Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tokyo 2020

Hermanos de sangre y sueños

Alberto y Tamara Abaldese fotografían con los arosolímpicos. Faro

El torneo no les concederá muchas oportunidades de compartir tiempo. Los horarios, lo apretado de una competición condensada en pocos días, las restricciones para casi todo y la prohibición a los deportistas de acudir al resto de competiciones limitan el contacto de los participantes en Tokyo 2020 aunque estos lleven el mismo apellido.

Tamara y Alberto Abalde son una de las cuatro parejas de hermanos de la delegación de deportistas españoles en Tokio - Los marinenses De la Torre, único procedente gallego en la historia

Por eso Tamara y Alberto Abalde aprovecharon sus primeras horas juntos en la villa olímpica (Alberto llegó ayer a la capital nipona con el resto de la selección tras jugar en Las Vegas ante Estados Unidos el último amistoso; Tamara, en cambio, aterrizó con la mayor parte de la expedición española hace cinco días) para compartir un tiempo, ponerse al día y tomar las habituales fotos junto a los aros de la villa olímpica. En sus mentes anida el sueño de posar juntos dentro de dos semanas con una medalla colgando de sus cuellos y vivir un glorioso viaje de vuelta hasta Vigo.

Alberto, el pequeño de la familia, lo explicaba con el lógico entusiasmo:

“Vivir unos Juegos Olímpicos es increíble, disfrutarlos junto a mi hermana es un verdadero sueño”

decoration

Alberto y Tamara Abalde, en la Villa Olímpica de Tokio Faro

Para él supone el estreno olímpico; Tamara ya estuvo en la cita de Pekín en 2008 y daba por supuesto que no volvería a experimentar algo así.

Lo confesó hace un par de meses en este periódico cuando reconoció que no esperaba estar en la convocatoria de Lucas Mondelo para el Europeo de junio en Valencia y mucho menos para los Juegos Olímpicos que se disputaban casi a continuación. Pero el seleccionador tenía una opinión diferente. El COVID le impidió estar en Valencia (Alba Torrens fue la otra damnificada), pero el técnico aguardó con paciencia a que el virus pasase para reintegrarla en el grupo de trabajo y hacerle un hueco en el vuelo a Tokio. Lo mismo le sucedió a Alberto, en quien Sergio Scariolo tiene puestas muchas esperanzas por su versatilidad.

Alberto y Tamara Abalde se fotografían con los aros olímpicos Faro

Otras parejas

Los Abalde son una de las cuatro parejas de hermanos que forman parte de la expedición de 321 deportistas (la tercera más numerosa de la historia tras Barcelona 92 y ) que España ha desplazado a Japón. La mayoría de ellos se dan en el baloncesto. Porque además de los ferrolanos (aunque criados en Vigo) en la selección masculina también están los hermanos Gasol y los Hernangómez después de que Juancho se recuperase de su problema en el hombro y entrase finalmente en la lista de doce jugadores que Scariolo ha llevado a Tokio. Al margen del deporte de la canasta el otro caso lo encontramos en el ciclismo donde los Izaguirre (Ion y Gorka) que forman parte de la selección española que mañana mismo tomará parte en la prueba en ruta.

De todos modos, los Abalde no son el primer caso que se produce en Galicia. Existe un precedente y que obliga a dar un salto hasta Atlanta cuando dos hermanos de Marín, Carlos y Elisardo de la Torre, participaron en la cita olímpica de 1996. Como en el caso de los Abalde, también ellos eligieron la misma modalidad deportiva. Carlos, que vivía entonces su segunda participación olímpica tras Barcelona 92, corrió los 10.000 metros mientras Elisardo lo hizo en su gran especialidad que eran los 3.000 metros obstáculos, prueba en la que seguramente habría acumulado alguna otra participación olímpica pero cuatro años después decidió irse de luna de miel en las fechas en las que se celebraban los Juegos de Sydney y descartó ir a Australia.

Hermanos De la Torre, en Atlanta 96 /

Los De la Torre estuvieron en Atlanta 96. El único procedente gallego tuvo lugar en 1996 cuando coincidieron en Atlanta los atletas marinenses Elisardo y Carlos de la Torre. En esta imagen se les ve en el desfile inaugural de la cita junto al piragüista gallego, también de Marín, José Manuel Crespo.

Los Abalde lo que sí tienen en su mano y es algo que ahora mismo les llena de orgullo es la posibilidad de convertirse en una de las pocas parejas de hermanos que regresan de unos Juegos Olímpicos con una medalla cada uno. Es algo que en absoluto resulta descabellado porque la selección española está en las quinielas para subirse al podio en ambas categorías. Eso elevaría muchos metros el listón del episodio histórico que han comenzado a protagonizar en Tokio.

Compartir el artículo

stats