Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia perdió en 45 días tanto empleo como el que suman bares y restaurantes

Las afiliaciones a la Seguridad Social bajan en 10.300 en abril y van ya 46.300 menos con el estallido de la crisis del coronavirus | El paro vuelve a niveles de junio de 2017 tras superar las 191.000 personas

Galicia perdió en 45 días tanto empleo como el que suman bares y restaurantes

Galicia perdió en 45 días tanto empleo como el que suman bares y restaurantes

El coronavirus se lleva por delante la buena fama de abril para el mercado laboral. Con la actividad el mes pasado por los suelos, sin rastro de la temporada de Semana Santa en el turismo y la vuelta de tuerca en la hibernación de la economía para contener la propagación aprovechando esos días festivos, en Galicia, era lo esperable, volvió a caer la ocupación y engordar con fuerza la cola del paro. Más lo segundo que lo primero esta vez, por los nuevos desempleados que quedaron pendientes de registrar formalmente en marzo ante el colapso de las oficinas públicas y la ralentización de los procesos administrativos mientras la Xunta y el Gobierno adaptaban a sus plantillas al teletrabajo.

La comunidad se queda con 969.784 afiliaciones a último día de abril (974.770 de media en el mes), tras un descenso del 1% (10.285), en línea con la variación estatal. No hay que ir muy atrás para encontrar peores datos. Es la menor cifra desde enero de 2018. Pero lo destacado es la intensidad del recorte en tan poco tiempo. En mes y medio se perdió tanto empleo como el que suman casi todos los bares, cafeterías y restaurantes de la región: unos 46.300 puestos. El equivalente también a la población entera de Vilagarcía y Vilanova de Arousa.

EN DIRECTO

Coronavirus en Galicia: última horaCoronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

El régimen general recibe el golpe más fuerte. El descenso en este caso fue del 3,3%. Entre las empleadas del hogar, uno de los colectivos para los que el Estado ha sacado una línea de ayudas propia, el recorte fue del 2,4%, con 624 altas menos en la Seguridad Social durante abril. El número de autónomos bajó un 0,8% (1.629) y los trabajadores que cotizan por el Régimen Especial del Mar sufren el otro principal desplome, un 3,1% (654 menos).

Hay que tener en cuenta que todos estos números se corresponden con afiliaciones. Un solo trabajador está de alta en la Seguridad Social tantas veces como empleos desempeña o según los contratos de horas y días que encadena. A 31 de diciembre de 2019, por ejemplo, en Galicia había 954.748 personas cotizando a la Seguridad Social y 1,007 millones de afiliaciones.

Haz click para ampliar el gráfico

Esa es, entre otras, una de las razones por las que la merma de la ocupación no se corresponde siempre al dedillo con las nuevas inscripciones del paro. ¿Y cómo fue en Galicia en abril? El ritmo de incremento del desempleo se duplicó. Si en marzo aumentó un 4,9% (8.252), el mes pasado se disparó un 9,8% -cerca de dos puntos por encima de la media del país-, con de 17.148 parados más, según los balances publicados ayer por el Ministerio de Trabajo y por la Consellería de Economía, Emprego e Industria. El acumulado de desempleados en Galicia por culpa del Covid-19 supera los 191.600 y vuelve a los niveles de junio de 2017. En comparación con abril del pasado año, el paro en la región creció un 15,3%, frente al 21,1% del total nacional.

Como ya sucedió en las primeras semanas de la emergencia sanitaria por la pandemia, la sangría laboral sacude especialmente a los jóvenes en Galicia. El paro sube un 16% en los menores de 30 años; un 13,5% en los de 30 a 44; y roza el 6% de alza en el resto. Siete de cada diez personas inscritas como paradas en abril en Galicia venían del sector servicios, con un incremento del 10,3%. En proporción, sin embargo, los más afectados fueron la construcción y la industria, con avances del 13,3% y el 11,4%, respectivamente. En agricultura y pesca el número de parados se elevó un 7,3%. Tanto Pontevedra (6.955 desempleados más) como A Coruña (7.566) saltan la barrera del 10% en el aumento, mientras que en Lugo se sitúa en el 7,4% (1.260) y en el 7,1% en Ourense (1.367).

Desplome de contratos

Se firmaron 23.874 contratos en abril. Pueden parecer muchos, pero no lo son. Todo lo contrario. Respecto al mes precedente, la caída ronda el 57% y llega al 72% en comparación con abril de 2019, cuando sí existió la Semana Santa en todas sus vertientes, incluidos los refuerzos de plantilla en hostelería, comercio y transporte para dar respuesta a la demanda de viajeros. Las ocupaciones elementales dominaron la contratación -más de 9.500 contratos- y arrastran la menor caída, del 45%, junto con los trabajadores cualificados de la industria manufacturera y la construcción -3.600 contratos, un 38% menos-. La otra cara de la moneda son la restauración, donde la caída en picado de los contratos fue del 73% (4.225); y entre los puestos técnicos, profesionales científicos y personal de apoyo, que rebasaron el 70% de disminución.

La fotografía del mercado laboral autonómico sería otra muy diferente sin la flexibilización de los ajustes temporales de empleo para contener los efectos de la pandemia. El número de afectados por un ERTE en Galicia asciende a 233.830, según las cifras actualizadas ayer por la Xunta, que asegura que tramitó ya el 96% de los 35.902 expedientes de su competencia.

El Ejecutivo gallego centra su valoración en la evolución interanual del desempleo y en esa diferencia a favor frente al conjunto del Estado, lo que, asegura Covadonga Toca, secretaria xeral de Emprego, le coloca como "la tercera comunidad que menos acusa los efectos del Covid-19". Los tres sindicatos mayoritarios -CC OO, UGT y CIG- recuerdan, en cambio, que la variación mensual deja a Galicia como la quinta región como más subida del paro.

Compartir el artículo

stats