Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Liga Sacyr Asobal

El Frigoríficos prepara su desconfinamiento

Una acción del encuentro entre el Frigoríficos del Morrazo y el Ademar León en O Gatañal. |  // GONZALO NÚÑEZ

Una acción del encuentro entre el Frigoríficos del Morrazo y el Ademar León en O Gatañal. | // GONZALO NÚÑEZ

No será hoy pero previsiblemente sí mañana. El Frigoríficos del Morrazo prepara ya su desconfinamiento una vez desde el Servicio Galego de Saúde (Sergas) se le ha confirmado que esta mañana todos los jugadores de la plantilla pasarán a realizar la segunda PCR. La previsión es que los resultados puedan estar en menos de 24 horas, y, en caso de ser negativos, el grupo podría abandonar la obligada cuarentena tras la aparición de un positivo hace diez días.

El técnico de la escuadra canguesa, Nacho Moyano, trabaja ya en el plan de entrenamientos que asumirán los suyos tras dejar atrás su confinamiento. Mañana habrá una sesión que servirá para testar el estado físico de la plantilla, que disfrutará de descanso el domingo para ir asimilando ese trabajo. Lo duro vendrá la próxima semana, con seis días de entrenamiento. Tres de ellos serán en un formato de doble sesión (lunes, martes y jueves) y los tres restantes en sesión única (miércoles, viernes y sábado). La idea es llegar con una buena recarga física antes de entrar en la semana de competición, con el Bada Huesca aguardando el 5 de mayo.

“El tiempo que tenemos para preparar la competición no está mal. Está claro que hubiésemos preferido salir mañana [por hoy] pero es lo que hay”, señala un Moyano preocupado no solamente por el apartado físico, sino también por el mental, “porque la carga psicológica de estar encerrado en casa tampoco ayuda”. En estos días el equipo ha seguido un plan de entrenamiento en la medida de sus posibilidades, pero tampoco ha habido una sobredosis de balonmano que compensase la falta de sesiones en O Gatañal. “He hablado con ellos, pero no de balonmano. Sí de algún partido que se ha jugado, pero tampoco más de lo que lo hacemos habitualmente”, señala el preparador madrileño.

En todo caso Moyano no cree que el bajón físico de los suyos en este encierro pueda ser preocupante. “Tampoco podemos haber perdido una barbaridad, quizás un poco sí, pero tenemos nueve días de carga que es suficiente junto al trabajo que han hecho en casa”, dice. A eso contribuye que solo haya un positivo –y asintomático– y que el resto de jugadores no padezcan la enfermedad. El Cangas ya sufrió en octubre un brote que dejó a más de una veintena de afectados entre plantilla y cuerpo técnico, y que entonces le supuso estar confinado durante casi tres semanas en algún caso, además de los efectos secundarios que arrastraron varios jugadores durante un tiempo.

Compartir el artículo

stats