Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las viviendas de uso turístico, al alza: suponen ya un cuarto de las plazas para visitantes de Vigo

Turistas y visitantes en el interior del autobús "Vigo Tour" el pasado año Marta G. Brea

Con permiso de los vaivenes del COVID-19 y el parte meteorológico, los alojamientos de Vigo se preparan para una buena campaña estival. Lo hacen los hoteles, muchos de ellos cerrados hasta hace semanas por la resaca de la pandemia; lo hacen los hostales, pensiones y albergues; y lo hacen también los apartamentos turísticos, que –así lo revela las tablas del Instituto Galego de Estatísticas (IGE)–cada vez se llevan un pedazo mayor del jugoso pastel turístico de Vigo. Si en 2017, primer año de su regulación, la Xunta contabilizaba en Vigo 124 viviendas de uso turístico (VUT) con una oferta de 221 plazas; a día de hoy –según los datos que maneja el departamento autonómica de Turismo– suman 576 con un amplio despliegue de 2.241 plazas.

“El verano pinta muy bien”, reconoce Pablo Conde, de Anfitriona, firma dedicada a la gestión de apartamentos particulares para turistas y con una amplia oferta de alojamientos que se reparten por el casco urbano, el barrio viejo y las playas. Aunque el resultado final estará muy condicionado por la evolución de la pandemia, los rebrotes y el avance de la campaña de vacunación, Conde reconoce que la privacidad de los pisos suponen un “plus” para muchos clientes. Sobre todo en plena crisis sanitaria. “Galicia es una zona apacible y los apartamentos turísticos están muy demandados porque al final permiten tener menos contactos”, anota. Su principal perfil de cliente es el de la pareja con hijos que busca un destino tranquilo y con playas.

“Galicia es una zona apacible y los apartamentos turísticos están muy demandados porque al final permiten tener menos contactos”

decoration

Prueba de las buenas perspectivas con las que el sector encara el verano es que Anfitriona suma ya más reservas que antes de la pandemia. “La demanda es brutal, espectacular. Va mucho mejor que el año pasado y un poco mejor incluso que en 2019. Y eso que las reservas son de última hora”. A pesar del intenso flujo de demanda, Conde valora que la oferta real es bastante inferior a la que muestran las estadísticas oficiales. Sus cálculos apuntan a que en Vigo pueden operar, de forma habitual, alrededor de 300 viviendas turísticas. Que el dato esté por debajo del anotado por el IGE no significa en cualquier caso que el crecimiento del sector sea menor. Desde su experiencia en el gremio estima que cada año la oferta repunta sobre un 20-25%.

Buena parte de los apartamentos para turistas repartidos por Vigo se anuncian en webs especializadas, como Airbnb o Booking, donde se alquilan incluso camarotes en yates de lujo. Para el próximo fin de semana Booking ofrece casi una decena de opciones, para el siguiente se eleva hasta rozar la veintena y hacia mediados de septiembre se rondan ya las cuarenta.

Las estadísticas del IGE muestran que a inicios de año había registrados en Vigo 48 hoteles que sumaban 4.341 plazas, 38 pensiones con 671 camas, tres campamentos con capacidad para acoger a 657 personas, dos apartamentos turísticos con 288 plazas y 527 viviendas de uso turístico que sumaban, en conjunto, 2.045 plazas. Al listado se añaden también los albergues. Sumados, arrojan una capacidad global de casi 8.100 visitantes.

En sus tablas, el IGE advierte de que VUP son aquellas viviendas “cedidas a terceros de forma reiterada y a cambio de contraprestación económica para una estancia de corta duración”. La cesión debe afectar además al conjunto de la residencia, no a habitaciones sueltas. El concepto es ligeramente distinto al de apartamento turístico, con cerca de 657 plazas repartidas por Vigo: “Inmueble cuyo uso se cede en alquiler de modo habitual para hospedaje ocasional”. Los datos del IGE muestran en cualquier caso un repunte contundente de altas en el registro de VUP: de los 135 negocios reseñados en 2018 se había pasado, ya el año siguiente, a 277.

