Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercadona mantiene su interés por instalarse en Lalín y baraja hasta seis solares diferentes

La urbanización de A Trigueiriza tiene la Rolda Leste como eje de comunicación.

La urbanización de A Trigueiriza tiene la Rolda Leste como eje de comunicación. Bernabé /Javier Lalín

Lalín sigue siendo una plaza interesante para Mercadona. La compañía de alimentación no solo no ha abandonado su intención de asentarse en la capital dezana, sino que en los últimos tiempos ha intensificado sus contactos para hacerlo. De hecho, baraja al menos media docena de emplazamientos, situados tanto en el casco urbano como en sus inmediaciones, incluida el área de A Trigueiriza.

La empresa está dispuesta a retomar el proyecto en el área de A Trigueiriza, cuyo plan parcial está refrendado por la justicia, o en otra ubicación / Detecta muchos compradores dezanos en otros supermercados de Galicia

La cadena de supermercados había llegado a firmar un convenio con los promotores de esta urbanización, que ahora está en condiciones de ejecutarse al haber finalizado su tramitación administrativa municipal. Pero el plan parcial fue denunciado ante la justicia y eso frenó el desembarco que Mercadona había proyectado para 2013. La empresa aguardó incluso un par de años más de los comprometidos con los propietarios de los terrenos, pero la dilación de los contenciosos acabó por extinguir el acuerdo.

De este modo, la cadena quedó liberada de todo compromiso para implantarse en esta zona, aunque tampoco está descartada. Es más, ofrece una ventaja comparativa con otros posibles terrenos que puedan precisar planes parciales: Que ahora goza de un aval judicial y no puede ser denunciado de nuevo por el mismo motivo que ya fue juzgado en su día. También es cierto que otros solares, ya con la calificación urbanística adecuada, permitirían la obtención de licencia directa, sin necesidad de recurrir a un plan parcial, lo que también agilizaría el procedimiento.

Fuentes municipales indican que ni esta ni otra firma del sector ha presentado, por el momento, ninguna solicitud oficial en el Concello de Lalín. Pero sus planes de expansión sí contemplan la apertura de un negocio en la localidad, y a la menor brevedad posible. Dependerá, en gran medida, de que encuentren un terreno apropiado para establecerse y de cómo evolucionen las negociaciones con sus dueños. Por parte de la administración, como suele suceder en estos casos, encontrarán un puente de plata, siempre que cumplan los requisitos legalmente estipulados.

Empleo de calidad

La compañía, que en su día realizó un estudio de mercado, es sabedora del interés que despierta entre la población dezana. Lo ha constatado en otros centros que tiene en Galicia, al pedir el código postal a los compradores. Los que identifican a Lalín y a otros municipios de la zona se repiten con frecuencia en supermercados de Santiago, O Carballiño u Ourense. Sabe que, además de los 20.000 habitantes que le brinda la capital dezana, cuenta con otros 15.000 en el resto de la comarca y que podría atraer incluso a vecinos de otros concellos próximos de las provincias de A Coruña, Lugo y Ourense.

Mercadona podría dar trabajo en Lalín a unas treinta o cuarenta personas de forma directa, y se trataría de un empleo de calidad, a tenor de la reconocida trayectoria laboral de la compañía. Si se tienen en cuenta las ocupaciones indirectas, la estimación total podría rondar el centenar de puestos.

Inicio inminente de la construcción de su edificio en A Estrada, en paralelo al de Lidl

La apuesta por Lalín es anterior en el tiempo a la de A Estrada, que, sin embargo, será realidad mucho antes. Ya dispone de licencia y de parcela urbanizada entre as avenidas de Pontevedra y Vigo, por lo que los trabajos de construcción se anuncian inminentes. Plantea la construcción sobre 10.000 metros cuadrados, de los que la mitad se distribuirían entre 3.000 metros cuadrados de tienda y otros 2.000 de zona de aparcamiento cubierto; a ellos se añadirían otros 5.000 metros de estacionamiento al aire libre, con 150 plazas. El proyecto de urbanización tiene una inversión vinculada de 2,4 millones de euros.

Su llegada a la capital estradense es paralela a la de Lidl, que tramita la licencia para su nave en el otro extremo de la misma calle. Esta compañía, que suele compartir intereses con Mercadona, ya lleva años asentada en Lalín, en el centro comercial ahora gestionado por Carrefour. En Santiago, sin ir más lejos, Lidl y Mercadona están juntos en la urbanización de Santa Marta y en el Polígono Costa Vella.

Compartir el artículo

stats