Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia, el nuevo enemigo a batir de la Reconquista

Miembros de la organización de la Reconquista muestran los trajes de Aurora, Carolo, Cachamuíña, Manuela do Estanco, alcalde Vázquez Varela, Chalot y miliciano que lucirían en la representación de hoy si la pandemia no hubiese obligado a cancelarla. Ricardo Grobas

A José Manuel Veiga la Reconquista se le ha colado en el ADN. Tras más de dos décadas ligado a la fiesta y unos cuantos años empuñando el hacha de Carolo o calzando los zuecos de paisano vigués –lo que se tercie, en función del papel que le toque encarnar–, la representación con la que la ciudad rememora la expulsión de las tropas napoleónicas en 1809 se le ha filtrado hasta el tuétano para aflorar cada 28 de marzo.

El COVID anula por segundo año la fiesta del Casco Vello

En 2020 el COVID-19 le privó de esa sensación “in extremis”, casi en tiempo de descuento: el primer estado de alarma se decretó el 14 de marzo, dos semanas antes del domingo de la escenificación. Que en 2021 pudiese volver a ocurrir lo mismo sonaba entonces a ciencia ficción, una pesadilla imposible; la pandemia se ha alargado, sin embargo, y dos estados de alarma, varias desescaladas, tres olas y una campaña de vacunación mediante, el virus ha dejado de nuevo a Veiga y al resto de sus compañeros de la Asociación Veciñal do Casco Vello –organizadora de la Reconquista– sin la fiesta que este fin de semana debería transformar el barrio histórico en un hervidero de milicianos, soldados franceses, puestos de comida y bebida, música y, sobre todo, visitantes.

“Igual que echamos a las tropas francesas, echaremos también al coronavirus”

José M. Veiga Vecino del Casco Vello

decoration

José M. Veiga Vecino del Casco Vello

“Se lleva con mucha tristeza. A quienes vivimos la Reconquista, quienes parimos la fiesta, se nos rompe el corazón al no poder salir a la calle a celebrar y ver cómo se une la ciudad”. La sensación, recalca Veiga, es exactamente esa, la de “corazón roto”. Hace unos 20 años empezó a participar en la cita cuando era aún una iniciativa pequeña y modesta, acotada a la Praza da Constitución y que se organizaba con más voluntad que medios. Desde entonces la celebración ha ido creciendo hasta convertirse en un referente en Galicia y alcanzar, en 2019, la categoría de Fiesta de Interés Turístico Nacional. El crecimiento ha sido tan rotundo que Veiga, quien ha ejercido incluso como presidente de la asociación, tiene claro que –“aunque sea con máscaras”– la Reconquista volverá a las calles en 2022: “Igual que echamos a los franceses, echaremos al COVID”.

La cita aún no pudo estrenar su categoría de Fiesta de Interés Turístico Nacional, lograda en 2019

Para los organizadores la fiesta no se limita a un fin de semana de principios de primavera. Prepararla, gestionar sus detalles, coordinar a los cientos de participantes... Es un trabajo de meses que les obliga, prácticamente, a empezar a planificar una edición al poco de haber terminado la anterior.

“Requiere mucho trabajo, todo el año”, apunta Estrella Iglesias, que interpretó en 2019 a Aurora, personaje que homenajea a todas las mujeres que tomaron parte en la expulsión de las tropas galas en 1809 y que, junto a la tabernera Juana Rial o a Manuela del Estanco –incorporada en 2019– es uno de los escasos personajes femeninos de la representación. Al igual que Veiga, Iglesias admite que renunciar a la Reconquista este fin de semana “se vive con mucha tristeza”. “Para nosotros esta es la fiesta por excelencia”, comenta.

“Siendo razonables, este año no es viable realizar la fiesta tal y como se estaba haciendo”

Fiz Axeitos - Asociación vecinal

decoration

Fiz Axeitos - Asociación vecinal

Una de las personas que más horas y esfuerzos dedica a que milicianos y franceses puedan tomar el Casco Vello cada marzo es Fiz Axeitos, portavoz de la asociación vecinal. Al ver cómo evolucionaba la pandemia, hacia septiembre u octubre el colectivo ya descartó celebrar la Reconquista como siempre y empezó –explica Axeitos– a valorar diferentes alternativas.

Representación de la invasión francesa al mando del coronel Chalot y la destitución de Vázquez Varela en 2019 José Lores

Algunas se descartaron; otras salieron adelante, como la exposición instalada en los bajos de la sede vecinal –Cánovas del Castillo nº2– con más de 30 muñecos de porcelana caracterizados con los trajes del siglo XIX.

El colectivo también estrenará hoy un vídeo promocional a través de sus perfiles en Facebook, Instagram y YouTube.

La organización valora celebrar una representación a finales de verano

“Ya el año pasado se iba a abarcar más espacios, con más distancias”, recuerda Axeitos, quien recuerda que estaba previsto que en la representación participasen cerca de seiscientas personas. La asociación no renuncia, en cualquier caso, a la Reconquista de 2021, aunque deban replantearse sus fechas. Su presidente, José Fumega, desvela que “no descartan” celebrar una representación hacia finales del verano si la evolución de la pandemia y los ritmos de vacunación lo permiten.

“Ojalá podamos. La idea es que no pase un año más sin celebración; por lo menos hacer algo que permita celebrar esta efeméride, aunque no sea una fiesta de la Reconquista como tal, como hasta hace dos años. Dentro de esas limitaciones, con sentidiño, queríamos intentar hacer algo que mantenga viva la fiesta. Lo intentaremos”, anota Fumega. En mente tendrían poder celebrarlo dentro de varios meses, hacia septiembre u octubre.

