Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de vehículos de más de diez años ya triplica en Galicia la de modelos nuevos

La patronal Faconauto calcula que el mercado de ocasión será cinco veces más cuantioso que el recién salidos de fábrica | Vendedores anticipan una estabilización de los precios

El parque móvil gallego es de los más envejecidos del país. En la imagen, tráfico en Vigo. Marta G Brea

Achatarrar vehículos más contaminantes, retirar de la circulación modelos menos seguros y espolear las actividades de fabricación y venta. Son los ejes sobre los que circulan planes como el desaparecido PIVE español (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente), replicados en buena parte del continente europeo o Estados Unidos y reforzados durante la pandemia contra la catatonía del sector. Los incentivos públicos –dispensados antes a modelos de cualquier tipo de sistema de propulsión– se centran ahora en los híbridos enchufables o eléctricos, en una carrera fugaz hacia la descarbonización en la que no están acompañando ni los precios ni las preferencias de los compradores. En el mes de octubre, por ejemplo, el precio medio de los coches a gasolina fue de 21.487 euros, frente a los 30.624 euros de coste de un modelo no térmico, según los datos de la Agencia Tributaria. Su penetración en el conjunto de matriculaciones, además, continúa siendo residual: 2.380 de coches de combustión en octubre en Galicia por los 123 de otras energías. Y, sobre todo, la realidad que arroja el mercado es de un peso creciente de los turismos y furgonetas de ocasión.

Una de las últimas propuestas de los populares para dinamizar esta industria, lanzada la semana pasada por Alberto Núñez Feijóo, pasa por extender las subvenciones más allá de los modelos eléctricos y lejos de lo que considera una “intransigencia energética”. “Nos estamos empeñando en vender vehículos eléctricos y no en retirar de las carreteras coches de más de 10, 12, 14 o 15 años”, exhortó el líder de la oposición. Lo cierto es que es este segmento, el de los turismos de más de diez años de antigüedad, el de mayor tirón entre los consumidores. Como constatan las previsiones de la patronal de concesionarios oficiales (Faconauto), elaboradas por la consultora MSI y remitidas a FARO, por cada vehículo matriculado recién salido de fábrica se venderán tres con más de una década de servicio. La ratio será la siguiente: las ventas de nuevos rebasarán las 22.600 unidades, y las de turismos de ocasión con más de diez años ascenderán a unas 78.600. Es más, la transferencia de estos modelos más antiguos triplicarán a los que tienen entre cero y cinco años.

Turismos en Galicia por edades, 2022

Hay múltiples factores que explican esta ratio, que va al alza: el mismo estudio de MSI estima que la diferencia entre nuevos y de ocasión será de cinco veces (cinco usados por coche nuevo) a cierre de 2022. Está el precio de los turismos nuevos, que han experimentado un fuerte incremento como resultado del alza de los costes. Si antes de la pandemia el coste medio de un coche a gasolina era de 17.403 euros, en octubre este valor marcó, según el Fisco, los 23.275 euros. También hay falta de stock de modelos de ocasión con menos de cinco años. “Nuestro mercado de ocasión no está saneado y está cediendo terreno a las ventas de modelos de más de diez años, que acaparan casi el 70% del total”, lamenta el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez. “Es un mal síntoma, porque vamos hacia un modelo de movilidad totalmente polarizado, donde unos pocos podrán acceder un vehículo nuevo, mientras que la mayor parte de los españoles se tienen que conformar con un coche usado, diésel y de más de diez años”.

Alternativa solvente

“El vehículo de ocasión ha sido un valor refugio tras la crisis de los chips, la subida de precios o los tiempos de entrega”, constata el responsable de Ventas y Marketing de Autos Rivada, José Antonio Santodomingo. “Es una alternativa solvente para la gente que necesita un coche”. Rivada es una de las grandes referencias de este sector en la provincia de Pontevedra, con modelos para todos los bolsillos y en constante rotación. Con casi 40 años de experiencia y otros tantos trabajadores en plantilla, esta compañía continúa apostando por la “vanguardia” pese a los fuertes cambios que ha experimentado el sector, con la irrupción de grandes multinacionales. “No trabajamos para acumular coches, tenemos mucha rotación”. Y la oferta es cuantiosa, con hasta 300 vehículos en catálogo a disposición de la clientela.

En su opinión, la “burbuja de precios se está estabilizando”, en parte por la reactivación de la oferta de modelos utilitarios y del segmento premium. “Esperamos que 2023 sea un poco mejor”, culmina.

Compartir el artículo

stats