Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Thenaisie Provoté se liquida con el método Vulcano: las pujas, a partir de tres millones

Entrada a la fábrica de Mos. |

Entrada a la fábrica de Mos. |

La historia de Thenaisie Provoté se remonta al año 1904. Ha sido una de las compañías que contribuyeron a forjar, desde principios del pasado siglo, las vértebras de una industria de referencia a nivel global. Una empresa, hace apenas tres años, pasó a manos de un grupo alimentario rumano, Scandia, que vio en la conservera un puente de acceso al mercado de proteína marina. Y fracasó. “La situación en la que se encuentra la sociedad hace que el plan de negocio resulte complicado e incierto, por lo que la entrada de un socio inversor deviene necesaria si se pretende dotar a la sociedad de la debida viabilidad, siendo además preciso realizar cambios estructurales en los procesos operativos del negocio y también inyectar capital”, expuso a FARO su consejero delegado, Andrei Ursulescu, el pasado verano. Ni llegó ese partner ni la compañía recibió –como calculó la consultora Roland Berger– los tres millones de euros que necesitaba “para llegar a ser sostenible”. Esa misma cantidad, tres millones, es la que ha de pagar el inversor que confíe en que las dos fábricas de Thenaisie Provoté, en Mos y O Grove, pueden volver a florecer. Está en liquidación: la hoja de ruta de la administración concursal, ABAC, pasa por la transmisión de la unidad productiva. Al método Vulcano, o como el que también se ha puesto sobre la mesa para la malograda Pili Carrera.

Los liquidadores venderán de forma paulatina todaslas existencias

El plan de liquidación ha sido remitido al Juzgado de lo Mercantil, aunque todavía no ha sido validado en auto, y se ha redactado después de que la propia Scandia instara al cierre de la conservera el 15 de diciembre. El planteamiento es sencillo: el primer objetivo pasa por enajenar el grupo en su conjunto, con la asunción de los 140 trabajadores que continúan en plantilla. O, al menos, con la mayor parte. Apunta el documento la necesidad de blindar el músculo industrial de la economía gallega, en este caso, especialmente en el actual contexto económico. En suma, contando con las instalaciones de O Grove, Mos, el conjunto adicional de inmobilizado mobiliario y las existencias (materias primas, producto terminado y producción de marca blanca), el valor atribuido a Thenaisie Provoté supera los 11,2 millones de euros. De momento, y durante el “tiempo necesario” en que se prolonguen las negociaciones para buscar un comprador, las máquinas seguirán envasando atún, caballa, ventresca, pulpo o berberechos. Para preservar su valor y maximizar los pagos a acreedores.

El lastre financiero

Esta sería la opción uno, la transmisión de la unidad productiva en una primera fase. El problema es, a juicio de fuentes conocedoras del mercado, la no plena compatibilidad de ambas factorías, así como un crédito hipotecario de más de cinco millones de euros. Y con privilegio especial. “Cuando se transmite una unidad productiva y existe un bien con privilegio especial, o te subrogas la hipoteca –el comprador pasaría a abonar las cuotas al banco– o la cancelas directamente”, constatan fuentes jurídicas. En este segundo caso, existe la posibilidad de reducir parcialmente la cantidad, pero solo en un 10%. “Cuestión distinta es poder negociar una quita superior directamente con las entidades financieras”, apuntan las mismas fuentes. Si el inversor interesado por Thenaisie Provoté como activo único no incluye en su oferta una subsistencia de las garantías (frente a los acreedores privilegiados), el mínimo que podrá poner sobre la mesa son tres millones de euros. Si las asume, 200.000 euros. Abanca, Santander, BBVA, Targobank, Sabadell, Bankinter y Deutsche Bank son las entidades implicadas, que ya habrán provisionado íntegramente esta operación.

LAS CLAVES DEL PLAN DE LIQUIDACIÓN

1 Transmisión de la unidad productiva

La administración concursal mantendrá la actividad en las fábricas, con los 140 trabajadores, mientras negocia la venta de la compañía.

2 Venta de Thenaisie como un único activo

Es la opción primera del plan de liquidación. Si asume las garantías frente a los acreedores, deberá abonar un mínimo de 3 millones de euros.

3 Transmisión de las fábricas por separado

En este caso se abre la puerta a la concurrencia de más de un interesado. La planta de O Grove partiría de un precio mínimo de 2 millones de euros, frente al millón de la de Mos

4 Liquidación simple con despido colectivo

Si no se presentara ninguna oferta en 30 días, a partir del auto de aprobación del plan, los bienes de Thenaisie serían enajenados al mejor postor; sus 140 empleados, a un ERE.

Este escenario –la hipoteca, no complementariedad, la plantilla en su conjunto– inclina más la balanza, creen los expertos consultados, hacia la opción dos. Consiste en en la venta, por separado, de las factorías. Hay interesados, de hecho, para la planta de Mos, según pudo saber este periódico. En este caso, y para esta última factoría, el precio mínimo debe ascender a un millón de euros (sin la subsistencia de garantías), frente a los dos millones de partida que cuesta la de O Grove. Para realizar una oferta –como sucedió con Grupo Argos, cuando presentó la suya por la desaparecida Factorías Vulcano– es preciso depositar en la cuenta bancaria de la conservera (intervenida) 75.000 euros. Se primarán las propuestas que asuman la totalidad o la mayor parte de los trabajadores, y éstos deberán prestar servicio con las mismas condiciones salariales o de categoría que tienen a día de hoy. También puntuará a las ofertas que permitan un mayor ingreso en las arcas de Thenaisie Provoté, y las que planteen un plazo de pago más corto.

 El plan de liquidación no incluye, para los interesados, la compra de las existencias actuales de la conservera, y que están valoradas en algo más de dos millones de euros. “La venta se realizará a lo largo de toda la liquidación”, dice el documento, al que ha tenido acceso FARO. La empresa dispondrá de las materias primas (latas, viandas o aceites) “tanto para la producción propia como para la realización de maquilas”, que son encargos de un tercero. El producto ya envasado, tanto de marca propia como de distribuidor –o marca blanca– también se venderá “de forma ininterrumpida”, hasta que se agoten. La comercialización de estos elaborados ha de ser la que sustente los costes ordinarios de Thenaisie Provoté en tanto se prolongue el proceso de liquidación.

Compartir el artículo

stats