Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Río Ulla espera que el acuerdo de cesión de la playa fluvial llegue a inicios de 2020

La sociedad prevé que las instalaciones se abran definitivamente a todos los vecinos del municipio durante la próxima temporada estival - Ensaya esta apertura desde el jueves

Las instalaciones de la playa fluvial serán, durante 20 años, de uso público. // Bernabé/ Juan Carlos Asorey

Las instalaciones de la playa fluvial serán, durante 20 años, de uso público. // Bernabé/ Juan Carlos Asorey

La playa fluvial de Liñares abrirá sus puertas durante la primera quincena de agosto a todos los estradenses que quieran disfrutar, de manera gratuita, de sus instalaciones. Esta es una de las medidas acordadas en la asamblea de la Sociedade Deportiva Río Ulla del pasado 19 de julio en la que, además, se autorizó por unanimidad la cesión de las instalaciones al Concello de A Estrada durante un período de veinte años. Sin embargo, desde la entidad no se aguarda la formalización de este acuerdo hasta comienzos de 2020.

La explotación de la playa fluvial de Liñares ha pertenecido casi desde su fundación a la Sociedade Deportiva Río Ulla. "Ya jubiló a unos cuantos", bromeó ayer el presidente del colectivo, Manuel Sanmartín. Y ahora, tras la luz verde de los socios para llegar a un convenio con el Concello de A Estrada sobre la cesión de este terreno, los vecinos tendrán la oportunidad de disfrutar desde el próximo jueves, 1 de agosto, y durante 15 días de la playa fluvial de Liñares.

El horario de funcionamiento será, como es habitual, de 09.00 a 21.00 horas y la entrada será libre durante este período. Con esto, se quiere tener un "detalle, tanto con los ciudadanos como con el Concello", comentó el responsable de la asociación, a lo que añadió "es un acuerdo beneficioso para ambas partes".

Asimismo, Manuel Sanmartín vaticina que la apertura definitiva a los vecinos, y ya a manos del gobierno local, se producirá la próxima temporada estival. "Estará abierta para estradenses, con o sin tasas", comentó. Así aprovechó para recordar que el cobro de la entrada será una decisión del Concello. Sin embargo, cualquiera que sea el camino tomado al respecto, los socios de Río Ulla podrán acceder sin coste alguno a las instalaciones.

Representantes del colectivo consideran que la cesión por dos décadas a la administración local será beneficiosa para la asociación deportiva, ya que le permitirá recuperarse de una situación económica "asfixiante" en los últimos tiempos.

Según detalló Manuel Sanmartín, cada año Río Ulla invierte entre 16.000 y 17.000 euros entre seguros, licencias, mantenimiento, maquinaria y la reposición de elementos en las instalaciones como las barbacoas, entre otros.

A la gestión y mantenimiento, que asumirá la administración local una vez firmado el acuerdo, se sumará el compromiso de pagarle a la Sociedade Deportiva Río Ulla una partida económica. Esta cifra aun no se hará pública, ya que todavía no se ha procedido a la firma del convenio ni se ha transmitido la cantidad a los miembros del colectivo, según comenta su presidente. Una vez cerrado y firmado el acuerdo, las cifras pasarán a ser parte del gasto público y entonces se podrá conocer la cuantía de la partida.

Sin embargo, no se prevé que este esté finalizado antes de 2020. "Como pronto, a principios de año, el acuerdo estará listo" subrayó el mandatario de Río Ulla.

La tardanza de este proceso se justifica con la lentitud de los trámites burocráticos, aunque desde la asociación se destaca la disposición inmediata que el Concello de A Estrada está mostrando.

Más tarde o más temprano, será la administración local la que se encargue de la gestión y mantenimiento de las instalaciones de la playa fluvial que, además, tiene la intención de mejorar el entorno aprovechando los fondos europeos del programa Edusi, las instalaciones de la cafetería para hacerla más atractiva y aprovechar la terraza y los elementos de juego para los niños, entre otros aspectos.

Mientras tanto, los habitantes de A Estrada tendrán la oportunidad de disfrutar gratuitamente de las inmediaciones del río Liñares durante quince días y así prepararse para la posible apertura el próximo verano.

Compartir el artículo

stats