Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acuerdo de financiación de campus y Xunta: 3.200 millones

Manuel Reigosa, Román Rodríguez, Antonio López y Julio Abalde, ayer, en Santiago. | // XOÁN ÁLVAREZ

Los rectores de las tres universidades de la comunidad recibían ayer como una “muy buena noticia” para las instituciones que dirigen y para Galicia el haber sentado con el Gobierno gallego las “bases” del nuevo plan de financiación universitaria, que prevé la movilización de 3.208 millones de euros en los campus gallegos en el quinquenio 2022-2026. Es una cantidad que implica un 30% más que la previsión inicial del plan anterior y un 20% si se comparan las cifras con la versión final y además, según el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, “supone que las universidades gallegas recibirán el mayor apoyo de la historia por parte de la Xunta de Galicia”, después de un año de prórroga del anterior acuerdo que se tradujo en una inversión de 1,2 millones de euros/día.

La cuantía del nuevo plan –un acuerdo de “gran trascendencia”, subrayó Rodríguez– es superior a la avanzada por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feióo, hace varias semanas y se traduce, según explicó el secretario xeral de Universidades, José Alberto Díez de Castro, en una aportación directa de la Administración autonómica de 2.488 millones de euros, más otros 720 millones que irían ligados a convocatorias públicas de otros departamentos de la Xunta, el Estado o Europa. La financiación estructural supondrá dos de cada tres euros.

Listo para el nuevo año

Las aportaciones del plan de financiación, que debe pasar aún por el Consello Galego de Universidades y el de la Xunta, pero que la Consellería de Educación aspira a tener en vigor el 1 de enero de 2022, se dividen en dos fondos: la financiación no condicionada y la de investigación, relativa al fomento de I+D+i, convenios y captación de talento en convocatorias de concurrencia competitiva.

La parte no condicionada incluye seis subfondos: coste estándar, gasto corriente y mantenimiento de infraestructuras, complementos retributivos y compensación por matrículas, costes asociados al funcionamiento del Sistema Universitario Galego, el nuevo Fondo de Estabilidade Financeira y el panel de indicadores vinculados al cumplimiento de resultados en 41 parámetros por cada universidad. El Fondo de Estabilidade, que se estrena el año que viene, forma parte del capítulo no condicionado el primer año de vigencia, pero su mantenimiento irá ligado a objetivos, entre ellos el reformar titulaciones duplicadas o con poca demanda.

También será determinante la parte cualitativa del plan, indicó Rodríguez, que es la que traduce las metas que se quieren alcanzar, como son la internacionalización –promoviendo el posicionamiento de los campus en niveles “competitivos” en los rankings–. abrir las relaciones entre los campus y el mundo laboral y la apuesta por la docencia innovadora, la investigación avanzada y la sostenibilidad social y ambiental.

Buena acogida por parte de los rectores

Al plan de financiación se añadirá otro específico de infraestructuras, cuya oportunidad defendieron los rectores. Estos mostraron su sintonía con la Xunta y con el espíritu de “colaboración y coordinación” ensalzado por esta. Compartieron con el conselleiro cómo el plan permite “blindar” las aportaciones autonómicas y otorgar una perspectiva de “seguridad” y “certeza” para planificar. Ese aspecto lo resaltó el rector de la Universidade de Santiago, Antonio López, y sus homólogos de Vigo, Manuel Reigosa, y de A Coruña, Julio Abalde, lo suscriben. Reigosa destacó cómo el plan va a hacer que el sistema universitario gallego, que ya es “bueno”, “sea todavía mejor” al contar con incentivos para ello, y Abalde subrayó cómo el plan otorga “certezas” para desarrollar políticas propias, estabilidad y suficiencia presupuestaria.

Compartir el artículo

stats