Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia

El clic no gana (aún) al boli bic

Apocalípticos e integrados del uso de nuevas tecnologías en Educación coinciden: son imparables

Dos alumnos celebran sus 
logros ante una pantalla.  | // FDV

Dos alumnos celebran sus logros ante una pantalla. | // FDV

El power point nos hace estúpidos. Eso dice el libro “El pensamiento power point”, una crítica cuyo impacto en EE UU ha sido tal que el popular programa de presentaciones ya está prohibido en muchas universidades norteamericanas. Pero aunque parezca actual, la famosa herramienta de Microsoft fue lanzada al mercado en 1987 y sus bondades y defectos han sido testados durante tres décadas. Entre las últimas, que el aprendizaje del estudiante se queda solo con una palabra, pero no con el contenido.

Abalar mobil, Wappababies o Google Calendar se han convertido en herramientas (casi) imprescindibles en el actual sistema educativo gallego desde Educación Infantil y Primaria hasta Secundaria y cuya eclosión al calor de la pandemia puso de relieve algo irrefutable: son imparables. Facilitan la comunicación y son ágiles. Pero el terreno abonado por las TIC en la enseñanza, que contó con la admiración de docentes, alumnos –e incluso padres– desde su incorporación a las aulas, plantea a diario interrogantes sobre sus límites.

¿Educación totalmente virtual en algunos casos? ¿en cuáles?; ¿se desterrará el texto, o el papel, o se hibridará con el libro digital? Y, como en todas las revoluciones culturales, surgen apocalípticos e integrados. Docentes gallegos (y expertos en tecnologías y didáctica) plantean los beneficios y también advierten de los peligros.

Para muestra, un botón: más de ochenta centros estrenarán en Galicia libro digital el próximo curso, pero 22 rechazan extenderlo a 3º y 4º de ESO, según adelantó FARO. ¿Por qué vetan la presencia de E-Dixgal en sus aulas?

Algunos de los centros –entre los que se encuentra en Vigo el IES República Oriental do Uruguai y el CPR Plurilingüe San Blas, de Vista Alegre, prefieren mantener el portátil en 1º y 2º de ESO. El claustro del IES Gonzalo Torrente Ballestero, en Pontevedra –otro de los que se ha negado– le traslada a la Consellería una treintena de motivos: entienden que en 3º y 4º de ESO va a “entorpecer” o “limitar” el desarrollo de ciertas habilidades motrices y el trabajo “centrado” o llevar “mucho a la concreción”. “Pasan muchas horas ya con los móviles y consideramos que no es bueno añadir más horas de pantalla”, argumentaron también.

El profesor Miguel Zabalza. Fdv

El debate está servido. “Las nuevas tecnologías han llegado para quedarse. La cuestión no es decir sí o no. Ya es un periodo largo de transición cultural y no tiene mucho sentido hacer de apocalípticos”, valora el profesor de Pedagogía y Didáctica de la USC, Miguel Zabalza.

El docente cita a Neil Postman y Charles Weingartner (1969) autores de “La enseñanza como actividad subversiva” para demandar de la enseñanza la función de termostato: Un lugar en que se enriquezca la experiencia y el mundo de los alumnos. “Es muy aplicable a la educación con medios tecnológicos”, profundiza el experto. “En Educación infantil, ¿será bueno que los niños dispongan de ordenadores? Por supuesto, pero quizás tener una vaca sería más enriquecedor, porque el PC ya lo tienen en casa, mientras que para ellos ver un vacuno sería sorprendente, además de descubrir qué come”, ilustra Zabalza gráficamente.

“¿Es bueno que tengan PC en Educación Infantil? Sí, pero quizás sería mejor una vaca”

Miguel Zabalza - Profesor Pedagogía y Didáctica

decoration

Del mismo modo y siguiendo esa línea, “a los más mayores, que solo leen en la tablet, habría que ofrecerles escritura a mano y experiencias que pueden ser un placer como el libro impreso”, añade. “No podremos prescindir de las tecnologías porque nos ayudan mucho a comunicarnos”, valora. “Pero sería negativísimo que la enseñanza universitaria fuera virtual. El regate corto y la relación próxima es fundamental en esta educación si no queremos que solo aprendan contenidos; sobre todo si van a trabajar con personas. Me horrorizaría tener un médico que se ha formado virtualmente”, añade.

El profesor José Durán.

