Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gallegos con destino México

Los exiliados republicanos, apoyados por el Gobierno del presidente Lázaro Cárdenas, encontraron a una ya consolidada emigración que, en general, los recibió con los brazos abiertos

Gallegos en México

El homenaje a Florencio González Gurriarán, al que este año se ha dedicado el Día das Letras Galegas, ha puesto en valor el papel jugado por México como país de acogida de exiliados republicanos gallegos tras el fin de la guerra civil. Y es que, frente a la posición dubitativa que adoptó el Gobierno argentino, en México los exiliados recibieron el total apoyo del presidente Lázaro Cárdenas a un éxodo político compuesto por una nutrida representación de músicos, poetas, cineastas, ensayistas… del que, ha señalado Xesús Alonso Montero, “Nunca en la historia de la humanidad se conoció un exilio de la calidad intelectual del republicano”. Más de 17.000 refugiados españoles (un alto porcentaje de ellos eran gallegos) encontrarían en el país azteca trabajo, libertad y, en algunos casos, la gloria que se les había negado en España. La mayoría de ellos habían estado confinados en campos de concentración franceses, como el de Argelès-Sur-Mer, y llegaron a bordo de barcos como el Flandre, el Sinaí, el Mexique o el Ipanema, contratados a través del Servicio de Evacuación de Republicanos Españoles (SERE).

Además del citado Florencio Delgado Guriarán, el exilio gallego en México contó con personalidades de la talla del cineasta Carlos Velo, del escritor Lorenzo Varela, de los políticos Luis Soto y Bibiano Osorio Tafall, del pintor Arturo Souto, del historiador Ramón Iglesias Puga; del arquitecto Xosé Caridad; del memorialista Elixio Rodríguez; del músico Jesús Bal y Gay...

  • FLORENCIO DELGADO GURRIARÁN

    (Vilamartín de Valdeorras, 1903 - Fair Oaks. - EEUU, 1987) Escritor. Miembro de la Ejecutiva del Partido Galeguista. Este año se le ha dedicado el Día das Letras Galegas.

  • LUIS SOTO

    (A Bola, Ourense, 1902 - México, 1981) Político y periodista. Envió desde México material médico a los guerrilleros de la Revolución Cubana. Fundador de la UPG, partido matriz del BNG.

Al igual que los que se asentaron en Argentina, los exiliados encontraron en México a una ya consolidada emigración gallega que, en general, los recibió con los brazos abiertos. Formaban parte de un flujo que se había iniciado en 1878 que se prolongó hasta mediados del siglo pasado y que, posteriormente, experimentaría una nueva oleada entre 1950 y 1980. Procedentes del medio rural, mayormente campesinos con escasa escolarización, los emigrantes de la primera oleada se emplearon en cantinas, tiendas de comestibles, carnicerías...pero muchos de ellos eligieron la venta ambulante, en la que recibieron la denominación de “aboneros”, debido a que vendían artículos muy baratos, especialmente ropa y objetos para el hogar, a los sectores más modestos de la población mediante “abonos” sin garantía que sus clientes les iban pagando cómo y cuando podían. Los “aboneros” también recibían la mercancía a crédito, mediante un sistema similar.

  • ARTURO SOUTO

    (Pontevedra, 1902 - México, 1964) Pintor. En México, seguramente influido por el muralismo indigenista, su pintura se caracterizó por los colores neutros y las figuras hieráticas.

  • BIBIANO F. OSORIO Y TAFALL

    (Pontevedra, 1902 - México, 1990) Político e intelectual, se incorporó la ONU, en la que llegó a ser Subsecretario General en 1948. Dirigió la FAO y fue puesto al cargo de las operaciones de pacificación en el Congo y Chipre.

Grandes empresarios

A partir de mediados de la década de los 40, llegaron familiares para trabajar en sus negocios. En este flujo, destacaron los hermanos Vázquez Raña, y Antonio Vázquez Méndez, al cargo de un imperio de producción y distribución de pan, así como de otros numerosos propietarios de hoteles, moteles, discotecas, mueblerías y gasolineras, que siempre cultivaron unas excelentes relaciones con los presidentes de la República, todos ellos del PRI, Partido Revolucionario Institucional, que gobernó durante varias décadas. Precisamente en una de las últimas oleadas, a finales de la década de los 70, llegaría a México Carlos Mouriño, el actual presidente del Real Club Celta. Mouriño entró en los círculos de la emigración gallega tras casarse con María de los Ángeles Terrazo, hija de un emigrante de Avión propietario del modesto hotel del centro del Distrito Federal, en el que Mouriño se alojaba. Así pudo, más adelante, iniciarse en los negocios “gasolineros”. Ya establecido, decidió dar un paso nada común en el colectivo emigrante gallego, al introducirse directamente en política, en su caso presidiendo la “Asociación de Amigos de Fox en Campeche”, en la península de Yucatán.

