La amplia remodelación del plantel acometida el pasado verano ha obligado al Celta a incrementar al máximo el límite salarial para poder hacer frente a los sueldos de la plantilla.

La responsable de finanzas del club, María José Herbón, explicó que el club tuvo que echar mano de la totalidad del exceso permitido de CVC hasta alcanzar un límite máximo de casi 71 millones (70,9) cuando en el mes de julio la cifra era de 49,6 millones.

Tal incremento se focalizó exclusivamente en la parte de los sueldos de los jugadores con un incremento de 21,3 millones en el límite salarial de la plantilla.

Otro de los problemas ha sido la leve reducción que el club ha tenido en concepto por derechos audiovisuales, su mayor partida, que caen levemente con respecto a los de la temporada precedente debido a cambios de criterio de LaLiga. Los ingresos por esta partida pasaron de los 53, 8 millones ingresados en el ejercicio 21-22 a los 49,5 obtenidos en el curso 22-23.