Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El transporte cae a mínimos históricos, con un solo tren, bus y avión diario con Madrid

La demanda se hunde un 95% en la línea de Avanza, con 9 viajeros el lunes - La Xunta fija en un 80% el ajuste en sus rutas por carretera -La crisis suspende los servicios ferroviarios nocturnos y con Portugal

El coronavirus ha reducido a mínimos históricos las comunicaciones de Vigo. Tanto, que habría que remontarse muy atrás para encontrar una época en la que resultase más complicado viajar a Madrid, Barcelona u Oporto en transporte público. El mejor ejemplo lo deja la conexión con la capital del Estado, habitualmente la más nutrida, con varias compañías cubriéndolo a diario en Peinador, dos Alvia y un Tren Hotel directos operados por Renfe y una amplia oferta también por carretera. A raíz del estado de alarma decretado por el Gobierno, en Peinador se mantiene una sola frecuencia de la mano de Iberia, a la estación de trenes llega un único Alvia cada 24 horas que enlaza con Chamartín y en la terminal de autocares de Avenida de Madrid se da una circunstancia similar: solo funciona una frecuencia diaria, que cubre la empresa Avanza.

El descenso de oferta ha ido en cualquier caso a la par de la demanda. A comienzos de la semana pasada -cuando aún operaban más vuelos en Peinador-, pasaban por el aeropuerto una media de medio millar de viajeros diarios. Entre los autocares de Avanza, el martes apenas sumaban nueve pasajeros entre Vigo y la capital. Según apuntan desde la compañía, la afluencia de viajeros se ha desplomado cerca de un 95%. Un porcentaje similar maneja Vitrasa, que anota apenas el 12% del pasaje habitual, lo que se traduce en la pérdida de 66.000 viajeros diarios.

En algunos casos el impacto ha sido incluso más acuciado. Los vigueses que habitualmente se desplazaban a Barcelona han visto cómo Vueling suspendía su vuelo y Renfe restringía su oferta. La web de la operadora solo comercializa billetes para varios días a la semana y ha anulado su Tren Hotel.

También taxis y transporte de ría han padecido las consecuencias del Covid-19. Los primeros han visto desplomarse su labor. Los segundos activaron ayer un nuevo horario y estudiaban las últimas restricciones del Gobierno, que reducen su operativa en al menos un 70%.

Compartir el artículo

stats