Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La desescalada de la tercera ola deja 3.200 nuevos empleos en Galicia y 7.700 salen de un ERTE

Un joven frente a una oficina de empleo en Madrid.

Un joven frente a una oficina de empleo en Madrid. EP

Galicia despertó hace justo un año de la primera gran pesadilla provocada por el coronavirus. Aquí se estrenó la “nueva normalidad” tras el confinamiento estricto para contener el arranque de la pandemia. Nada volvió a ser lo mismo y el mercado laboral quedó a merced de la evolución de los contagios y las restricciones de movimiento y aforo en hostelería y establecimientos comerciales. Cada ola fue un palo para el empleo, recuperado en parte con las posteriores desescaladas. Como la de abril, coincidiendo, además, con una Semana Santa aún descafeinada.

El número de afiliados medios a la Seguridad Social en la comunidad superó el millón por primera vez en este 2021 después de un incremento del 0,33% en comparación con marzo. Se crearon unos 3.200 empleos. La subida en el conjunto del Estado fue del 0,7%, con 134.400 ocupados más.

SIMÓN ESPINOSA | Pincha en en la imagen para ampliar

Sí sobresale Galicia en la bajada del paro. Salieron del registro de las oficinas públicas cerca de 10.000 personas –quedan 170.778– los que supone una caída del 5,5%, la mayor de todo el país, donde la media rozó el 1%. La enorme diferencia entre nuevos cotizantes y la reducción de desempleados deja entrever el abandono de miles de demandantes de empleo desanimados.

De hecho, el mayor descenso del paro el mes pasado en la región se dio en el colectivo sin empleo anterior. Gente que no trabajó nunca antes. Son 1.408 menos, un 10,3% de recorte, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo y la Consellería de Emprego. El desempleo mermó un 7,3% en el sector primario (468 personas); un 5,8% en la construcción (771); un 5,4% en los servicios (6.839); y un 2,4% en la industria.

Por provincias

Las cuatro provincias presentan datos muy similares. Descenso del paro del 5% en A Coruña; un 5,6% en Ourense; el 5,8% en Pontevedra; y el 6% en Lugo. Esta intensa deja a Galicia con un 10,9% menos de residentes a la espera de una oportunidad que en abril de 2020, el peor mes desde que empezó la crisis del COVID-19.

En aquel momento llegaron a estar en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) más de 165.000 trabajadores. Se mantienen 26.998 tras la salida de 7.600 durante el mes pasado. El Ministerio de Inclusión y Seguridad Social desvela por primera vez el tipo de ERTE por regiones. De los afectados en Galicia, el 65% (17.551) están en suspensión total y el resto (9.447) en reducción de jornada. Los contratos aumentaron un 5,5%, hasta los 65.600, aunque los indefinidos (7.400) disminuyen un 19%. La mayoría fue para ocupaciones elementales (23.800), con un alza del 21,6%.

El desempleo crece en industria en el área de Vigo


En la comarca viguesa hay a cierre de abril 32.429 parados, un 5,3% menos (1.700) que el mes precedente. La caída supera el 10% en Nigrán y se acerca a ese porcentaje en Fornelos de Montes (9,6%). Destaca también Mos (6,3%) y Pazos de Borbén (6,3%). Vigo y el resto de localidades rondan el 5%, salvo Mos y Soutomaior, donde baja un 3,5% y un 1,9%, respectivamente. Agricultura y pesca lideran el descenso (13,2%), aunque en cifras absolutas la bajada más abultada es del sector servicios (1.363). En industria creció un 0,2% (11 parados).

Compartir el artículo

stats