Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inflación castiga a Galicia con un 9,1% frente al 8,3% nacional

Los precios, más bajos en la comunidad, hacen que el encarecimiento se note más

Clientes realizando compras en un supermercado de Vigo. | MARTA G. BREA

Un 8,3% en España y un 9,1% en Galicia. Es lo que se encareció la vida en abril con respecto al mismo mes del año pasado en ambos territorios, según datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística. De hecho, la brecha entre la inflación autonómica y estatal no hace sino acrecentarse, al pasar de una diferencia de 0,7% en marzo al 0,8% del mes pasado.

Aunque el IPC de las cuatro provincias gallegas se encuentra por encima de la media estatal, existen también discrepancias notables entre cada una de ellas. Así, Ourense sufre la inflación más alta (un 9,7% interanual). Le siguen Lugo (9,6%), Pontevedra (9,4%) y A Coruña, que, con un 8,5%, es la que más se acerca a la media del país.

El subdirector del Foro Económico de Galicia, Patricio Sánchez, quita hierro a esta disparidad en los datos. “Que la inflación gallega esté por encima de la española viene siendo lo normal desde los últimos dos años, más o menos”, explica a FARO. Para el experto hay varios motivos que explican este fenómenos, pero apunta a uno de ellos en concreto: que la cesta de la compra en Galicia es más barata que en el conjunto del Estado, por lo tanto, un aumento del precio en términos absolutos supondrá un mayor aumento porcentual del coste en la comunidad que en la media del país. “Si un producto sube un euro, porcentualmente sube más en Galicia”, ejemplifica.

Para él lo preocupante no es la diferencia entre Santiago y Madrid en el aumento del IPC, sino la intensidad con la que está subiendo el coste de la vida. En este sentido, el también profesor de Economía Financiera de la Universidade de Vigo vaticina que “una inflación del 2% o del 3% en el corto plazo no la tendremos, este año es difícil que la veamos”.

La inflación subyacente

María Cadaval, profesora de Economía de la Universidade de Santiago de Compostela coincide en que lo importante de la inflación no es la diferencia entre Galicia y España, sino la inflación subyacente (que en abril se situó en el 3,4% en Madrid y en un 5,1% en Santiago) y que muestra que la subida de precios está siendo empujada por los altos costes de la energía y de los alimentos no elaborados .

Para la experta, hay que mirar con lupa dos “problemas” propios de la economía galaica. El primero está formado por el coste de la vivienda, que “no ha dejado de crecer en los últimos tiempos”, y el de la energía, que se está pagando “igual o más cara” que en otras regiones “al contrario de lo que dicta la lógica porque Galicia es una gran productora de energía”. El segundo problema consiste en que nuestra comunidad tiene “mucha población pensionista” y la inflación “significa que todos somos más pobres, pero no igual de pobres: siempre va a afectar más a quien menos renta tiene”.

“Urge un pacto de rentas, pero también un pacto de precios de los empresarios”

decoration

Pacto de rentas... y de precios

Es por ello que para Cadaval se hace “imprescindible” el pacto de rentas que prepara el Ejecutivo central, es decir, “urge un compromiso por parte de trabajadores y de pensionistas de no incrementar sus rentas”. Sin embargo, la profesora de la USC apela a la necesidad también de un pacto de precios, “un compromiso por parte de los empresarios de no trasladar al precio el aumento de sus costes”.

Estas medidas, unidas a la bajada de tipos de interés ya anunciadas por el BCE, ayudarían a reducir la presión inflacionista, considera.

“Hacienda tiene cada vez más acceso a toda nuestra información”

Pilar Otero - Presidenta del Colegio de Gestores Administrativos de Galicia

decoration

Los contribuyentes tienen hasta el 30 de junio para presentar la declaración de la renta. Si alguien piensa en esconder algo al fisco, la presidenta del Colegio de Gestores Administrativos de Galicia, Pilar Otero, advierte: “Hacienda tiene cada vez más acceso a toda nuestra información”.

–¿Qué novedades hay este año?

–De gran alcance no hay muchas, pero sí hay muchas peculiaridades, como la tributación de las criptomonedas. Después, a nivel estatal y también gallego, hay deducciones nuevas, que además son compatibles, para inversiones en mejorar la eficiencia energética de viviendas.

–Sin embargo, las criptomonedas no tienen una norma específica.

–No es imprescindible que la haya porque la norma fiscal es amplia y las criptomonedas entrarían dentro de apartados genéricos que ya contemplaba, aunque lógicamente sin referirse a ellas. Este año lo que se hace es empezar a concretar y, sobre todo, se han incluido en el impreso casillas específicas para declarar estas operaciones.

La experta advierte de algunos de los errores más comunes que cometen los contribuyentes al presentar la declaración de la renta

–¿Cómo declaramos los ERTE?

–Es fundamental que cada persona afectada por un ERTE revise su información fiscal sobre este tema porque es muy posible que haya alguna inexactitud. Además, todos estos contribuyentes tienen que revisar si tienen obligación de declarar, que es lo más seguro porque habrán tenido al menos dos pagadores, con lo cual los límites para estar obligado a declarar son distintos y puede darse el caso de que alguien que no estaba obligado a declarar este año sí lo esté. Y no solo eso, sino que le salga a pagar.

–¿Y el ingreso mínimo vital?

–Quienes lo reciban, e incluso su unidad de convivencia, tienen que declarar. Lo más normal es que no salga a pagar, pero sí puede traer consecuencias negativas para su unidad de convivencia: puede ser que, si un hijo tiene que declarar por haber recibido el IMV, eso genere que sus padres no puedan practicar algunas deducciones para hijos a cargo.

–Hay autónomos que piden cobrar con Bizum. ¿Cómo se vigila esto?

–Que nadie dude que Hacienda tiene cada vez más acceso a toda nuestra información. Cuando se usa un medio de pago, no nos tiene que mover el tratar de ser más opacos para la administración, sino nuestra seguridad, tranquilidad y comodidad. En los medios de pago, sobre todo con entidades que están dentro de España, hay intercambio de información. Lo que se debe buscar es que el contribuyente sepa que ha pagado lo que tenía que haber pagado o ha obtenido la devolución que tenía que haber obtenido.

–¿Cuáles son los errores más comunes de los contribuyentes?

–Cuando uno localiza su borrador y le sale a devolver, a veces lo presenta sin hacer comprobaciones: eso es lo primero que hay evitar. También nos olvidamos de cuestiones que están en el borrador, pero que no sabemos si están bien. Parece imposible, pero hay contribuyentes que no se fijan en que, pese a haber tenido un hijo, no les aparece reflejado, no lo tienen en cuenta y pierden las deducciones que corresponden. También hay ayudas o subvenciones que, aunque suelen venir reflejadas, no siempre aparecen. Hay que decir, para los que paguen cuotas sindicales o de colegios profesionales, que no aparecen en el borrador y dan derecho a una deducción. Y debemos tener los justificantes que muestren que tenemos derecho a una deducción.

–¿Cuándo conviene ir a un gestor?

–Hay contribuyentes que no tienen dudas, entienden perfectamente el contenido del borrador y, si tienen esa convicción, es normal que lo presenten ellos. Pero en caso de tener la menor duda, de la menor incongruencia que encontremos, es muy conveniente utilizar los servicios de un profesional. Una de las ventajas de acudir a un gestor es que va a explicar cómo, dentro de toda la legalidad, se puede optimizar la factura fiscal.

Compartir el artículo

stats