Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quince mil familias, obligadas a cambiar de casa en cinco años al no poder pagarla

Son el doble que hace una década | El encarecimiento de los alquileres motiva estas mudanzas forzosas | Otras 7.200 aseguran que también necesitan algo más barato

Piso en alquiler. Gustavo Santos

Los alquileres baten récords en Galicia con subidas que duplican el incremento salarial registrado en los últimos años. En este contexto las familias tienen que apretarse mucho el cinturón para pagar la renta mensual, pero en ocasiones no es suficiente y no les queda más remedio que empacar sus pertenencias y marcharse. Casi quince mil hogares se vieron obligados a cambiar de casa en los últimos cinco años en busca de algo más económico. Las dificultades para costear una vivienda se han acrecentado. Cada vez son más quienes se ven forzados a una mudanza ante la imposibilidad de afrontar sobre todo el alquiler. Así, en una década se duplicaron las familias que se cambian a una casa más barata.

mudanzas de los gallegos W

Según los datos del Instituto Galego de Estatística, en el periodo comprendido entre 2005 y 2010 fueron solo 8.780 las familias obligadas a cambiarse de casa por motivos económicos. Sin embargo, llegó la Gran Recesión, explotó la burbuja inmobiliaria y se dispararon los precios de los pisos y las hipotecas. Las familias se vieron ahogadas y 16.600 abandonaron su hogar entre 2010 y 2015 en busca de algo más económico. Finalmente en 2020 estalló la pandemia de COVID y se desató una nueva crisis económica que puso contra las cuerdas a las familias, que ya venían soportando desde años atrás precios en los alquileres cada vez más inasumibles. En ese año un total de 14.380 hogares declararon que habían cambiado de casa en los últimos cinco años por motivos económicos.

Aunque la estadística del IGE no especifica cuántas de estas familias vivían de alquiler y cuántas pagaban una hipoteca, los expertos tienen claro que la razón principal de estas mudanzas forzadas son los elevados precios en los arrendamientos.

Desde 2015 los alquileres se encarecieron un 24 por ciento en Galicia. Solo en el último año su precio subió un 8 por ciento, según los contratos formalizados ante la Xunta, y los arrendamientos cuestan ya lo mismo que las hipotecas.

En todo caso, a la dificultad para pagar el alquiler se puede sumar este año una revisión al alza de los préstamos hipotecarios debido al incremento del euríbor que ha sido consecuencia de la subida de los tipos de interés con la que se busca hacer frente a la escalada de la inflación.

Es decir, si hasta ahora alquilar salía caro, a partir de este año hipotecarse también requerirá un mayor esfuerzo económico.

Mientras los cambios de vivienda motivados por la búsqueda de una casa más grande, más nueva, mejor equipada o con mejores servicios (32.500 familias en los últimos cinco años) han disminuido en la última década, por el contrario se han disparado desde 2010 las mudanzas por causas económicas, según acreditan las estadísticas del IGE.

Y a las 14.380 familias que se van de casa a otra más barata podrían sumarse otras 7.200 más en breve pues reconocen que, aunque todavía permanecen en su domicilio, necesitan cambiar de vivienda a otra que no les resulte tan costosa.

Estas familias prefieren mudarse y buscar algo más económico y evitar así un desahucio por impago. En los últimos seis años los juzgados decretaron 9.728 desalojos por alquileres y se ordenaron 7.775 ejecuciones hipotecarias en la comunidad gallega.

Compartir el artículo

stats