Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La huella del COVID se desvanece: Galicia roza el nivel de empleo previo a la pandemia

Terrazas llenas de gente en la Marina, A Coruña. Víctor Echave

La situación sanitaria ve la luz después de la tormenta de la tercera ola del COVID-19 en Galicia. Justo como hace un año, cuando la vida volvía a las calles tras el duro confinamiento domiciliario y la hibernación de la economía para frenar los contagios y conocer al enemigo. Y esa es precisamente la gran diferencia entre aquel momento y ahora. La nueva normalidad es más normal que entonces porque la ciencia mira de frente ya al coronavirus y el proceso de vacunación está desplomando la mortalidad y los casos graves. Se nota en los hospitales y también en la economía, con la reapertura progresiva de la actividad, incluso en sectores en los que parecía una entelequia hasta hace no mucho. La relajación de las restricciones inyectan ánimo al mercado laboral, que en la comunidad se coloca prácticamente en los niveles previos a la pandemia con más de un millón de afiliados otra vez, tanto en la media del mes como a último día del pasado mayo. Quedan aún 22.800 trabajadores en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), 4.100 menos que en abril, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo y el de Inclusión y Seguridad Social.

A lo largo del mes estuvieron en alta laboral alrededor de 1,010 millones de personas en Galicia, lo que supone un ascenso del 0,85%. Son 8.534 empleos más que la media de abril, el mejor dato de subida en la ocupación desde junio de 2020. Con este van cuatro meses con las afiliaciones al alza. Desde febrero, coincidiendo con la tregua en la expansión del coronavirus y el buen ritmo de inmunización, el número de nuevas cotizaciones creció cerca de 18.200. La región se queda a solo 1.800 empleos de tocar la cifra que había en febrero del año pasado, superada en el caso de la provincia de Pontevedra, donde hay 277 ocupados más.

SIMÓN ESPINOSA | Pincha en en la imagen para ampliar

Lo mismo sucede en el conjunto del Estado. En mayo 19,2 millones de personas en España, casi 17.000 personas más que antes del inicio de la pandemia. La fotografía de la nueva normalidad laboral es muy diferente por territorios. El empleo rebotó con fuerza en Murcia, con una subida del 5% respecto a febrero del 2020. El incremento en Baleares fue del 3,3%; y por encima del 2% en Extremadura y Castilla-La Mancha. En Canarias, en cambio, la ocupación aún acumula una merma del 5% y del 1% en País Vasco.

Las suspensiones de empleo

Los afectados por ERTE en Galicia descendieron en mayo a un ritmo de 133 al día. Quedan 9.500 por expedientes de limitación de actividad, un millar por impedimento, 4.400 en sectores especialmente dañados por la situación sanitaria y otros 400 vinculados con ellos. Hay 7.475 de los modelos iniciales de ERTE, los que llevan más tiempo con reducción de jornada o suspensión completa, después de un recorte de 570 el último mes.

La cantidad de parados sí está en Galicia en niveles inferiores a la llegada del coronavirus: 165.306. Durante mayo, la reducción fue del 3,2%, con 5.472 personas menos a la espera oficialmente de una oportunidad. El desempleo disminuyó en todo el país un 3,3%, en aproximadamente 129.400 personas, la mayor caída desde que hay registros. Baleares lidera el retroceso del paro el mes pasado (8,2%), seguida de Navarra (7,6%) y La Rioja (6,2%).

Las mayores bajadas del paro en Galicia se dieron en los menores de 30 años (7,2%); la construcción (4,7%) y los servicios (3,4%); y entre los desempleados que llevaban menos de seis meses buscando un puesto (8,8%). Los sectores coinciden con los de mejor comportamiento de la contratación, que creció un 21% entre los trabajadores del comercio, hostelería y cuidados respecto a abril.

La Xunta resalta que Galicia es la comunidad donde más bajó el paro en el último año, un 13,5%. “Las políticas activas de empleo están dando sus frutos”, defendió Zeltia Lado, directora xeral de Formación e Colocación. La CIG alerta de que la mayoría de contratos son “precarios y temporales”, el 9,5% del total. CC OO reclama a las empresas “compromiso” para que “la mejora coyuntural sea estructural”. UGT apela a no bajar la guardia y “hacer un último esfuerzo para sostener rentas, empleo y tejido productivo”.

Evolución mensual del paro en mayo por CCAA Simón Espinosa

El desempleo baja en todos los sectores menos la industria en la comarca de Vigo

La comarca de Vigo cerró el pasado mayo con poco más de de 30.000 parados tras un descenso del 2,2% (691 personas) en comparación con el mes anterior. La caída es generalizada entre todos los sectores, salvo en la industria, donde el número de desempleados aumentó en tres, hasta los 4.261. En agricultura y pesca el paro bajó un 5,1% (26); un 4,6% (84) en la construcción; un 2,3% (510) en los servicios; y un 3,8% (74) en el colectivo sin empleo anterior. Por concellos, solo hay también una excepción en la bajada del desempleo en la zona. ¿Cuál? Fornelos de Montes, donde hay cuatro residentes más a la espera de un puesto que en abril. Las caídas más acusadas del paro están en Baiona (57) y Pazos de Borbén (18), ambas alrededor del 6,8%. En Gondomar bajó un 5,6% (56); un 3% (32) en Nigrán; y un 3,2% (19) en Soutomaior. Entre el resto destacan los descensos del 2,6% en Mos (26) y O Porriño (43) y el cerca del 2% de merma en la ciudad de Vigo, con 428 parados menos.

Compartir el artículo

stats