Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nodosa firma con Pereira su séptimo buque para Malvinas y negocia otro arrastrero para Nueva Zelanda

Orion Fishing Company, participada por la armadora, encarga un buque de 85 metros | El barco para Oceanía será de más de 40

El “Nuevo Argos”, un arrastrero de 85 metros que tendrá la proa invertida. | Nodosa Shipyard

La mayoría de efectivos de la flota de capital gallego que opera en las Malvinas (Falklands) ya está de descanso, tras haber descargado las capturas, en los muelles de Beiramar. Los protagonistas de esta “foto” han cambiado poco en los últimos 30 años, cuando entraron en servicio unidades como el Venturer, el Hermanos Touza o Argos Pereira. Pero es una postal que está a punto de cambiar de forma abrupta: las armadoras que operan en este caladero han ordenado ya, desde el contrato del Monteferro (Rampesca), su renovación por buques de última generación. El último es para Orion Fishing Company, la sociedad mixta de Armadora Pereira y los malvinos Argos. Tal y como avanzó FARO en su edición digital, el arrastrero Nuevo Argos será una revolución total con sus 85 metros y la proa invertida. Y el encargado de su construcción será, una vez más, Nodosa Shipyard, que hasta la fecha ha fabricado ya siete unidades para este caladero y que en la actualidad pelea por otro arrastrero, aunque en este caso para aguas de Nueva Zelanda.

El arrastrero para la histórica armadora viguesa cuenta con un diseño muy similar al del Prión, encargado en este caso por la joint venture de Pescapuerta en las Falkland, y que también se construirá en las gradas de Nodosa. El astillero de Marín fue el primero en participar de este proceso de renovación de flota con el palangrero CFL Hunter, al que siguieron más tarde el ya mencionado Monteferro, el Montelourido (ambos para Rampesca), el Falcon y el Argos Cíes, también para Pereira.

Este buque será la unidad más grande encargada por la casa armadora a un astillero hasta la fecha, y se destinará principalmente para la pesca y procesado de calamar Loligo en el caladero de Malvinas. Para ello, la firma optó por la proa invertida ya que, como explican desde el astillero, “está funcionando bien con el mal tiempo” que hay en el archipiélago del Atlántico suroccidental. Además, ayudará a reducir el consumo de combustible.

El "Argos Cíes", construido por Nodosa. Nodosa

En cuando al equipamiento, el Nuevo Argos tendrá una planta frigorífica que usará como refrigerante principal amoniaco, eliminando así el uso de gases fluorados, y, como consecuencia, reduciendo el impacto ambiental y el daño a la capa de ozono. El diseño ha tenido en cuenta además mejoras en la habitabilidad y las condiciones de trabajo a bordo.

Las empresas mixtas de Pereira, Pescapuerta, Rampesca, Lafonia o Copemar son las que han ejecutado o proyectado nuevos buques para operar en Malvinas, coincidiendo también con la reciente aprobación de licencias para las pesqueras de cara a los próximos 25 años.

Carga de trabajo

En lo que respecta a Nodosa, el contrato es el segundo de nueva construcción que firma este año tras el Prión, aunque continúa inmerso en grandes reparaciones (como la de un total de ocho atuneros solo este año) y, sobre todo, negociaciones para hacer nuevas unidades.

En este sentido, destaca las conversaciones para construir un arrastrero de más de 40 metros para un armador de Nueva Zelanda, en lo que sería su estreno en el país, así como en la fabricación de su primer atunero y su salto al nicho de la eólica offshore, bien sea con barcos de apoyo a las torres o con los flotadores que utilizan las instalaciones flotantes.

Compartir el artículo

stats