Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alquiler en la ciudad es un 10% más caro tras la pandemia y ya supera los 500 euros de media

Pontevedra es la tercera urbe de Galicia con los precios más altos tan solo superada por A Coruña y Vigo | En los barrios más cotizados del centro se rozan los 600 euros de media | Abril, el mes más caro de la historia

Vista de parte del casco urbano de la ciudad de Pontevedra desde el hospital Montecelo | // GUSTAVO SANTOS

Dentro de la subida desbocada de precios, el alquiler no es una excepción. Arrendar un piso en Pontevedra es ahora mismo un 10% más caro que justo antes de la pandemia. Por primera vez desde que el IGVS tiene registros el precio medio en la ciudad supera, por primera vez, los 500 euros.

El incremento de los precios del alquiler ha sido una tónica durante los últimos diez años. Desde 2014, cuando el importe medio era de 391 euros; el coste de los nuevos contratos de arrendamiento firmados tan solo bajó en 2015, cuando se situó en 361 euros. A partir de ahí, el precio mensual fue subiendo hasta los 459 euros de 2019 y los 485 de 2020. En el último año, el 2021, así como en los dos primeros meses del actual, los precios han subido hasta 48 euros mensuales con respecto a principios de la pandemia, es decir, casi un 10% para situarse en los 506,4 euros a finales del pasado ejercicio y en los 506,7 euros mensuales en febrero pasado.

El incremento del precio del alquiler no ha impedido un cierto auge de la firma de nuevos contratos a pesar del parón generado por la pandemia (2020 fue el año con menos arrendamientos desde 2016, probablemente por el confinamiento), de tal manera que en la ciudad se depositaron el año pasado un total de 1.173 fianzas tras la firma de otros tantos contratos, el número más alto de toda la serie histórica que abarca hasta 2014.

Por barrios

Los datos del IGVS, organismo dependiente de la Xunta, también analiza las cantidades y los contratos por distritos, dependiendo de la ubicación del inmueble. Un vistazo a estas estadísticas permiten encontrar diferencias medias de hasta 246 euros en los arrendamientos que se pagan en los barrios y parroquias periféricos de la ciudad frente al centro, sin contar las parroquias más alejadas del casco urbano. Y es que el rural, pese al tirón que tienen las viviendas unifamiliares tras la pandemia, al menos en cuanto a la venta, no parecen registrar un auge en lo que se refiere al alquiler, con cero contratos en Campañó, Cerponzóns, Xeve, Bora o a Canicouva.

Hay diferencias medias de hasta 246 euros en los arrendamientos que se pagan en los barrios y parroquias periféricos de la ciudad frente al centro

decoration

Todo el centro, incluido en un perímetro trazado por los barrios de Mollavao, zonas de Salcedo, Estrigueiras, Campolongo, Eduardo Pondal, Doce de Novembro, José Malvar y delimitado por el río Lérez a lo largo de Orimallar, cuenta con alquileres superiores ya a los 500 euros, algo que no ocurría hace un año.

La zona más exclusiva se sitúa en torno al eje de la Avenida de Colón, Reina Victoria y Michelena, Rosalía de Castro y Campolongo, y las calle adyacentes a la “milla de oro” de Benito Corbal, así como la prolongación de Loureiro Crespo hasta Doce de Novembro. En esta zona, se registra la media más cara de alquiler de la ciudad de un total de 562 euros.

En un abanico que va desde los 400 a los 500 euros se sitúa la zona este, entre Doce de Novembro y A Parda, aproximadamente (medias de 491 euros); así como O Burgo, en donde la media de las fianzas prestadas es más barata, de 431 euros en el entorno de Juan Bautista Andrade. En este mismo rango se mueven los alquileres en Estribela o en Os Praceres. Para encontrar medias por debajo de los 400 euros, hay que acudir a zonas como Lourizán, Marcón o en Monte Porreiro, con una media en este último barrio de 370 euros mensuales de alquiler.

El del IGVS no es el único estudio que confirma la subida del alquiler en Pontevedra en los últimos meses. También portales inmobiliarios como Idealista sitúan a Pontevedra entre las 18 capitales de provincia españolas que el pasado mes de abril batieron su récord en cuanto a los precios que se pagan por arrendar una vivienda.

Según este portal, el precio medio en la ciudad del Lérez se situó en los 7,2 euros el metro cuadrado, lo que dejaría un piso de tamaño medio de 80 metros cuadrados en unos 576 euros mensuales, según este portal inmobiliario.

Comparativa con otras urbes

Volviendo a los datos del IGVS, la estadística señala que Pontevedra es la tercera ciudad más cara de Galicia para alquilar. Tan solo la superan A Coruña con una media de 546 euros mensuales; y Vigo con 531,1 euros.

Tan solo A Coruña y Vigo tienen precios medios más bajos, según el IGVS

decoration

La ciudad del Lérez, con su media de 507 euros está por encima de una ciudad con una fuerte demanda de alquiler por su vocación universitaria como es Santiago (con 465 euros), así como Ourense (414 euros de alquiler medio), Lugo con 370 euros y Ferrol con 366 euros de renta media y que es la ciudad más barata de Galicia de las siete grandes urbes.

Pontevedra es también la ciudad de Galicia en la que menos fianzas se depositaron en lo que va de año.

En medio de esta subida del alquiler de la vivienda también aparece el auge de las viviendas turísticas, que no para de crecer. Según los últimos datos, había un total de 315 en diciembre pasado en la capital de la provincia.

Sorteo en junio para la adjudicación de viviendas de promoción pública a personas en lista de espera

El Instituto Galego de Vivenda e Solo en Pontevedra también hizo público en los últimos días el anuncio mediante el cual se inicia el proceso de selección anual de personas adjudicatarias en espera para viviendas de promoción pública en segundas y posteriores adjudicaciones para el Concello de Pontevedra. Actualmente, hay un total de 923 personas inscritas en estas listas de espera en el municipio, de las que la mayoría, 605, solicitan una vivienda de promoción pública en régimen de alquiler. Otras 209 también optan a un arrendamiento aunque con opción de compra y 52 estarían dispuestas a afrontar la compra de la vivienda de promoción pública.

El sorteo, que se realizará ante notario el próximo 3 de junio en las instalaciones del IGVS en la calle Alcalde Hevia, determinará quienes son las personas adjudicatarias de las viviendas de promoción pública que se encuentran vacantes en las actualidad. Las personas adjudicatarias dispondrán de un plazo de diez días hábiles para aceptar o renunciar a la adjudicación y, en el caso de aceptar, deberán efectuar dentro del plazo indicado el ingreso de la fianza de los gastos que procedan. La vigencia de la lista resultante de este sorteo será de un año, contado a partir de la fecha en la que se apruebe la lista definitiva de personas adjudicatarias en espera y se utilizará por riguroso orden de prelación para las vacantes que se produzcan en el municipio durante su vigencia.

Compartir el artículo

stats