Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol - Preferente Sur

Adri Estévez ejerce de talismán para el Beluso

El conjunto buenense ha sumado 25 de sus 26 puntos con el goleador en el campo

Adri Estévez en un partido de esta temporada con la camiseta del Beluso. // Gonzalo Núñez

Adri Estévez en un partido de esta temporada con la camiseta del Beluso. // Gonzalo Núñez

Ganar sin Adri Estévez en el terreno de juego. Ese es el reto que se marca la Cultural Deportiva Beluso en una temporada en la que ha mostrado una gran dependencia del que es su futbolista más determinante. El conjunto que entrena Óscar García ha sumado 25 de sus 26 puntos con el delantero sobre el césped, con unos números que podrían situar a los buenenses en mitad de la tabla (seis victorias, siete empates y cinco derrotas). El buen momento de forma del punta en esta campaña y el hecho de ser el único futbolista que puede actuar como referente ofensivo nato son razones más que suficientes para que su equipo note de forma evidente sus ausencias.

Precisamente la lesión que mantiene a Adri apartado de los terrenos de juego desde el duelo de Moaña -apenas pudo disputar 30 minutos- es una de las causas del minibache de resultados que atraviesa el equipo de O Morrazo, tal y como apunta su técnico. "Lo perdimos en el momento más importante. Llevábamos cuatro partidos sin conocer la derrota", señala García, que apunta a un tramo de la temporada en el que los suyos se enfrentaban a muchos rivales directos. El derbi se saldó con empate y en los tres encuentros siguientes los buenenses han sacado un único punto. Y si se amplía el espectro, la estadística es aún más evidente. En los seis encuentros en los que el Beluso jugó sin el delantero, solamente sumó un punto.

"Es el jugador más importante del equipo, eso es algo que no se puede esconder. Y no tiene sustituto natural", afirma Óscar García de un futbolista que ha anotado 12 dianas en lo que va de Liga. La lesión de Adri -una rotura muscular especialmente delicada- lo apartará del equipo aún al menos tres semanas más, con la previsión de que pueda reaparecer en el duelo ante el Céltiga.

Por lo demás, el parón en la competición ha permitido para que algunos futbolistas del Beluso hayan podido recuperarse de sus respectivas molestias. Es el caso de Manufre, que tuvo que forzar en los dos últimos partidos para actuar en vanguardia tras haber salido de una pubalgia. También Jacobo ha mejorado de unos problemas físicos. De este modo, el conjunto buenense pretende llegar en buena disposición a sus dos próximos choques, marcados en rojo en el calendario. Primero se medirá al Gran Peña, equipo que marca el descenso con cuatro puntos menos que los de O Morrazo, y luego recibirá en su feudo al último clasificado de la categoría, el Polígono de San Ciprián. "Hasta el Porriño, que es undécimo con 31 puntos, estamos todos metidos en la pelea", sentencia el entrenador del Beluso.

Compartir el artículo

stats