Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómo evitar que se pierda talento investigador en Galicia

Trabajo científico en un laboratorio universitario. | // ANDREA COMAS

La Xunta considera que ni los campus ni las empresas de la comunidad dan abasto para contratar a todos los investigadores formados en las universidades gallegas. Desde InvestiGal, Zulema Varela defiende que en Galicia “no sobra talento, sino que el problema está en el tejido productivo”. El investigador sanitario Carlos Spuch lo plantea de otro modo, pero va en la misma línea: Hay países, como los nórdicos, Estados Unidos o Australia, que no solo son capaces de absorber a su gente, sino también a científicos procedentes de Galicia y del resto del país que acuden buscando trabajo, alega. ¿Su secreto? Contar con empresas que pueden asumirlo, no solo vivir centrados en el “turismo”. “Lo hemos visto en esta crisis: cualquier cosa tecnológica que necesitamos la teníamos que comprar fuera”, reprocha. Pero avisa: un ecosistema así no se configura de la noche a la mañana. Y además hacen falta inversiones, apuntan desde InvestiGal.

La bióloga Zulema Varela, portavoz de InvestiGal, Rede Galega pola Investigación, concede que la Xunta hace en el Plan Galego de Financiamento Universitario un diagnóstico acertado” de la situación del colectivo del que forma parte y que su entidad defiende, pero le recuerda que “está en sus manos el resolverlo”. En el fondo, se trata de inversiones. Por un lado, para “fortalecer” el tejido empresarial y que apueste por la I+D+i”. Lo ideal sería concienciar a las compañías de “la importancia” de esta apuesta, pero ayudas de la Xunta pueden servir de estímulo. Pero también se precisan fondos para actuar en la segunda pata que menciona el Ejecutivo gallego: estabilidad con plazas en los campus.

Propuestas de InvestiGal

“El punto fundamental es que tienen que crear una institución similar a lo que tiene Cataluña con el ICREA o País Vasco con Ikerbasque que estabilice a los investigadores sin depender de la docencia”, señala. El objetivo es hacer que los científicos formados con dinero público “puedan investigar en Galicia y retornar la inversión que se hizo en su formación”.

Una de las dificultades que detectó la Xunta para la “estabilización” de los investigadores en los campus es que el proceso vaya ligado a la docencia. Para Varela, teniendo en cuenta que “al final donde se hace investigación es en las universidades”, estas deberían ofertar plazas simplemente” de investigadores. Habría precedentes en Cataluña, pero otra vez sale a relucir el tema de los fondos. En los campus hallan buena recepción, “pero siempre dicen lo mismo, que no hay dinero”, explica. Al respecto, menciona la oportunidad que suponen las mayores cuantías para investigación que van a recibir las universidades hasta 2026 e insta a pensar no solo en infraestructuras, sino en quién trabaja en ellas.

En el Plan, la Xunta sugiere entre las acciones de mejora la posibilidad de rediseñar la segunda etapa de la formación posdoctoral hacia un programa “de más alcance”. InvestiGal reclama a su vez “definir una carrera investigadora digna” en la que “al menos cuando empiezas sepas que puedes tener un final, que es la estabilización, que puedas tener esa opción”, indica Varela. “No decimos que todo el mundo tenga que acabar estabilizándose porque hay mucha gente que lee la tesis y luego no la acaba”, aclara.

Una carrera investigadora completa en Galicia

“Muchos tenemos el contrato posdoctoral de la Xunta que finaliza ahora en mayo y nos vamos al paro”, explica. Ahora les tocaría aspirar a una Ramón y Cajal, del Gobierno central, pero lo suyo, sostiene, sería poder tener acceso a una carrera investigadora cerrada en Galicia, sin tener que recurrir al final a un programa estatal, porque además los programas previos en la comunidad son “buenos”. “¿Por qué la Xunta no sigue apostando por nosotros ya que apostó antes?”, plantea.

Proyecto a largo plazo

Por su parte, Carlos Spuch, investigador senior de Neurociencia Traslacional del Instituto de Investigación Galicia Sur, apela a diseñar la solución para absorber al personal de I+D con “perspectivas de futuro”. Del lado empresarial tecnológico, pasa por “crear muchas empresas; unas funcionarán y otras no, pero con los años se genera una estructura”. Pueden recibir ayudas, aunque censura que en España las empresas suelan escatimar en I+D.

Del lado de la universidad, indica que los campus ofrecen plazas al tener necesidades docentes, no para montar un laboratorio puntero, pero hay países con figuras centradas en investigar. Finalmente, cita ejemplos foráneos de estructuras que combinan conocimiento y empresas. En esos focos, dice, es donde se generan los empresarios del mañana, trabajadores de alto perfil técnico y cultural y el dinero necesario para seguir invirtiendo.

Compartir el artículo

stats