El Sergas quiere detectar trastornos mentales o cáncer mediante saliva y sangre

Lanza una consulta preliminar al mercado para identificar también soluciones que redunden en terapias personalizadas para tratamientos contra la obesidad y más CAR-T

Un paciente recibe radioterapia.

Un paciente recibe radioterapia. / ALBA VILLAR

Si Galicia fue pionera en apuntarse a las soluciones que aporta la tecnología ultrarrápida de transmisión de datos 5G, vinculada a proyectos innovadores como el coche conectado, las ciudades inteligentes o la conexión masiva de objetos a la red, ahora quiere también posicionarse en la vanguardia en la adopción de un nuevo paradigma para transformar la atención sanitaria, la “medicina 5P”, que une prevención, predicción, participación, personalización y enfoque poblacional. En ese marco, entre otros objetivos, el Sergas quiere detectar de forma precoz cánceres o incluso trastornos mentales a través de pruebas con saliva o sangre.

En la actualidad ya se barajan posibilidades de detección temprana del Alzheimer a través de la presencia de cierta proteína en la saliva y se suceden hallazgos que asocian determinadas sustancias en la sangre con tumores concretos. Precisamente uno de los cinco retos que el Sergas plantea en la consulta preliminar al mercado del plan PRECISAÚDE, con el que quiere materializar esa medicina 5P, consiste en desarrollar kits de diagnóstico basados en biomarcadores con un triple objetivo: diagnóstico precoz, detección temprana de recurrencias y cribado de cáncer; diagnóstico temprano y seguimiento de trastornos mentales y anticipar y monitorizar la respuesta a tratamientos de obesidad.

Identificar un cáncer en fase temprana “aumentaría las posibilidades de éxito del tratamiento”, frente a los actuales “diagnósticos tardíos, costes elevados y baja eficiencia en las campaña de cribado poblacional”, señala el Sergas. La meta es obtener resultados en menos de cinco días a partir del análisis de muestras obtenidas de forma “mínimamente invasiva”, “idealmente orina, sangre o saliva”, en personas asintomáticas que constituyen la población de riesgo.

En obesidad, la meta es anticipar y evaluar cómo responde un paciente a un tratamiento nutricional para ir optimizándolo, lo mismo que en el ámbito de trastornos mentales, donde se busca identificar “tempranamente signos que indiquen susceptibilidad en el desarrollo de una enfermedad mental” y cambios en la evolución de pacientes diagnosticado mediante pruebas rápidas y no invasivas.

Galicia es la comunidad con más sobrepeso (43,5% de la población) y la segunda más obesa (24,9%) y Sanidade avisa de que estas “elevadas” tasas “van a suponer una carga progresiva para el Sergas” que se sumará a la ya existente por el envejecimiento de la población.

De hecho, cuando Sanidade ensalza las virtudes de la medicina 5P que pretende potenciar y que supone un abordaje basado “en el análisis de datos clínicos, genéticos y ambientales y de estilo de vida para poder diseñar tratamientos personalizadas y adaptados a las necesidades específicas de cada paciente”, alude al “impacto económico positivo” en el sistema al “reducir” los costes de tratamiento y hospitalización, “minimizar los errores de diagnóstico” y “optimizar” los recursos médicos.

En salud mental, la Xunta incide en cómo la pandemia ha “aumentado” estas patologías, cuyo diagnóstico se basa en evaluar síntomas y en entrevistas al carecer de pruebas que detecten biomarcadores. Y eso pide el Sergas, y que puedan localizarse en sangre o saliva.

Estas soluciones para el diagnóstico precoz son uno de los cuatro grupos de demandas que el Sergas pone sobre la mesa en la convocatoria de consulta preliminar de mercado para “PRECISAÚDE”, un plan para el que “baraja” un tope de 20 millones de euros que podrían ser financiados con fondos FEDER y un horizonte de ejecución de tres años, entre 2024 y 2027 si, tras el período de consulta con empresas, que finaliza a mediados de julio, destinado a “contrastar” la viabilidad de sus objetivos, decide a sacar adelante licitaciones para concretar los proyectos dirigidos a materializar una “mejor personalización inicial de los tratamientos”.

Las terapias CAR-T, las más novedosas contra el cáncer, son un ejemplo y se hallan en esa lista de deberes, junto a sistemas de simulación para el aprendizaje de personal sanitario y análisis genómico avanzado con plataformas por big data e inteligencia artificial.

Con el método de consulta preliminar de mercado Sanidade busca saber si hay candidatos interesados en participar y en qué grado de desarrollo se encuentran los productos o servicios que dan respuesta a los retos propuestos y que, en todo caso, deben superar las prestaciones ya existentes en el mercado.

Un simulador de entrenamiento en paradas cardiorrespiratorias

Sanidade incluye entre los desafíos de PRECISAÚDE sistemas de simulación innovadores para mejorar la formación de sanitarios en técnicas avanzadas para “prevenir complicaciones” y una atención más eficaz. En concreto, expone que entre las técnicas para la atención a la parada cardiorrespiratoria que “aumentan” la supervivencia está el uso de membranas de oxigenación extracorpórea, una máquina que suple la función cardíaca, pulmonar o ambas. Según el Sergas, si hay un fallo en esa máquina, el paciente fallece en minutos y añade que la supervivencia está condicionada también a la formación y experiencia del centro, de ahí la importancia de contar con un simulador “físico” y “tangible” en técnicas para afrontar complicaciones. Además quiere disponer de soluciones de simulación del tratamiento de heridas crónicas, en sintonía con el programa “Úlceras fóra”, que persigue evitar el que la Xunta juzga “uno de los principales problemas de salud, social y económico”.

En la diana, terapias para tumores sólidos y enfermedades inmunes

En la actualidad, las terapias más avanzadas contra el cáncer, como las CAR-T, basadas en células del propio paciente modificadas para luchar contra las cancerosas, obtienen ya resultados de remisión en cáncer hematológico entre el 50% y el 80%, explica Sanidade en el documento de consulta preliminar de PRECISAÚDE. Desarrollar y aprobar nuevas CAR-T, incide, supone “la gran esperanza futura” para tratar enfermedades que no responden al tratamiento en cáncer y en otras dolencias de base inmune y enfermedades raras.

En la consulta preliminar, el Sergas expone su demanda de (inmuno)terapias celulares avanzadas que “deberán cubrir las fallas del mercado en ámbitos como cáncer hematológico, tumores sólidos, enfermedades inmunes y enfermedades crónicas y degenerativas” y apunta que podrían producirse en el centro de terapias avanzadas que en la actualidad encara la fase final de puesta en marcha.