Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Liga Sacyr Asobal

Una maratón para la permanencia

Nacho Moyano imparte instrucciones a sus hombres en el partido ante el Ademar. |  // GONZALO NÚÑEZ

Nacho Moyano imparte instrucciones a sus hombres en el partido ante el Ademar. | // GONZALO NÚÑEZ

Diez días de confinamiento y 25 para afrontar la recta final de la Liga Sacyr Asobal con la permanencia en juego. El Frigoríficos del Morrazo disputará los últimos siete encuentros del campeonato condensados en apenas tres semanas y media, en un auténtico tour de force que debe llevarle a una nueva gesta, la de continuar la próxima campaña entre los mejores del balonmano nacional. El Comité de Competición de la Real Federación Española de Balonmano confirmó ayer el aplazamiento del choque entre los cangueses y el Anaitasuna, previsto para este sábado, y su reubicación en el calendario para el miércoles 19 de mayo a partir de las 20.30 horas. Junto al ya anunciado del Fertiberia Puerto Sagunto para el 12 de mayo se perfila un apretado itinerario para los hombres que dirige Nacho Moyano.

El maratón de partidos que aguarda al Balonmán Cangas una vez abandone su cuarentena arrancará el próximo miércoles, día 5 de mayo, ante el Bada Huesca, y finalizará el sábado 29 de mayo en la última jornada frente al ya campeón de Liga, el Fútbol Club Barcelona. En total son 25 días para disputar siete duelos, pero la situación es aún más terrible si se elimina este último choque de la ecuación, toda vez que arrancar algún punto a los blaugrana es misión imposible. Entonces serían seis los partidos que debería disputar el Frigoríficos en tan solo 18 días, a dos por semana jugando miércoles y sábado.

El conjunto cangués disputará siete encuentros en tan solo 25 días

decoration

Contando con que, en la mejor de las previsiones, el equipo morracense podría desconfinarse el viernes contaría con unos doce días para preparar su retorno a la competición, a domicilio ante el sorprendente Bada Huesca, cuarto clasificado de la categoría con un bloque muy sólido que palía la ausencia de estrellas. Y el sábado 8 será el turno del quinto clasificado, que suma los mismos 38 puntos que los oscenses, el Logroño. Los riojanos visitarán el pabellón de O Gatañal inmersos en la lucha por entrar en competición europea. Serán los dos partidos a priori más difíciles para los de Moyano, que, no obstante, ya han sido capaces de plantar cara a Bidasoa o Cuenca (con sendos empates) y Ademar (con triunfo).

Competición aplaza el duelo ante el Anaitasuna y lo sitúa el 19 de mayo

decoration

Sin poder desechar la posibilidad de puntuar en esos dos encuentros, lo que viene después serán verdaderas finales por la salvación ante rivales directísimos. La semana siguiente pondrá a prueba el rendimiento de los de Nacho Moyano lejos de O Gatañal en choques a vida o muerte. El primero de ellos será el miércoles 12 en la cancha del Puerto Sagunto. Los cangueses aventajan en dos puntos a los levantinos y ambos ocupan posiciones de descenso junto a Cisne y Villa de Aranda. Y el sábado 15, también fuera de casa, el Cangas jugará ante el Viveros Herol Nava, que suma 19 puntos por los 16 del Frigoríficos. En cuatro días los de O Morrazo se juegan un elevado porcentaje de la permanencia. Luego vendrán dos partidos seguidos en O Gatañal. El primero de ellos será frente al Anaitasuna el 19 de mayo. Los de Quique Domínguez son novenos, en la zona templada de la tabla. Con más apreturas clasificatorias llegará el Qabit Guadalajara, con un solo punto de ventaja sobre el Cangas (17 por 16) y el hándicap de haber perdido el choque de la primera vuelta. Será la última final de la Liga, toda vez que el siguiente fin de semana espera el Fútbol Club Barcelona en el Palau.

Lo que parece claro es que, tan importante como los argumentos puramente balonmanísticos será el apartado físico, ya que el Frigoríficos deberá administrar esfuerzos para poder afrontar estas seis batallas (descontando la del Barcelona). Las bajas de Martín y Vilanova –si bien este último ha sido reemplazado por Martí Villoria– se echarán ahora más en falta al reducir la profundidad de banquillo. La puesta a punto deberá ser perfecta para aguantar el envite.

Compartir el artículo

stats