Que la Sociedad Deportiva Eibar era un equipo especial no se le escapaba a nadie. El equipo de este pequeño municipio de 30.000 habitantes ya se había ganado el aplauso del fútbol español por su gestión económica y propuesta deportiva, pero ha sido en sus horas bajas cuando ha mostrado su señorío.

Pese a materializarse el descenso a Segunda en la pasada jornada, el club guipuzcoano ha esperado a su último partido de Liga -en el que cayó derrotado ante el Barcelona por 0-1- para proclamar su agradecimiento y mejores deseos a sus 19 rivales de esta campaña.

Además de felicitar al Atlético por su título liguero o a sus rivales por la permanencia, mencionó a todos los equipos con los que ha jugado algún partido en Primera estos años. Castellano, gallego, catalán y euskera fueron los idiomas que acompañaron esos mensajes y fotografías para el recuerdo.

El mensaje ha levantado el aplauso de todo el celtismo, quien ha encontrado en Ipurúa uno de sus destinos favoritos. La afición armera ha terminado hermanada con la viguesa, siguiendo las buenas relaciones ya vigentes con Athletic Club y Real Sociedad.

El delantero del Celta, Iago Aspas (i), celebra el primer y único gol del equipo gallego, durante el partido de Liga en Primera División disputado en 2015 frente al Eibar en el estadio de Ipurúa Iñaki Andrés

El Huesca, otro modesto que se hizo grande en redes sociales

Junto con el Eibar, también descienden a Segunda División el Valladolid -testigo del alirón del Atlético- y el Huesca. El club aragonés también se ha ganado el cariño de las aficiones rivales con sus brazaletes de capitán customizados en cada visita.

Estas bandas homenajeaban algún aspecto de la historia del club o la ciudad a la que se enfrentaban, y dada su buena acogida han llegado a venderse en su tienda oficial.

Brazalete lucido por la SD Huesca en su partido contra el Celta, homenajeando el Edificio Mulder

Brazalete lucido por la SD Huesca en su partido contra el Celta, homenajeando el Edificio Mulder

En su visita a Vigo, el elegido fue el Edificio Mülder (1910), una de las obras arquitectónicas más representativas del modernismo en la ciudad.

Obra de Manuel Gómez Román, uno de los arquitectos más importantes de comienzos del S.XX en la ciudad, destacan la fachada en cantería y la cúpula en forma de huevo revestida de placas metálicas de color cobrizo, siendo este el fondo escogido para la insignia.

39

Los arquitectos que cambiaron Vigo: Manuel Gómez Román, Jenaro de la Fuente y Antonio Palacios Hilda Gómez | Alba Chao

Dos años antes, en uno de sus carteles especiales para anunciar los partidos hicieron lo propio con el histórico olivo del Paseo de Alfonso XII.