Caballero: “El albergue que hace la Xunta quita clientes a los hoteles de Vigo”

decoration

El alcalde, Abel Caballero, cargó ayer contra el albergue para peregrinos del Camino de Santiago inaugurado hace días en O Berbés por el Gobierno autonómico y su efecto sobre el tejido hostelero de la ciudad. “El albergue que hace la Xunta le quita clientes a los hoteles y hostales de Vigo”, censuró el primer edil antes de lamentar que, “con dinero público”, se ejerza “competencia desleal” a “la actividad hostelera”. El nuevo alojamiento, que acaba de abrir sus puertas tras una inversión de alrededor de 1,8 millones de euros, tiene capacidad para 93 personas. Durante su inauguración el presidente autonómico resaltó que las instalaciones ayudarán a dinamizar el Casco Vello y supondrá además un “importante impulso” para el Camino Portugués. 

Iberia Express retoma su vuelo de verano con Tenerife

La parrilla de Peinador se reforzó ayer con una nueva conexión de verano: el vuelo Vigo-Tenerife, que se operará hasta el 30 de agosto con dos frecuencias semanales, lunes y viernes.

El músculo hotelero de la ciudad se reforzará con 150 nuevas habitaciones durante el próximo año

Crece la oferta de apartamentos turísticos. Y crece también, a un ritmo más pausado pero igualmente contundente, la hotelera. En cuestión de doce meses Vigo incorporará, como mínimo, 150 habitaciones a su actual bolsa de alojamientos para visitantes.

El primer “estirón” llegará en cuestión de dos meses de la mano de Ceetrus y Eurostars, empresa que se encargará de operar el nuevo hotel situado entre las calles Vázquez Varela y Urzáiz, justo frente a Vialia. La compañía prevé abrir sus puertas en septiembre, el mismo mes en que se inaugurará el complejo de ocio y comercio de Thom Mayne. En total, sumará 23 habitaciones repartidas a lo largo de unos mil metros cuadrados (m2). Con su apertura el sector hotelero local celebrará un doble estreno: el del propio hotel y el aterrizaje en Vigo de la firma Exe Hotels, la marca con la que Eurostars Hotel Company asumirá la gestión del alojamiento. Su matriz ya está presente en el municipio con el hotel Mar de Vigo, de Avenida de Beiramar.

La puesta a punto del alojamiento de Exe reforzará aún más el gran polo hotelero situado en el entorno de Urzáiz, donde a día de hoy se aglutinan ya más de una docena de negocios. Por las calles aledañas y los alrededores se reparten, entre otros, los hoteles Tres Luces, Occidental, Casablanca, Zenit, Ogalia, Alda, Pantón, Agua de Mar o Argentino. Además de por la cercanía de la estación de trenes, la apuesta hotelera se ve animada por la propia oferta de ocio y comercio que llegará de la mano de Vialia, que prevé construir solo en la cubierta una gran plaza de unos 23.000 m2.

Alba Villar

El Hotel Samil completa su estructura con la vista puesta en 2022.

 Casi 20 meses después del inicio del derribo del viejo Hotel Samil, su sucesor, el nuevo alojamiento proyectado por Attica21, de menor altura y mejor integrado en el entorno, luce ya en la parcela. La compañía ha finalizado los trabajos para levantar la estructura y prepara ahora la siguiente fase. Todo con miras a cumplir el calendario marcado por la operadora y que el alojamiento pueda abrir sus puertas a lo largo del verano de 2022. El hotel dispondrá de 125 habitaciones, piscina, spa, aparcamiento y salas de convenciones.

El otro gran fichaje hotelero es el de Attica21, que está levantando en Samil un complejo con 125 habitaciones, piscina, spa, salas para convenciones... En una estructura más armónica y mejor integrada en el entorno que su predecesor, la torre del Hotel Samil, derribada hace cerca de 20 meses. Los operarios trabajan en la parcela con miras a tener el hotel listo para el verano de 2022.

Los alojamientos de Exe Hotels y Attica21 no son en cualquier caso los únicos en incorporarse al listado local. Tras un cambio de propiedad y un lifting en profundidad, el antiguo Hotel América, situado en Pablo Morillo, cerca de Montero Ríos, ha reabierto sus puertas con nuevo nombre: Maroa. Sus plazas se anuncian en Booking, junto a las de otros hoteles que han reabierto durante las últimas semanas tras un parón obligado por el COVID y el pinchazo de la demanda.

Compartir el artículo

stats