxa al Grupo MAR: así se forjó la industria de Vigo Hilda Gómez

En 1909, la firma Bernardo Alfageme abre su primera planta gallega en el Arenal, donde los pesqueros desembarcaban sus capturas en la misma playa y casi a la puerta de las conserveras que se iban instalando en la ciudad y erigieron en pocos años a Vigo como capital del enlatado. La Primera Guerra Mundial fue una gran oportunidad para las conserveras que suministraban tanto a los combatientes como a poblaciones cuyas cosechas habían sido arrasadas por las bombas y el fuego. El conflicto y la posguerra fueron la época dorada para el sector y lo que hizo que en 1928 la firma optase por construir una nueva planta en la calle Tomás Alonso, a donde daba la fachada de la empresa en cuyos terrenos también se construyó la vivienda familiar. La fachada trasera, la de Beiramar, daba a la Ría y las embarcaciones descargaban la materia prima directamente a las dos rampas unidas que todavía se conservan. La conservera, que llegó a crear 400 puestos de trabajo, fue vendida en plena burbuja inmobiliaria a una promotora, que acabaría quebrando en 2011. En mayo de 2015 salió a subasta en el juzgado Mercantil de Vigo entre protestas de los trabajadores y acabó finalmente en manos de los bancos.

Compartir el artículo

stats