Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Relaciones sexuales durante los tratamientos de fertilidad

Relaciones sexuales durante los tratamientos de fertilidad

Relaciones sexuales durante los tratamientos de fertilidad

En primer lugar, me gustaría agradeceros todos los comentarios que me habéis hecho llegar y el interés mostrado en este tema. Muchas me decíais sentiros identificadas con la presión social que sentís por el hecho de no querer ser madres, y otras personas me han comentado que tienen muchas dudas porque no saben cómo comportarse sexualmente durante los procesos de fertilidad, así que aquí vamos con algunas preguntas y respuestas sobre sexualidad y fertilidad.

  • La fertilidad y la felicidad: una cuestión subjetiva (primera parte)

De los problemas que suelen surgir a nivel psicosexual, aquí los tenemos, desgraciadamente, en abundancia y diversos. En el caso de las mujeres, la frustración de no conseguir el objetivo las lleva a tener problemas emocionales que impiden el disfrute en las relaciones sexuales, dolor o molestias durante el coito y bajo deseo sexual. En el caso de los hombres aparecen trastornos como la disfunción eréctil y la eyaculación precoz. En muchas ocasiones, la vergüenza y la culpa nos bloquean, no pedimos ayuda y este tipo de problemas puede cronificarse.

El tipo de deseo, he ahí la cuestión.

Imaginad un proceso en el que una pareja heterosexual quiere aumentar la familia. Obviamente, los primeros intentos están llenos de ilusión y no hay mayores cambios en sus conductas sexuales. Ahora bien, cuando llevan varios meses intentándolo y el embarazo no sucede, empiezan a incorporarse nuevas variables a esta ecuación:

  1. 1. Deseo sexual por placer.
  2. 2. Deseo de tener relaciones sexuales para aumentar las posibilidades de embarazo.

Lo ideal sería tener un mix de los dos tipos de deseo, ya que, cuando no es así, las relaciones sexuales son dirigidas y por obligación, lo que supone muchos motivos de frustración e incluso graves discusiones y descontento general en la pareja. Este malestar aumenta cuando existe un diagnóstico en firme de la infertilidad.

  • La infertilidad masculina crece un 9%
    Un estudio eleva del 12% al 21% el riesgo de necesitar técnicas de reproducción en más de una década - Cuatro de cada diez casos en Galicia tienen origen en el varón

¿Qué podemos hacer para evitar o mejorar estos problemas?

  1. Aceptar la infertilidad y el proceso de cambio que supone.
  2. vitar la ansiedad por anticipación usando técnicas de relajación progresiva o dedicándonos unos minutos al día a respirar o a escuchar música, sin pantallas y sin obligaciones.
  3. Mejorar la comunicación en pareja: no somos adivinos; aunque algo te parezca muy evidente, no des por hecho que tu pareja está en el mismo punto. Es mejor expresarlo verbalmente y con claridad.
  4. Trabajar nuestra autoestima: dedicar tiempo a hacer cosas que nos complacen y nos gustan para que no todo nuestro tiempo y nuestros pensamientos giren alrededor de la fertilidad.

Relaciones sexuales durante los tratamientos de fertilidad @a2c_ilustracions

Disfrutar de nuestra sexualidad

No olvidemos que, por lo general, el 99 % de las veces que practicamos sexo es por placer, así que tenemos que volver a poner la mirada en la diversión y el placer.

En los tratamientos de fertilidad existen unos días óptimos para la práctica del coito. Una propuesta interesante sería jugar a practicar sexo los días menos recomendables y aliñar un poquito los días fértiles. Un ejemplo es este: imaginémonos que el 11 y el 12 son días fértiles y el 14 y el 15 no. Pues el 11 y el 12 practicamos el coito con variaciones y cambios de ambiente para hacerlo más estimulante, como puede ser elegir cada día una música diferente, las clásicas velitas o una sesión de cosquillas previas al coito.

El 14 y el 15 nos centramos en otro tipo de contacto sexual más diverso: sexo oral, caricias extragenitales, masturbación mutua… Esto nos ayuda a reforzar el deseo y el vínculo de pareja.

Muy importante: imagina que el 12 no tienes ganas o no puedes practicar coito por lo que sea. Tenemos que tratar de evitar el sentimiento de culpa y pensar que no podemos estar siempre al 100 %. Es cierto que el deseo hay que trabajarlo, pero no es solo una cuestión de ponerle interés. Además, tenemos que recordar que las prisas no ayudan en absoluto, así que, en vez de apurar el coito, nos restamos una horita de Netflix y la dedicamos al 100 % a nuestro placer.

La clave está en añadirle variedad y diversidad y en equilibrar nuestras emociones. Intenta cambiar de chip con respecto a tu sexualidad, recuerda que es algo orientado a sentirnos bien y ponle diversión y sonrisas.

¡¡Que el 2021 nos traiga mucha SALUD y también mucho PLACER a todas y a todos!!

Como siempre, esperamos vuestros comentarios en nuestra página web, www.saludplacer.com.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats