Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo (re)dibuja sus principales accesos

Vigo (re)dibuja ss principales accesos

Vigo (re)dibuja ss principales accesos

En un ejercicio de sinceridad y anticipación, el BOE que hace unos días validaba las nuevas bonificaciones de la AP-9 dejaba un aviso a navegantes en el acceso a Vigo, casi una venda antes de la herida: es probable que con las rebajas y los estrenos de Vialia y la nueva estación de buses el ramal de acceso a Vigo se quede pequeño. Vía Real Decreto, el Ministerio de Transportes reconocía que no es descabellado pensar que las “congestiones” que ya se registran de forma puntual pasen a ser más frecuentes. Incluso abre la puerta a un futuro posible “aumento de capacidad”. Su reflexión reavivó inmediatamente el debate sobre cómo mejorar la AP-9V, la opción de ampliar sus carriles para canalizar más vehículos o añadir entradas y salidas.

La Autopista del Atlántico no es en cualquier caso el único acceso a Vigo que podría redibujarse o que, directamente, ya toma forma en los despachos. Ocurre en el mapa de carreteras y también el ferroviario. El ejemplo más reciente es de hecho el de la salida sur, el vial que deberá dar continuidad a la estación de Urzáiz (Vialia) y enlazar Vigo con Portugal a través de una infraestructura moderna y de altas prestaciones. El proyecto está en fase de análisis de alternativas. Otra conexión que se está cocinando también –en fase administrativa– es la variante de Cerdedo, en estudio hidrogeológico. Sobre la mesa siguen poniéndose sin embargo alternativas que permitan un enlace directo por ferrocarril con Ourense, como el ramal de Mondariz.

Otro eje sometido a examen y pendiente de cambios es la autovía con Porriño. Concello y Gobierno tienen un pacto para rehabilitar Avenida de Madrid y sobre la mesa está el proyecto de una nueva autovía, alternativa a la A-55, con un túnel de 2 kilómetros bajo Puxeiros. El proyecto ronda los 277 millones. Ambiciosa es también la propuesta de mejora de la VG-20: para paliar su impacto en Navia se plantea desde hace años su soterramiento.

Acceso de la AP-9 a Vigo. Alba Villar

Conexión de la AP-9

Al validar la nueva política tarifaria de la AP-9, el propio Gobierno reconocía, hace solo unos días, que la bonificación del tramo Vigo-Redondela y los estrenos de Vialia y la estación de buses tensarán probablemente el tráfico del acceso de la autopista a la ciudad. A modo de posibilidad futura, plantea incluso un "aumento de capacidad" del vial. Su alusión ha abierto el debate de cómo mejorar el ramal de la AP-9 en Vigo.

Tren en la estación de Urzáiz. Marta G. Brea

Salida Sur ferroviaria

Infraestructura clave para dar continuidad a la estación de Urzáiz y, sobre todo, para garantizar un tren rápido y moderno entre Vigo y Portugal, la salida sur ferroviaria afronta ahora un estudio de alternativas. El objetivo: concretar cuál es la mejor forma de articularla. Portugal ya ha avanzado su deseo de construir una línea de alta velocidad que llegue hasta la frontera.

Acceso de la A-55. Marta G. Brea

Autovía con Porriño

Desde hace años la A-55 destaca en los estudios sobre siniestralidad por su volumen de accidentes. En varias partes de su recorrido el dibujo es sinuoso y ha obligado a limitar la marcha a 60 km/h y fijar radares. Como solución se plantea una autovía alternativa con un túnel de 2 km bajo Puxeiros. En 2019 estaba en proyecto y estudio ambiental. Concello y Gobierno han pactado también la reforma de Avenida de Madrid.

Pasajeros del Alvia Madrid-Vigo en Urzáiz. R. Grobas

La variante de Cerdedo

Para llegar de Vigo a Ourense en tren hay dos alternativas: la vieja Línea del Miño o subir a Santiago, donde los Alvia están tomando –sin parar– el bypass de Conxo que los dirige a la urbe das Burgas. La variante de Cerdedo, en fase de estudio hidrogeológico, dotaría a Vigo de un enlace más directo y rápido. Sobre la mesa se han puesto otras opciones, como el ramal de Mondariz.

VG-20 a su paso por Navia. Marta G. Brea

La carretera VG-20

En 2019, antes de la pandemia, la VG20 registraba una media de 29.800 vehículos diarios entre su entronque con la AP-9 y Teixugueiras. Para atajar su impacto sobre el PAU de Navia a lo largo de los años se ha planteado –aún sin éxito– su soterramiento. La medida busca crear una salida de Navia "cómoda y transitable" con el resto de Vigo y frenar también la contaminación acústica que padecen los residentes.

Compartir el artículo

stats