  • JESÚS BAL Y GAY

    (Lugo, 1905-Madrid, 1993) Compositor. En México se constituyó en uno de los pilares de la cultura musical y allí desarrolló una prolífica labor como musicólogo, ensayista, traductor, colaborador en prensa, además de componer.

  • ELIXIO RODRÍGUEZ

    (Lobios, Ourense, 1910 - México, 2007) Intelectual y político español de orientación galleguista. Promotor del programa de radio “Hora de Galicia” emitido en galego desde México.

Tras el triunfo del PAN de Vicente Fox, introdujo a uno de sus hijos, Juan Camilo, en un importante cargo del Gobierno, cuando aún no había cumplido la treintena. No obstante, su porvenir se truncó en 2008 al fallecer en un trágico y polémico accidente de aviación.

  • CARLOS VELO

    (Cartelle, Ourense, 1909 – México D.F.1988) Cineasta, pionero del documental, desarrolló la segunda parte de su trayectoria en México, donde se convirtió en figura llave del cine mexicano.

  • ALEXANDRE FINISTERRE

    (Fisterra, 1919 - Zamora, 2007) Poeta y editor, de ideario anarquista, desenvolvió un gran activismo cultural y político en México. Es conocido como el inventor del futbolín. Se le atribuye el haber sido uno de los amantes de la pintora Frida Kahlo.

Olegario Vázquez Raña FDV

La afortunada saga de los Vázquez Raña

Don Venancio Vázquez Álvarez emigró dos veces. La primera, por motivos estrictamente económicos, fue en 1928 cuando, acompañado por su mujer, María Raña Antas, ambos naturales de Avión, emprendieron rumbo a Venezuela primero, y a México inmediatamente después. Durante aquella etapa en el D.F nacieron cinco de sus seis hijos: Aurelio, Sara, Apolinar, Mario y Olegario (el sexto se llama Abel). En 1936, toda la familia retorna a Galicia pero, poco antes de finalizar la guerra civil, Venancio vuelve a tomar la decisión de cruzar el charco sin, probablemente, saber que esta vez sería para siempre. En poco tiempo (1940) era propietario de un pequeño almacén en un barrio marginal de la capital mexicana, y ello propició que su esposa y cuatro de sus hijos le siguiesen en su destino. Solo se quedó en Avión Mario, que se reuniría con la familia en 1947, porque se le había encargado cuidar a sus abuelos maternos y atender a las vacas.

Venancio no tardó convertirse en “abonero” vendiendo muebles baratos hasta que abrió una modesta mueblería en la que, desde el principio, le ayudaron sus hijos, pero no fue hasta la llegada de Mario cuando el negocio empezó a crecer y expandirse, al punto de que alcanzada la década de los 70 del siglo pasado se erigió en una referencia comercial en la capital federal “Una verdadera fábrica de hacer dinero”, apuntan algunos de los biógrafos. En 1976, Mario, aquel muchacho que había partido de Avión casi analfabeto, se separa de la empresa familiar y se adentra en el mundo de la edición al adquirir los diarios de la Cadena Sol, para posteriormente fundar la Organización Editorial Mexicana. Todavía hoy, siete años después del fallecimiento de su fundador, la OEM está considerado el tercer emporio mediático del mundo, con una agencia de noticias, decenas de periódico regionales con millones de lectores, veinticuatro emisoras de radio y un canal de televisión… además de varias empresas productoras de papel y cartón.

Por su parte, a Olegario, al que le tocó tomar las riendas de la empresa de su padre, le dio por comprar su primer hospital en 1986. Hoy día GEA, Grupo Empresarial Angeles, que se constituyó como tal en 1988, lidera la sanidad privada mexicana con 23 hospitales que ofertan 2.400 habitaciones. También se adentró en la hostelería, y con un éxito rotundo: hogaño es propietario de veintiocho hoteles de la red Camino Real, a los que hay que añadir los diez “hoteles de colección” de Quinta Real; y los nueve, de carácter más funcional, de Real Inn. Y por si fuera poco, para no dejar a su hermano solo en el influyente mundo de la comunicación, Olegario se hizo en 2006 con el diario Excelsior, uno de los dos más influyentes de México, con una circulación de 100.000 ejemplares. Y a todo ello hay que añadir al potentísimo Grupo Financiero Multiva, que incluye el Banco Multiva y Peninsular Seguros.

Como no podía ser de otra manera, desde hace varios años Olegario Vázquez Raña regresa cada verano a Avión. Ya no está su hermano Mario pero, como suele comentar, amparado por el agreste paisaje que acogió a su padre, se encuentra, más que en ningún otro lugar, en familia, en su familia.

Compartir el artículo

stats