El gran yate vigués pasa a maquillaje

La construcción 724 del astillero Freire se someterá a trabajos de pintura exterior en el dique seco de Metalships | El buque, de bandera de las Caimán, se entrega este año

El gran yate vigués pasa a maquillaje

El gran yate vigués pasa a maquillaje / Lara Graña

Lara Graña

Lara Graña

Es el proyecto 724 de Construcciones Navales Paulino Freire (Freire Shipyard) y engordará una extensa nómina de símbolos del buen hacer de la industria gallega de construcción naval, como lo son el Sea Cloud Spirit (Metalships), Svea (Armón Vigo), Reforma Pemex (Hijos de J. Barreras), Argos Cíes (Nodosa) o el Bima Suci (Freire). Este 724 será el mayor superyate construido nunca en España, con 111 metros de eslora y 18 de manga, para una armadora sobre la que el astillero que dirigen los hermanos Marcos y Guillermo Freire ha desplegado una estricta capa de confidencialidad.

Superará en 38 metros de eslora al hasta ahora mayor buque de estas características fabricado por el naval español: el Pegaso, renombrado ahora como Naia y que también fue ensamblado por Freire Shipyard. Esta nueva construcción, botada en junio de 2021, realizó ayer su primera travesía. Fue una corta singladura, pero determinante para la consecución del contrato, ya que el barco fue remolcado de la curva de San Gregorio (Coia) hasta el dique seco de Metalships, en Teis. Allí será sometido a los trabajos de pintura exterior –obra viva, obra muerta y superestructura–, como confirmaron a FARO fuentes del sector.

Render del buque, de la oficina noruega Marin Teknikk

Render del buque, de la oficina noruega Marin Teknikk / Marin Teknikk

La embarcación tiene pabellón de Islas Caimán y cuenta con un arqueo bruto compensado (compensated gross tonnage, CGT) de 11.086. Es un intenso volumen de trabajo, tanto para Freire como para el ecosistema de contratistas, que cristalizará con su entrega a lo largo de este año. El megayate, diseñado por la firma noruega Marin Teknikk, es un buque con siete cubiertas, una superestructura realizada en aluminio –por firmas como Aister y Ucalsa– y contará con todo lujo en su interior, con zonas de jacuzzi, piscina e incluso un pequeño cine. Buena parte de la habilitación interior fue confiada a la prestigiosa Cándido Hermida, una empresa que ya participó del proyecto Evrima de Barreras y que es una de las habituales en astilleros como Chantiers de l´Atlantique y Meyer Werft.

Además de este superyate, Freire trabaja en sus instalaciones de Bouzas en un encargo similar, de mayor volumen de trabajo asociado (12.693 CGT), conocido como el proyecto Incógnita. Complementa esta actividad con el oceanográfico para el Monterey Bay Aquarium Research Institute (MBARI), con sede al norte de California e impulsado por uno de los precursores de Silicon Valley y cofundador de Hewlett-Packard, David Packard. Así se llamará el buque, David Packard, de 50 metros de eslora y que fue asignado con un presupuesto de 50 millones de dólares. Reemplazará al Western Flyer.

Este encargo es la segunda experiencia del centenario astillero vigués con Silicon Valley. La Schmidt Ocean Institute –promovida por el exCEO de Google Eric Schmidt y su esposa Wendy– le confió los trabajos de remodelación completa del Polar Queen, un offshore que la propia atarazana construyó en 2011, por unos 80 millones de euros, para la armadora noruega Rieber Shipping. Se ha convertido en el Falkor Too, un emblema de la investigación oceanográfica que acaba de empezar su nueva vida.

El astillero olívico acaba de poner en vigor además un buoy tender, una embarcación especializada en el mantenimiento y tendido de boyas, para una firma británica. Briggs Marine Enviromental Services Ltd, filial del grupo escocés Briggs Marine que este año celebra su 50 aniversario, ha encargado a Freire la realización de una unidad de 40 metros de eslora que se incorporará a su extensa flota, compuesta por una treintena de buques. La entrega está prevista para el próximo año. Esta unidad contará con una propulsión diésel-eléctrica.