Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crean una cooperativa para construir un edificio donde envejecer juntos

Buscan un terreno en cesión de uso para impulsar un "cohousing" y compartir convivencia

Los diez socios de la cooperativa, en Navia, donde esperan construir el edificio para convivir.

Los diez socios de la cooperativa, en Navia, donde esperan construir el edificio para convivir. // Marta G. Brea

Construir una edificación de uso residencial y social en la que, mediante derecho de uso, se pueda vivir y envejecer de forma colaborativa. Ese es el objetivo de un grupo de mayores de Vigo y Pontevedra que recientemente han creado la cooperativa Ancoradoiro. Se llevan reuniendo desde abril de 2017 y ahora se han formalizado creando esta sociedad de usuarios y consumidores. En la actualidad son diez integrantes y se encuentran captando socios para unirse al proyecto. La idea es conseguir que las administraciones (ya ha habido contactos con el Concello de Vigo y la Xunta de Galicia) les cedan un terreno en la ciudad olívica con derecho de uso en el que levantar un edificio donde poder convivir y envejecer juntos de forma activa. Se trata del conocido como cohousing y en este caso sería para personas de edad avanzada. Tal y como explica su presidenta, Lucía Calvo, con este proyecto buscarían mantener la autonomía, la dignidad y la capacidad de decisión sobre nuestras propias vidas".

El único requisito para sumarse a la cooperativa es tener entre cincuenta y setenta años y está pensado para ciudadanos de Vigo y toda la provincia con recursos "medios, con unos ingresos habituales de entre 1.200 y 1.500 euros mensuales aproximadamente". El proyecto plantea la creación de un edificio con tres zonas diferenciadas. En primer lugar apartamentos de unos sesenta metros cuadrados con terraza donde podrían vivir una o dos personas como máximo en caso de que sean amigos o pareja. Estos pisos son los espacios propios para preservar la intimidad. Otra parte del inmueble sería completamente social, de usos múltiples, donde realizar actividades en común como clubes de lectura o cursos de todo tipo y donde habría una cafetería. Esta área del edificio estaría abierta también al resto del vecindario. Y una tercera zona que sería como "una casa de reposo al estilo francés", es decir, un espacio destinado a personas con algún problema médico y que necesitan algún tipo de cuidado, con personal sanitario para atender sus necesidades.

Todo ello es el esbozo del proyecto, que aún está en una fase muy inicial a la espera de conseguir ese terreno. Ahora se encuentran entrevistando a personas interesadas en sumarse a esta iniciativa en el local que tienen en la calle Teixugueiras, en Navia. La inversión que necesitarían los socios para conseguir plaza en este cohousing les reporta un título que da derecho de uso del apartamento, a la zona social y a todas las ventajas de ese futuro edificio. En caso de querer irse en un futuro recuperarían esa inversión inicial necesaria. Posteriormente, cuando ya estuviesen viviendo en el inmueble únicamente harían frente a una cuota mensual todavía por determinar para financiar gastos (luz, agua...) y las actividades sociales.

Para conseguir ese terreno necesario para llevar a cabo este proyecto, Ancoradoiro confía en la aprobación del plan parcial de Navia, que prevé un aumento considerable del suelo edificable. Para ellos sería la ubicación ideal. "Es una zona segura y flexible con todos los servicios necesarios para gente de nuestra edad: centro de salud, Máis que Agua...", explica la presidenta de Ancoradoiro.

El cohousing que plantea esta cooperativa iría más allá de la convivencia y las actividades en el propio edificio. Para conseguir ese envejecimiento activo que buscan con este proyecto, la idea sería también "estar muy abiertos al entorno" en el que se ubiquen e incluso realizar viajes juntos.

"Debido a la curva demográfica que vive Galicia, a la administración también le interesa una iniciativa como esta. En esta comunidad nunca ha habido un cohousing de este tipo y creemos que funcionaría muy bien", explica Lucía Calvo.

Compartir el artículo

stats