Integrantes de la asociación vecinal llevan un perchero con los trajes de la Reconquista. Ricardo Grobas

El COVID ha tenido además un efecto directamente relacionado con la visibilidad de la Reconquista: le ha impedido disfrutar aún de su condición de Fiesta de Interés Turístico Nacional, una categoría que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo le concedió en julio de 2019. La primera edición con esa nueva etiqueta, que refuerza su visibilidad y “gancho” para atraer a visitantes de otros puntos de Galicia y el resto del país, debía ser 2020, pero la pandemia lo impidió. Tampoco en 2021 ha podido ser.

“Año tras año la Reconquista tiene más arraigo y potencial para el turismo de proximidad ”

Jaime Pereira - Asociación de Hoteles

decoration

Jaime Pereira - Asociación de Hoteles

Ayer los hoteles de la ciudad tenían de hecho un nivel de ocupación que rondaba el 15 o 20%, muy por debajo de la marca del 35 o 40% que alcanzarían en condiciones normales durante un fin de semana de Reconquista, con buen tiempo y a las puertas de Semana Santa. En 2018 la Asociación de Hoteles de Vigo (Ahosvi) calculaba, de hecho, que durante la fiesta el nivel de demanda repuntaba entre un 5 y 10%. “Actúa como un aliciente más; este año habríamos podido tener un fin de semana bueno”, lamenta su presidenta, Jaime Pereira. Además del propio impacto de la Reconquista, el veterano hotelero apunta otra clave de la fiesta: la visibilidad que le da a Vigo como destino. “Es una cita con potencial, sobre todo para el turismo de proximidad. Año tras año tiene más arraigo”, apostilla.

“Citas de este tipo ayudan a que se genere empleo y beneficios; pero el sector está desesperado”

C. Sánchez Ballesteros - Federación de Hosteleros

decoration

C. Sánchez Ballesteros - Federación de Hosteleros

Para la hostelería la anulación de la celebración se suma al resto de golpes que ha recibido del COVID a lo largo del último año. Las restricciones a la movilidad, que impiden por ejemplo la llegada de turistas de Madrid, Castilla y León o Barcelona, por ejemplo; las restricciones de aforo en los locales –50% en interior y 75% en las terrazas– y el cierre obligado de los negocios a las nueve de la noche dificultan ya de por sí que las facturaciones puedan ser como las de hace dos años. “Estos eventos siempre dan una alegría, hacen que el sector genere empleo y beneficios. En el caso de la Reconquista la cita ha ido aumentando su dimensión y es un aliciente más”, reconoce César Sánchez-Ballesteros, presidente de la federación de hosteleros de la provincia (Feprohos). En lugar de ese optimismo sin embargo, explica, los negocios afrontan los próximos días con “pesimismo”.

La huella económica: sin reservas extra en los hoteles ni refuerzo en la hostelería

La asociación de hosteleros del Casco Vello calcula que los negocios facturarán este año aproximadamente un 10% de lo habitual en la Reconquista. “La bajada de facturación es enorme con respecto a otros años. Esta es una de las principales citas que tenemos”, señala Juanjo Figueroa, su presidente. Otro de los flancos en los que se dejará sentir la anulación de la fiesta y los puestos callejeros es la contratación de refuerzos. Para hacer frente al “boom” de demanda lo habitual es que los hosteleros blinden sus plantillas; este año, sin embargo, con parte del sector inmerso todavía en ERTE parciales y los aforos restringidos, el escenario es completamente diferente.

“La bajada de la facturación en el sector ha sido enorme con respecto a otros años”

Juanjo Figueroa - Hosteleros del Casco Vello

decoration

Juanjo Figueroa - Hosteleros del Casco Vello

El colectivo no se resigna en cualquier caso a dar por perdida la Reconquista. Buena prueba es que impulsó, junto con los vecinos, el certamen gastronómico Retapas, que se organiza con la participación de una veintena de establecimientos del barrio histórico y que celebra hoy su último día. No será la única huella que deje la cita en Vigo. Hoy las autoridades celebrarán una ofrenda floral en la Plaza de la Independencia, la asociación Os Ninguéns organizará también un acto para la “reconquista de los derechos sociales” –a las 18.30 h, en Praza de América– y no se descarta tampoco que algunos hosteleros del barrio histórico vistan los trajes tradicionales.

En 2018 la organización calculaba que entre restauración, puestos y transporte la cita generaba más de un millón de euros

Buen ejemplo del impacto de la Reconquista lo ofrece Itos Domínguez, hostelera del Casco Vello. Que no se puedan llenar los aforos de los establecimientos y el desplome en la afluencia de visitas se traduce, en un local como el suyo, en que la facturación durante la Reconquista “adelgace” en cerca de 5.000 euros. “El impacto es tremendo. Lo normal en estos momentos es que hubiera miles de personas en el barrio”, apunta. Aunque calcular cuánto dinero genera la cita resulta complicado, en 2018 la asociación de vecinos realizó una estimación que puede servir de pista: solo entre la caja de los 250 puestos que se despliegan a lo largo del Casco Vello, los restaurantes, bares y hoteles del entorno, sumado al impacto en los buses de Vitrasa y los taxis, la Reconquista podía movilizar “más de un millón de euros”.

El triunfo de las ediciones va en gran medida ligado al parte meteorológico, que este año, irónicamente, acompañará durante todo el fin de semana. Ayer Meteogalicia registró cielos despejados a lo largo del día y termómetros que oscilaron entre los 6 y 19 grados. La previsión es incluso mejor para hoy: tampoco se esperan lluvias y los vaivenes del mercurio será incluso más agradables: 9 de mínima y 25 de máxima. De celebrarse, la de este año habría sido la 26 edición de la fiesta que conmemora la gesta de 1809.

Compartir el artículo

stats