El profesor José Durán. Fdv

El profesor universitario se muestra sorprendido por el déficit de lectura de los jóvenes. En esa idea coincide con el profesor de Sociología de la UVigo, José Durán: “Para mí el problema no es la tecnología como instrumento, sino como medio de llegar a la realidad” –explica– “el peligro no es que tengas un ebook en vez de un libro en papel, esa dicotomía”.

“El problema es el modo de acercarte a la información en el mundo digital: como un surfista”

José Durán - Profesor Sociología

decoration

Para Durán “el problema está en el modo de acercarte a la información en el mundo digital: como un surfista que, sin meterse mucho en el agua, surfea las olas”. Una forma de recorrer la información de forma superficial, sin un acercamiento gradual (o inmersión) como el del conocimiento más tradicional.

“Un conocimiento centrado en la innovación valora sobremanera los medios digitales. Ahí está el problema: ¿puede haber algo nuevo si no es a la luz de lo que le ha precedido?”.

Más partidario de la enseñanza con tecnología se muestra el profesor del CEP Santa Tegra Manel Rives. Aboga por el uso de tecnología transparente o el desarrollo del pensamiento creativo. ¿Cómo? Con la potenciación del STEAM– el acrónimo en inglés de Science, Technology, Engineering, Arts y Maths–.

Manel Rives, profesor. Fdv

“Una forma holística de ver el aprendizaje en el que en la parte creativa se desarrollan muchísimo más que haciendo uso de un acercamiento en donde la creatividad y el diseño prácticamente desaparecen y que ahora mismo está en muchas autonomías, incluida Galicia”. Aún así, se plantea: “¿Qué hace con la tecnología de la que disponemos en las aulas actualmente?

“No se está transformando la educación. Se hace lo mismo que en papel, pero con lucecitas”

Manel Rives - Profesor Santa Tegra Vigo

decoration

Se debería de plantear la mejora de las capacidades ejecutivas del alumnado, como la atención y concentración, que es tan importante o más como el contenido”. En ese plano, Rives lamenta que “las Administraciones, que son las que más están invirtiendo en introducir tecnologías en el aula no tienen un planteamiento serio”. “Los docentes y escuelas no tenemos ninguna capacidad de decisión” –critica– por lo que se ha llegado, en sus palabras, a una situación de “cacharreo institucionalizado”.

“La estrella es un libro digital para consumir contenidos, como la la lección de toda la vida, pero bastante mejorable a nivel de software. Lo coges, o lo dejas. No se está transformando la educación. Es lo mismo que se hacía en papel, pero con lucecitas. El cambio que implica una transformación de índole tecnológica, no se está haciendo. Y la metodología falla porque no existe.

Hay una regresión absoluta de sistema en los últimos 20 años, una involución metodológica. Se crea la idea del dispositivo por el dispositivo”, lamenta Rives. “Tenemos a nuestro alcance una enorme cantidad de Apps y plataformas respetuosas con los menores y que deberíamos estar usando.

Además de permitir a los centros adquirir hardware y software mucho más apropiado. Por contraste, “se ha enfocado el uso tecnológico en mantener al alumno delante de la pantalla en tiempo de clase dejando la calidad”, critica.

“Hacemos desde postcast a vídeo y se puede evaluar cómo va el alumno”

Marcos Pérez - Trainer de Google y profesor

decoration

Transformar la educación paso a paso, a través de las TIC es el objetivo que tiene el Colegio María Inmaculada (Carmelitas) de Vigo. El coordinador del área de TIC, Marcos Pérez defiende esta iniciativa que funciona desde hace tres años. “No prescindimos de los libros de texto ni de escribir en libretas, se trata de complementar”, señala antes de destacar que, para el alumnado, es “mucho más motivador” que las lecciones se impartan con la ayuda de las herramientas tecnológicas, como pueden ser Google Maps o Google Drive.

Mejor, leer en papel


Un análisis de decenas de estudios concluye que leer en papel mejora la compresión lectora, pero numerosas voces defienden que enfrentar papel y pantallas es plantear una falsa dicotomía. Más de cien académicos europeos participaron durante cuatro años en el proyecto de la Unión Europea e-Read (Evolución de la lectura en la era de la digitalización) para responder a esta cuestión. Partían de la base de que el soporte no es neutral y querían averiguar si la lectura en pantalla podía afectar al proceso de cognición, comprensión y retención. Los diferentes paneles de expertos mostraron que la lectura en papel facilita la concentración y también la adherencia cognitiva a largo plazo. La pantalla en cambio, favorece la lectura de barrido, más fragmentaria y superficial.

Compartir el artículo

stats