Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los nativos digitales no existen.... en 6º de primaria

Imagen de archivo de un aula con E-Dixgal. | // IÑAKI OSORIO

Nacer con un móvil, una tablet o un portátil con conexión a internet bajo el brazo no implica venir al mundo aprendidos en lo que respecta a las nuevas tecnologías, de ahí que, en comunidades como la gallega, siguiendo a expertos, se apueste por la enseñanza en las aulas de las TIC a través de materias como puede ser “Identidad digital”. Un estudio entre escolares de 6º de primaria confirma que los niños gallegos están “lejos” de ser nativos digitales. Su conocimiento es “moderado”.

La pandemia puso a prueba las aulas gallegas. Tanto alumnos como docentes tuvieron que actualizarse de golpe y aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías para sacar el curso adelante. Dificultades hubo de ambos lados. Un artículo en la Revista Latinoamericana de Tecnología Educativa a partir de una encuesta realizada a escolares gallegos de 6º de primaria (12 años) en el curso previo al coronavirus confirma que los estudiantes llegaron al confinamiento con carencias en el manejo de la competencia digital.

Según los datos recopilados en el trabajo, que incluye un apartado cualitativo y otro cuantitativo a partir de una muestra conformada por 630 menores, “el desarrollo” de la competencia digital entre los escolares gallegos que estaban matriculados en 2018/2019 en el último curso de primaria era “moderado”. De ese modo, “hacer frente a una enseñanza virtual de forma abrupta, no ha tenido que ser una tarea fácil para un estudiantado que presentaba, antes de la pandemia, escasas habilidades en la búsqueda de información y su almacenamiento, dificultad para resolver complicaciones técnicas y incluso dificultad para la colaboración en espacios digitales”.

Así lo recoge el artículo firmado por Esther Vila, Ana Rodríguez y Esther Martínez, del departamento de Pedagogía y Didáctica de la facultad de Ciencias de la Educación de la Universidade de Santiago, donde se destaca asimismo que su investigación revela dos elementos que consideran “claves” en un futuro “incierto”: el papel de la competencia digital y la “importancia” de la escuela en su desarrollo. A su juicio, “se trata de abordar y compensar las diferencias que se generan en los distintos hogares, integrando las tecnologías en la vida del aula, para poder hacer frente a los retos que han llegado”, sostienen, “para quedarse”, y que sintetizan en “una educación y, sobre todo, una sociedad digitalizada”.

En conocimientos solo aprueban, pero llegan al “notable” en predisposición

Tras una fase de “evaluación” de la competencia digital a la que respondieron 630 alumnos de centros escolares públicos, escuelas con proyectos de inmersión en TIC incluidas, el estudio concluye que al final de educación primaria el alumnado gallego sale en general con un nivel “medio”, traducido en una puntuación de 5,96 sobre 10, pero esta “nota” incluye la valoración de conocimientos y capacidades y actitudes. Para las autoras, esos cerca de 6 puntos muestran que “nos encontramos lejos” de los denominados “nativos digitales”.

Si se obvian las actitudes y se analizan solo conocimientos y capacidades, la puntuación promedio vendría a corresponderse con un aprobado (5,1 sobre 10), apuntan. En cambio, al valorar solo las actitudes llegan a un “notable”. Eso supone que muestran una mayor predisposición a las TIC que conocimiento y “capacidad real de uso de las tecnologías y de los medios digitales”, señala el informe.

Las principales fortalezas de los alumnos, es decir, aquellos aspectos en los que manifiestan un mayor conocimiento, serían seguridad y comunicación, mientras en el ámbito de creación de contenidos destacan por lo contrario. A las investigadoras también les “llama la atención la baja puntuación media alcanzada en el área de información” dado que, alegan, “por lo general, la más trabajada en el ámbito escolar”. Podría asociarse, señalan, a la “superficialidad” con la que se aborda, ya que no solo implica busca de información, sino evaluarla y almacenarla. A partir de una fase cualitativa del estudio, apuntan que se trata de procesos que el alumnado “realiza de forma intuitiva, sin reflexión y análisis”.

En cambio, en el campo de la seguridad se notaría cómo las familias están “concienciadas” de los peligros de internet y, en concreto, de las redes. Por lo que respecta a la comunicación, la segunda competencia mejor puntuada, empieza a tener “especial importancia” a los 12 años, para la interacción con iguales.

Para explicar por qué hay aspectos de un área con un desarrollo “desigual”, alegan que los alumnos “destacan” en las habilidades que “más utilizan” a diario y que implican conocimientos “más superficiales”, como los conocimientos para ser “mañosos” en los videojuegos o el envío de fotos o vídeos a sus amigos, que se “traspasan” también al ámbito académico.

Compartir el artículo

stats