El celtismo se queda sin uno de sus referentes. Pero más que por sus aportaciones deportivas, por un carismático carácter que le convirtió en icono durante los dos años y medio que pasó en Vigo. El delantero sueco, que muchos recordarán para siempre por fallar la clara ocasión con la que los celestes se habrían metido en la final de la Europa League, ya es jugador del Deportivo Alavés, al que ha llegado cedido y por el que el club vasco tendrá que pagar 4 millones si logra la permanencia.

Guidetti se incorporó al Celta en verano de 2015. En dos temporadas y media anotó 20 goles, sumando Copa, Liga y Europa League. Sus registros fueron de más a menos e insuficientes este año para convencer a Unzué. Pero se mantuvo como uno de los más queridos por la afición celeste. Y estas son algunas de las razones que lo explican.

Pasado cautivador

Ya a su llegada, el delantero cautivó con las imágenes que le precedían. Especialmente con la de los partidos que disputaba en clubes locales durante la etapa en la que vivió en Kenia. Vivió en dos ocasiones con su padre y sus dos hermanas en el país africano. En su desarrollo personal y como deportista quedan para siempre el tiempo compartido con niños de los barrios marginales más pobres de Kibera y Mathare con los que compartía la pasión por el balón.

"John Guidetti, lo lo lo lo lo lo looooooooo"

La popularidad de Guidetti también es notable en Suecia. Allí se convirtió en protagonista de un tema que fue número 1 en ese país. Tema que todo celtista conoce y que se escuchó en más de una ocasión en Balaídos.El delantero rapero

No es la única relación entre Guidetti y la música. Su arrojo para convertirse en ´showman´, improvisar canciones y bailes es conocida. Y sus redes sociales lo confirman.

Vidente

Si las virtudes del sueco como cantante no convencieron por completo, de lo que no cabe duda es que como futurólogo ha tenido un sonado e inesperado éxito. El de acertar que el Celta marcaría cuatro goles al Barcelona en el partido de la primera vuelta de la pasada liga.Felicidad en Vigo

A pesar de que el final de la etapa celeste, a la espera de lo que pase a final de la temporada, parece definitivo, lo cierto es que el jugador siempre mostró una especial simpatía por Vigo y el Celta. Se declaró "galego" y no perdía ocasión para subrayar la felicidad que había encontrado en esta etapa futbolística.